Schengen de quita y pon

Hay dos símbolos de la ciudadanía europea: las becas Erasmus y el Acuerdo de Schengen, el tratado causante de que podamos viajar por las fronteras interiores de la Unión sin tener que presentar documento de identificación en el país de llegada. El acuerdo se firmó en 1985, aunque no entró en vigor hasta diez años después, como parte de filosofía que impregnada el Tratado de Maastricht: la libertad de capitales se combinaba con un impulso de la ciudadanía europea mediante Schengen. El objetivo era acabar con los controles fronterizos dentro de lo que se denominó “espacio Schengen” y armonizar los controles fronterizos externas,de manera que la UE aparecía como un bloque unificado, y no sólo como potencia económica.

La filosofía de la libre circulación dentro del espacio Schengen vino acompañada de impulsos de medidas de cooperación y coordinación entre los servicios de policía y las autoridades judiciales para proteger la seguridad interior de los Estados miembros, y aquí se engloba, sobre todo, el esfuerzo de lucha común contra el terrorismo y la delincuencia organizada.

El espacio de Schengen abarca a los Estados miembros de la Unión, exceptoReino Unido e Irlanda, por decisión propia; y como Bulgaria, Rumania y Chipre, porque no presentan las condiciones requeridas. Además, se incluye a terceros países como Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein. Actualmente forman Schengen: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza

A partir de la medianoche del día 28 de mayo, España mantendrá suspendido el Tratado  con motivo de la celebración de la reunión anual del consejo de gobierno del Banco Central Europeo en Barcelona, reunión que tendrá lugar el próximo 3 de mayo. Desde la noche de ayer y hasta las 24 horas del 4 de mayo, habrá un refuerzo de las fronteras terrestres con Francia y se potenciarán las fronteras aéreas de los aeropuertos de Girona y Barcelona para evitar la entrada de los denominados grupos antisistema, críticos con el gobierno financiero de la UE y con la deriva del proyecto europeo.

El Gobierno español quiere evitar, con esta medida, que se repitan imágenes como las de los disturbios de la última huelga general, disturbios que desde el Ministerio de Interior se atribuyeron a grupos de filosofía anarquista que habían llegado a Barcelona para provocar enfrentamientos. Sea cierto o no, ésa es la razón que impregna la decisión de suspender Schengen, y el titular no puede ser más demoledor: se opta por frenar uno de los pilares de la Europa de los ciudadanos para salvaguardar los intereses de la banca europea, la misma que nos ha traído a la situación de crisis actual, con varios países en recesión y otros tantos llamando a sus puertas.

No es la primera vez que se prioriza el argumento de la seguridad sobre el de la libertad de movimientos. España suspendió Schengen por la Cumbre Europea organizada en Barcelona en 2004 y durante la boda del Príncipe de Asturias, en mayo de 2004;  Alemania lo hizo en 2007 por la cumbre del G8 y a propósito del Mundial de fútbol que se celebró en 2008; Italia también recuperó sus fronteras en 2001 por la celebración de la reunión del G8 en Génova; y lo mismo Portugal durante la cumbre de la OTAN de 2010 [otros ejemplos: http://cort.as/1wDj]

España lleva desde la noche de ayer con sus fronteras cerradas, y esta decisión llega en mitad de un debate propiciado por Francia y Alemania, que proponen que los países que participan en el Tratado tengan más facilidades para suspender el acuerdo en casos que estimen extremos. En la mente de muchos están las dificultades de algunos Estados, sobre todo en la orilla mediterránea, para frenar flujos migratorios, como ocurrió hace pocos meses entre Italia y Francia a propósito de la intervención de la OTAN en Libia.

Nicolas Sarkozy, en plena campaña de las presidenciales, ha llegado a proponer que los Estados puedan reintroducir los controles fronterizos internos durante un máximo de 30 días y que a partir de ese plazo la Comisión Europea recomiende al Consejo Europeo la continuidad o interrupción de dichos controles. Esta propuesta ha recibido las críticas de la Comision, que estima suficiente la suspensión del Acuerdo durante 5 días por razones de seguridad, aunque el debate está abierto y ya hay países, como España, que han mostrado su cercanía a las tesis franco germanas.

El proyecto europeo hace aguas por todas partes, y debates como éstos no ayudan precisamente a reparar las grietas abiertas por una crisis que ha antepuesto los intereses económicos y que ha relegados debates abiertos sobre la sostenibilidad social de Europa, sobre los proyectos de cooperación internacional y, sobre todo, sobre el avance de una futura unión política que permita a la UE hablar con una sola voz -y que esta voz no sea la de Alemania-.  Abrir la posibilidad de recuperar las fronteras interiores nos retrotrae a la Europa moderna, y ya conocemos cómo fue aquella historia.

Coda: Sobre el debate de las fronteras en la construcción de los Estados europeos recomendamos la lectura de una novela Q, escrita por Luther Bisset, un colectivo de profesores de Ciencia Política de la Universidad de Génova que desde la publicación de esta obra firma las sucesivas como Wu Ming.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Crisis financiera, Gobierno, Neoliberalismo, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .