Las cifras del rescate de Bankia

  • Bankia se presentó como una de las entidades que habían recibido ayudas del FROB, el fondo de rescate creado por el Gobierno de Zapatero para inyectar liquidez en las entidades bancarias españolas con problemas derivados de la crisis de la deuda. El Ejecutivo inyectó 4.500 millones de dinero público
  • El lunes pasado, el ministro de Economía estimó en 7.000-7.500 los millones que Bankia necesitaría para lograr su saneamiento, tras el cual se volvería a privatizar.
  • El miércoles, 23 de mayo, Luis de Guindos aseguró en la comparecencia en el Congreso en la que se explicó lo ocurrido con el proceso de nacionalización de Bankia que la cifra del rescate se elevaría probablemente a los 9.000 millones, entre 1.500-2000 millones más de lo estimado hacía sólo dos días
  • Hoy hay reunión del Consejo de Ministros, y ya se ha filtrado que el consejo de administración de Bankia podría solicitar 15.000 millones de euros para sanear sus cuentas, lo que duplica las estimaciones iniciales fijadas por el propio Ejecutivo en el inicio de la semana.

El agujero de Bankia se amplía y genera dudas sobre la posibilidad de que no sea la única entidad de peso con estos problemas en sus balances. Luis de Guindos aseguró hace unos días que había un 30% de la banca española con problemas, por lo que, llegado a este punto, cabe preguntarse qué porcentaje de este 30% supone Bankia y si hay otras entidades con problemas parecidos, que se irán manifestando poco a poco. Eso explicaría las presiones desde la UE para que España sanee su banca, al precio que sea, y dejaría claro por qué la prima de riesgo no consigue bajar d elos 450 puntos básicos.

Varios medios publicaron ayer la posibilidad de que el Gobierno cree un banco público con las entidades nacionalizadas, lo que no sería más que una vuelta de tuerca a la idea del “banco malo”, negada por activa y por pasiva. Todo parece indicar que este banco, compuesto por activos tóxicos procedentes de las entidades intervenidas, se saneará con dinero público y, si De Guindos cumple la palabra dada en sede parlamentaria el pasado miércoles, se privatizará cuanto antes. El argumento no podría arrojar más luz: se definió como liberal, lo que le sirvió para negar la posibilidad de que España retome la idea de un banco público. De acuerdo a esta tesis, el de Bankia sería un caso claro de fallo del mercado, con responsabilidades gestoras y políticas diluidas en el funcionamiento de esos mercados.

Para añadir algo más de claridad al trasiego de datos, sólo queda recordar que el recorte adicional de sanidad y educación aprobados como anexos a los PGE asciende a 10.000 millones de euros. Conviene tener bien presentes estos datos porque el dinero público no crece de los árboles y este Gobierno parece dispuesto a tocar todas las partidas que sean para rescatar a los bancos españoles, esos que no hace mucho pasaban por ser los mejores y más seguros del mundo.

——————-

ACTUALIZACIÓN 1. Si hablamos de los bancos, nos estamos refiriendo al corazón del sistema capitalista. La reacción normal es que si uno de los elementos fundamentales del sistema se tambalea la preocupación se generalice y se demuestre en datos: uno de ellos es el castigo en Bolsa; otro es el incremento de la prima de riesgo española debido a que nos referimos a un banco sistémico, a uno de los “demasiado grandes para dejarlos caer”, algo que ha pasado hoy, cuando se ha pasado de un margen de 462 a cerrar en 495 puntos básicos; el dato que confirmaría la gravedad del asunto es que los medios de información abrirían sus ediciones con esta noticia.

Si echamos un vistazo a la prensa generalista del día, probablemente concluiremos que no entendemos nada: o la situación no es tan grave como parece; o lo es y se intenta desviar la atención hacia temas identitarios, como la bandera del Athletic club de Bilbao, en la víspera de la final de la Copa del Rey ya calentada suficientemente por Esperanza Aguirre, o las disputas en torno a ese tema de gran actualidad que es Gibraltar; o vivimos en un universo paralelo en el que la realidad va por un lado y, la foto fija de esa realidad que se supone que recogen las portadas de los periódicos, admite interpretaciones diversas.

Sólo El Mundo rotula con la creación del banco público, lo que ya sería noticia por sí mismo, aunque el medio que dirige Pedro J. Ramírez aporta un dato más: “será el más grande de la Historia de España”. Del resto de medios, sólo El País destaca, en un lugar secundario, que el pufo de Bankia asciende a 20.000 millones, insistimos: el doble del recorte adicional en las carteras de Educación y Sanidad públicas, que se dice pronto.  ABC y La Razón, como es habitual en los últimos meses, siguen a lo suyo: Gibraltar y las humillaciones que reciben los españoles que faenan en torno a las aguas territoriales gibraltareñas, objeto último de la disputa, por parte del imperio británico, cuya cabeza visible debe soltar carcajadas cuando le cuentan, si alguien lo hace, la deriva de la prensa conservadora patria.

———————–

ACTUALIZACION 2. Las cifras en torno al rescate de Bankia son mareantes. Por la tarde se reunió el consejo de administracióny, aunque las cifras oficiales del rescate se aportarán mañana, se filtró que la cantidad que se barajaba por la mañana -15.000 millones de euros- se queda corta y que la entidad pedirá al Gobierno que inyecte al menos 19.000 millones de euros (a lo que hay que sumar los 4.500 millones procedentes el FROB). Al ritmo de la información, probablemente esta cifra vuelva a quedar obsoleta en unos días, cuando se pase del balance superficial al real del agujero de Bankia.

Hace dos semanas, Luis de Guindos cifró en 20.000 millones la cantidad que los bancos españoles con problemas podrían pedir al Estado para sanear sus balances, y hoy se baraja que un solo banco se coma esa previsión. Para hablar del sistema más solvente del mundo, no está mal.

Como es probable que Bankia no sea el único banco español en situación de dificultad, sería positivo intentar adelantarse y comenzar a plantear un escenario con otras entidades con problemas de liquidez.  Podemos tener en cuenta, por ejemplo, la decisión que ha hecho pública Standard & Poors, que ha rebajado la calificación al Banco Popular, Bankinter y Bankia hasta el BB+, es decir, la categoría de inversión especulativa.

Así es como reflejan la edición digital de los medios reseñados las últimas novedades:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Bankia, Crisis financiera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .