Twitter como herramienta de comunicación política

Twitter nació para el común de los mortales durante las primarias demócratas de EEUU en 2008, que concluyó con la victoria del candidato de las bases demócratas frente a las elites el Partido Demócrata –si es que se puede hablar de esta manera para referirnos a una estructura partidaria de EEUU, que tiene muy poco que ver con los partidos europeos. Además de una imagen y de un discurso inspirador, la campaña de Barak Obama aportó dos novedades que marcaron su victoria: la campaña para recaudar donativos y el uso de la herramienta de Twitter para trasladar su mensaje.

Este engranaje terminó de ponerse en marcha durante las presidenciales que acabaron la victoria de Obama. Los expertos en comunicación política dirigieron sus ojos a Twitter, que se convirtió en una herramienta fundamental en la estrategia de comunicación y movilización de las bases,  con un protagonismo creciente. Hoy ya no hay candidato en ningún país que opte a unos comicios sin haberse creado un perfil en Twitter.

Se suele hablar del binomio Twitter/Facebook como alma mater de lo que conocemos como el mundo de las redes sociales. Algunas explicaciones de su crecimiento exponencial lo encontramos en su encanto en cuanto a la creación del sentimiento de pertenencia y de identidad en un grupo: más privado en Facebook (tengo una cuenta para mis amigos, se suele decir, cuenta que se rije por criterios de privacidad) y más público en Twitter (ya que la lista de perfiles a los que sigues o que te siguen puede ser infinito y no tiene por qué mediar el contacto físico).

Las redes sociales han cobrado una relevancia importantísima en un tiempo muy corto de tiempo, y esto ha llevado a que los partidos políticos aterricen en las mismas, aplicando estrategias de comunicación propias de estas herramientas: se prima la bidireccionalidad –con matices-, se permite un mayor acercamiento entre emisor y receptor y, sobre todo, permite llegar a un electorado potencial ya curtido a la hora de seleccionar mensajes procedentes de los emisores habituales (totales que filtran las cadenas de televisión, cortes de audio en las radios, entrevistas, debates electorales). En otro orden de cosas, las formaciones políticas usan las redes sociales para tratar de marcar la agenda –o reconducirla- con los temas que le interesan en cada momento.

Se suele decir en la literatura electoral española que la campaña de las elecciones generales de 2008 fue la de los vídeos virales puestos en marcha por los partidos políticos, tendencia que comenzó antes del arranque oficial de la campaña. Y resultó un éxito: los partidos españoles abrieron canales propios en Youtube, donde fueron colgando todo tipo de recursos audiovisuales. Esta campaña fue también la de los blogs, diarios en los que líderes nacionales (por ejemplo, José Blanco o Patxi López) escribían sus impresiones con frecuencia.

A partir de 2011, hablamos de Twitter como la plataforma para trasladar mensajes políticos, animados seguramente  por la importancia de Twitter y otras redes en la movilización de la llamada “primavera árabe”, que tuvo su reflejo en España con el movimiento 15M. En términos de campaña electoral, la de las elecciones municipales y autonómicas de 22 de mayo fue la prueba de fuego para la puesta en marcha de estrategias de comunicación partidista con Twitter como espacio, algo que se amplificó en relación a la campaña de las generales del 20 de noviembre de 2011, en las que el cabeza de lista del PSOE al Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, emuló a Barak Obama y concedió una entrevista en directo en Twitter: quien quisiera podía trasladar las preguntas y el candidato respondía.

Según un informe de Burson-Marsteller y Klout, replicado por distintos medios, en marzo de 2012 España ocupó el sexto lugar entre los países del G20, a los que se suma seis más, en cuanto a la influencia política a través de Twitter. Encabezaban la lista de perfiles con más influencia el presentador de Salvados, en LaSexta, Jordi Évole (@jordievole),  seguido de Ignacio Escolar (@iescolar), Pedro J. Ramírez (@pedroj_ramirez), Ana Pastor (@anapastor_tve), Alberto Garzón (@agarzon), Gaspar Llamazares (@Gllamazares), Julia Otero (@julia_otero), Fernando Garea (@Fgarea), Toni Cantó (@Tonicanto1) y Javier Solana (@javiersolana). Hablamos, por lo tanto, de que las 10 personas con más influencia politica en Twitter, cuatro son políticos y seis periodistas [http://cort.as/1y7S], lo que ya nos da la pista sobre una dinámica particular en este campo.

Daniel Ureña, director de Mas Consulting, ha publicado un post interesantísimo [http://cort.as/1y7T] sobre la importancia del uso de Twitter en la comunicación política y remite a un texto más elaborado [http://cort.as/1y7U], que firma el propio Ureña y Roberto Rodríguez, en el que explican los rasgos que, a su juicio, definen la red de microblogging de los 140 caracteres:

  • Aporta imagen de modernidad [sobre todo si tenemos en cuenta que la brecha digital llega también a nuestros políticos]
  • Permite  la conversación con el ciudadano porque rompe las barreras tradicionales, da posibilidades de bidireccionalidad, y permite que el político, además de cumplir con su función de emisor parlante, escuche, responda y mantenga un debate, sobre todo una vez eliminada de la ecuación la variable periodista/filtro de información política general. El mensaje puede llegar de manera directa
  • Los usuarios de Twitter son líderes de opinión en sus entornos: recogen información que pueden difundir.
  • Se trata de una herramienta de comunicación interna y genera comunidad, algo muy útil a la hora de generar corrientes de opinión [el problema que vemos en la rapidez con la que los temas aparecen y desaparecen]
  • Es el medio más pegado a la actualidad, de manera que muchos usuarios tienen Twitter como fuente de información actual, gracias a los Smartphones. Esto repercute en la consideración de Twitter como herramienta de comunicación y no tanto como red social [con el problema añadido de poder colar noticias falsas. La falsa muerte de Fidel Castro o de Manuel Fraga –antes de su deceso –lo certifican. También en la puesta en marcha de información inexacta durante la huelga general del 29 de marzo, con la difusión permanente de dos fotos de farolas encendidas que buscaban denunciar las supuestas trampas del Ayuntamiento de Madrid para manipular el dato del consumo de energía, lo que mide el éxito o fracaso de un paro general]
  • Es  fuente de información para los periodistas y una vía para mejorar la relación con ellos. Debido a la presencia masiva de periodistas en Twitter, en gran medida por los rasgos de rapidez y brevedad en la narración de  información en un momento en el que prima la inmediatez y la posibilidad de ser el primero que traslade las noticias al común de los mortales, la red se ha convertido en fuente de información, de manera que lo que ocurre en Twitter tiene reflejo en los medios de comunicación tradicionales. Ureña/Rodríguez destacan una doble conducta: por un lado,  los mensajes de los políticos se trasladan en Twitter primero [es habitual que se retransmita en directo las intervenciones de Rubalcaba y Rajoy, por ejemplo, o que los candidatos anuncien y hagan valoraciones políticas primero desde en Twitter. La cuenta creada por el equipo de Barak Obama (@obama2012) para los comicios de este año también anuncian ya la retransmisión de los mítines y se dejan los enlaces para poder ver sus intervenciones: http://www.youtube.com/watch?v=K86sztC1ZUs ]. Por otro, los medios recogen lo que acontece en Twitter [sección de Cartas de El Mundo o repaso a los TT de Twitter en los informativos de televisión y radio]. La estrategia de los partidos por poner en circulación vídeos de respuesta, emulando la grafía ‘tuitera’, abunda en esta tesis  [recordemos que el PSOE puso en circulación hace un par se semanas los vídeos #vanaportodo y #MentirasMasIva; mientras que el PP lo hizo con #nohandejadonada, vídeos que hemos analizado en anteriores post]
  • Por la propia realidad de Twitter (se tienen que condensar ideas en 140 caracteres) , la presencia en Twitter sirve para ayudar a los políticos a pensar y hablar en “titulares” y, por tanto, a ser mejores portavoces: frases simples, sin alterar el orden lógico de sujeto-verbo-predicado, etc.
  • Humaniza a los políticos y aumenta la empatía hacia ellos: tanto si son ellos los que llevan el control de sus cuentas [Por ejemplo, Gaspar Llamazares o Cayo Lara) o lo hacen sus equipos, cuando los cabezas de lista responden suelen hacerlo notar. Rubalcaba lo hace escribiendo Rbcb al final de la frase; Rajoy lo hace firmando como MR, algo que ocurrió, sobre todo, en la campaña. Desde que es presidente del Gobierno se prodiga menos en esta batalla]
  • Es un termómetro social de lo que preocupa en la calle: Twitter se convierte en una de las maneras por las que los políticos pueden acercarse a la voz de la calle. Tiene dos herramientas concretas: los hashtag y los TT para conocer de qué se habla
  • Puede ayudar a ganar elecciones, sobre todo, según Ureña/Rodríguez, en contiendas electorales muy ajustadas.

En general, coincidimos con las consideraciones que relatan los autores de este documento que hoy difundimos sobre la importancia de Twitter en una estrategia de comunicación política, aunque debemos hacer algunas consideraciones:

  • Twitter es la gran novedad del momento porque conjuga rasgos positivos que lo hacen compatible con la propia realidad de los medios de comunicación y de la política: heredero de los SMS, conjuga rapidez, inmediatez, brevedad, y todo ello sin más coste que la conexión a Internet. También permite crear lazos de comunidad, aunque con un matiz: la gente que participa en Twitter ya está politizada de antemano, por lo que son receptivos a los mensajes y la dinámica que se cree. Eso explica la presencia de periodistas y de personas dedicadas o interesadas en la comunicación –y, de paso, también la presencia de políticos-.
  • Estamos de acuerdo en que una cuenta mal gestionada puede llevar a la retroalimentación entre políticos y periodistas, si bien la propia realidad de Twitter consiste en poder tratar de tú a tú a cualquier perfil, sea el director de un diario de tirada nacional o el candidato a liderar un gobierno autonómico o nacional. La calidad dependerá del interés del personaje por interactuar, lanzado Retuits o entrando directamente en el debate. Se corre el riesgo de poder equivocarse (puesto que no se controla totalmente el flujo opinativo) pero eso abunda en la mejor consideración del personaje y su imagen de que no elude su responsabilidad. Si no se es una persona con autocontrol, mejor mantener los dedos fuera del teclado.
  • Hay que tener en cuenta que hay gran cantidad de usuarios de Internet que sienten escaso interés por Twitter, precisamente por su desinterés hacia lo que ahí acontece. Si fijamos el foco en la actividad política y su relación con la comunicación, concluiremos que se trata de una gran herramienta para crear lazos entre integrantes que piden su derecho de admisión, con lo que se corre  el riesgo de pertenecer a un guetoy que eso conlleve la ficción de creer que el mundo es lo que pasa en Twitter, cuando no tiene que ser así. Sí hay relación directa entre Twitter y los medios, pero no necesariamente entre Twitter y la sociedad.
  • Esto nos llevar a destacar la evidencia del entusiasmo tuitero de Ureña y Rodríguez. Son usuarios de redes sociales en general y de Twitter en particular, y eso explica el papel central que otorgan a esta red en la comunicación política. Sin embargo, hay que tener en cuenta el dato que ellos mismos manejan: hay 2,8 millones de personas con una cuenta de Twitter. Si tenemos en cuenta que el censo electoral en las anteriores electorales fue de 34 millones de personas con derecho a voto, hablamos de que poco más del 8% de la población tiene una cuenta en esta red [sin entrar en valoraciones sobre si es una cuenta activa o zombi].
  • Centrar una campaña electoral predominantemente en las redes sociales puede divertir mucho a sus usuarios pero significa ignorar a una parte importante del electorado, donde la brecha digital (por edad, formación, lugar de origen) es más que evidente. Creemos que algo de esto ocurrió en la última campaña electoral de las generales de 2011, en la que las redes sociales se convirtieron en el circo electoral en el que se dirimían los mensajes cruzados.
  • Sí nos parece muy interesante la figura de los líderes de opinión, porque éste es el gran valor de Twitter. No obstante, esta figura ya existía con anterioridad –por ponernos estupendos, ya Lenin hablaba de la vanguardia del proletariado. Si sustituimos proletariado por líder de opinión, tenemos ante nosotros la misma figura de receptor de conocimiento/información que sirve de correa de transmisión en su entorno y que puede influir en la modulación de opiniones y, llegado el caso, en el sentido del voto. Los estudios de opinión pública tienen más que estudiada la imagen del receptor de información, por lo que Twitter no aporta nada nuevo en este sentido [aunque sí en cuanto a la calidad: la facilidad para acceder y poner en circulación recursos como vídeos, audios o fotografías permiten generalizar y llegar a un público más generalizado]

Twitter ha sido la gran novedad del año pasado, y sigue siendo una referencia en la comunicación política en los primeros meses de la Legislatura. Es una gran prueba para experimentar, sin apenas coste, un futuro gobierno abierto o incluso una democracia deliberativa, en cualquier caso más horizontal y bidireccional que la que tenemos en estos momentos. Puede tener sus riesgos, pero vale la pena correrlo.

Coda: Luis Arroyo también valoró en su blog el texto que reseñamos: http://cort.as/1yMd. Recomendamos su lectura, y no sólo porque coincidamos en algunas consideraciones.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, EEUU, elecciones, IU, Obama, PP, PSOE, Rajoy, Rubalcaba, Twitter. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .