Primavera electoral europea: la oportunidad

Con el avance del centro izquierda en Italia se confirma la tendencia detectada en las últimas elecciones celebradas en Europa: el resultado de las urnas arroja un voto de castigo a los partidos que están al frente de los Gobiernos que están gestionando la crisis, y es indiferente que hablemos de elecciones municipales, presidenciales, generales y autonómicas. También se confirma que parece que, después de años de mandato conservador en las cancillerías de muchos países europeos, la crisis está llevando a la población a buscar otras alternativas políticas:

  • La subida del FN en Francia, que hay que leer como un voto de castigo hacia las fuerzas mayoritarias y, sobre todo, al PS, especialmente por parte de sus antiguos votantes. Se estima que 2 millones de votantes del FN depositaron su voto a favor de François Hollande, y me atrevería a decir que muy posiblemente esos sean votantes desencantados del PS que están lanzando mensajes de alerta respecto a lo que puede pasar. En junio hay una nueva prueba, en las elecciones legislativas, y puede ser un buen termómetro para medir el poder real del FN.
  • La entrada de Amanecer Dorado y la presencia de Syriza como segunda fuerza en el Parlamento griego, que hay que explicar por el desgaste de los partidos tradicionales en el país que más dificultades económicas tiene. Éste también es un argumento que puede aplicarse en Italia, aunque la importancia de los comicios y el resultado obtenido por M5S no debería preocupar aún.
  • El ascenso de movimientos que se definen como antipolíticos (en el sentido de sistémicos), con programas blandos en todos los aspectos excepto en la crítica al sistema establecido y a los privilegios que, dicen, genera. Es sintomático que tanto el M5S como el Partido Pirata aboguen por la libertad absoluta en Internet, verdadero cauce de circulación de ideas, sobre todo dirigidas a colectivos que ya no están tan implicados políticamente, en términos tradicionales, jóvenes en su mayoría.
  • También se confirma el desgaste de los partidos que sustituyen a otros en la gestión de la crisis. Ocurrió en Reino Unido, donde David Cameron gobierna desde 2010. En dos años, su partido ha recibido un fuerte castigo en las urnas por las medidas de recorte que está aplicando. Lo mismo puede decirse de Grecia, que en tres años ha tenido tres gobiernos (primero de ND, luego del PASOK, luego un gobierno de tecnócratas) y donde la dispersión del voto ha provocado que, a día de hoy, ni la primera ni la segunda fuerza más votada hayan conseguido formar Gobierno, por lo que parece que habrá nuevas elecciones en el mes de junio.
  • Hace unos días, Sami Nair, en una intervención en el programa Hora 25, de la Cadena SER, alertaba de que ésta podría ser la última oportunidad de la izquierda para hacer bien las cosas. Implícitamente, hacía referencia a la crisis ideológica de la izquierda, que ha provocado que muchos abracen la victoria de Hollande como la última esperanza de una Europa de izquierdas, lo que contrasta vivamente con la propia trayectoria de Hollande, que en estas elecciones se ha ido algo más a la izquierda de lo habitual pero que aún tiene que demostrar que es capaz de poner en marcha algunas de sus propuestas de campaña [Ignacio Escolar realizó un repaso en su blog hace unos días: http://www.escolar.net/MT/archives/2012/05/el-programa-electoral-de-hollande-da-envidia.html]
  • Lo que parece claro es que ha llegado el momento de poner fin a los experimentos en torno a las Terceras Vías y a las alternativas para salir del agujero ideológico en el que Europa está desde los años 80 pero, sobre todo, desde los 90. Hay que volver a los debates económicos desde las soluciones de izquierda y dejar de aspirar a alcanzar el poder mediante programas progresistas en lo social pero conservadores en lo económico, porque es ahí donde está y ha estado siempre la base del problema sobre la igualdad y la libertad, dos de los ejes sobre los que los pensadores de Ciencia Política siguen orbitando, como mínimo desde los liberales ingleses.

En estas circunstancias, es imprescindible plantar batalla al discurso de la derecha, una batalla ideológica que están ganando incluso en un momento de crisis económica, política y social como el actual, y eso no es normal.  Una solución pasa por asumir que, puesto que cada día se adoptan medidas políticas que nos afectan a nuestra vida cotidiana, hay que llenar esa vida de política, de decencia y de ejemplaridad. En política no deberían estar los que llegan rebotados de otros ámbitos, sino los mejores.

Para empezar a pensar, y antes de seguir el debate que se ha planteado en las páginas de El País, creemos que éste es un momento inmejorable para recuperar Los Papeles federalistas, que se publicaron durante la fundación de EEUU, y extraer conclusiones.

Coda: Si se desea seguir leyendo sobre el futuro de la socialdemocracia, reseñamos algunos de los artículos que difundió el periódico de Prisa.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Alemania, Francia, Neoliberalismo, Sarkozy, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .