Grecia, de nuevo en campaña electoral

Ya hay fecha para las próximas elecciones legislativas en Grecia, que se repiten ante la imposibilidad de formar gobierno: serán el próximo 17 de junio.

Casi al mismo tiempo, se ha dado a conocer un sondeo sobre intención de voto, elaborado por VPRC, que arroja el siguiente resultado:

  • Syriza, 20,3%
  • ND: 14,2%
  • Pasok: 10,9%
  • Izquierda Democrática: 6,1%
  • KKE: 4,4%
  • Griegos independientes: 3,7%
  • Amanecer Dorado: 2,2%

Si tenemos en cuenta el resultado de las elecciones del pasado 6 de mayo, podemos sacar una conclusión general: los ciudadanos castigarían a todas las formaciones que obtuvieron representación parlamentaria excepto a Syriza, que sería la gran beneficiada (a la espera de que la Ley electoral no impida otorgarle los 50 escaños que se lleva la formación más votada, por su condición de coalición). Los datos señalan que estamos ante formaciones que podrían alcanzar el 62% de la representación. ¿Qué ocurre con el resto? ¿Podríamos tener aun una mayor dispersión del voto aunque no se refleje en los asientos o es que la abstención promete ser parecida o mayor a la del pasado 6 de mayo, cuando alcanzó el 35%? A falta de saber sobre estos datos, con los que tenemos podemos señalar:

  • Que Syriza sería la fuerza más votada, con un incremento de 3,5% respecto a los anteriores comicios; recibiría así un premio por la actitud mostrada durante estos días, que ha pasado por negarse a formar parte de un gobierno de coalición o apoyar un gobierno de tecnócratas si no se cancelan los planes de ajuste asumidos por el Gobierno griego anterior para recibir el rescate de la UE. La actitud de la UE, firme en el sentido de que Atenas debe cumplir con el plan de ajuste, podría tener un efecto positivo en relación a recibir aun más apoyos por parte de la ciudadanía. Si alguien se pregunta la opinión de ésta, tendría que tomarse muy en serio este sondeo y los que pueda venir, para que la sorpresa el 17 de junio no sea tanta
  • Los resultados de ND y Pasok certifican el fin del sistema bipartidista que se instauró después de la dictadura griega. Entre ambos partidos, conseguirían una representación del 25,1% (antes de la crisis, esta representación se elevaba por encima del 75%). Ambas formaciones reciben un voto de castigo por parte del electorado: 2 puntos menos porcentuales, lo que, en el caso del Pasok, les hunde aun más después del resultado obtenido el pasado 6 de mayo. Sólo el hundimiento del resto de fuerzas le permite seguir apareciendo como tercera fuerza parlamentaria.
  • Amanecer Dorado recibe también un castigo en las urnas, y pierde casi 5 puntos respecto a los anteriores comicios, quedándose fuera del Parlamento de acuerdo con la Ley electoral griega. Se confirmaría así que la ciudadanía se ha asustado al ver las primeras exhibiciones del partido neonazi: sus paseos por la calle como si fueran matones, sus amenazas a los inmigrantes, sus gritos a la prensa para que se pusiera en pie para recibir a su líder, etc. No obstante, es posible que haya un voto oculto (por vergüenza) ante la formación, así que invitaríamos a tomar el dato con cierta precaución, porque podría ocurrir que sí alcanzara representación parlamentaria. Dependerá, probablemente, de cómo enfoque la campaña: si deja a un lado las exhibiciones paramilitares y habla de economía, podría arañar algún voto.
  • Izquierda Democrática, cuyos miembros proceden del Pasok y han estado dispuestos, hasta el último momento, a formar un gobierno de coalición y/o de tecnócratas recibe un fuerte correctivo en las urnas pasando del 10,60% de los votos al 6,1% (4,5 puntos menos que el día 6). Lo mismo ocurre con KKE (que pierde otros 4 puntos) y Griegos Independientes, que se deja más de 3 puntos porcentuales respecto a mayo.
  • Se confirmaría que los ciudadanos otorgaron el voto a partidos minoritarios para no dárselo a los grandes partidos sistémicos, pero que se han sentido decepcionados por la evolución de estos días respecto a las negociaciones para formar gobierno: Si tenemos en cuenta que todos mostraban dudas sobre el plan de ajuste griego para cumplir con la UE, se podría hablar de un voto de castigo ante cierta actitud proclive a formar gobierno (KKE exigió que Syriza estuviera en el mismo para formar parte de él; la actitud negativa de Syriza le beneficia a él y no a KKE). Suponemos que parte de los votos recibidos por las formaciones el 6 de mayo irán a Syriza (y buena parte más, a la abstención).
  • Si se confirma un resultado parecido, no se garantizaría la gobernabilidad del país, sobre todo si las posiciones respecto al plan de rescate, que ha sido y es el tema estrella de la campaña y de los posibles factos futuros, siguen estando tan claras. En ese caso, no sería descabellado pensar, directamente, en un cambio de la ley electoral para garantizar cierta gobernabilidad.

La presión sobre Grecia lleva siendo fuerte desde el inicio de la crisis, aunque estas próximas semanas vamos a ver incrementada esa presión, desde la UE, desde los mercados, desde el FMI y desde países que podrían estar en la cuerda floja y que entienden que una victoria de Syriza -con su programa- podría llevar a una salida del euro y a quedarse sin parapetos ante lo que pudiera venir.

Por si queda alguna duda, el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, ha avisado  hoy de que “es importante que los griegos estén plenamente informados de las consecuencias que pueden tener sus decisiones”, en lo que parece una amenaza velada a lo que pueda salir de las urnas. Seguro que Barroso tiene en mente los 400.000 millones de euros que, se estima, costará a la UE, el FMI y el BCE una posible salida de Grecia del euro, en forma compra de bonos griegos en el mercado secundario y préstamos en efectivo a los bancos griegos [http://cort.as/2__L].

Más presión: Hoy, la prensa ha publicado que el Banco de Grecia ha informado de que está habiendo fuga de capitales en el país: 1000 millones desde que comenzó el año, de los que 800 se han retirado en las últimas semanas [http://cort.as/2-wv]. Si no es una declaración para asustar al electorado, podríamos estar ante el inicio de la quiebra sobre la quiebra griega. Sería muy interesante saber dónde se está llevando la gente el dinero, sobre todo después de saberse que buena parte de los intereses que se están cobrando sobre la deuda griega están llegando directamente a las islas Caimán, uno de los paraísos fiscales con más renombre del mundo.

Nos espera un mes en el que veremos directas e indirectas sobre la ciudadanía griega para que vote de acuerdo a los intereses de la UE, algo que no está nada claro, sobre todo si tenemos en cuenta que, después de tres años de intervención y de ajustes brutales, quizás la ciudadanía quizás pueda ajustar cuentas con el sentido de su voto. Con los primeros avisos, parece cada vez más claro que en Europa algunos comienzan a ver las elecciones como un problema y no sólo como la expresión de la voluntad popular en votos.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Democracia, el euro, elecciones, Grecia, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .