Portadas contra el enemigo exterior

Confirmamos que la semana está siendo de aupa. Mientras se suceden rumores de una intervención inminente de España, que ya plantean sin tapujos los medios generalistas [El País hoy mismo publica un editorial al respecto: “Alarma de intervención”,  http://cort.as/22gU ] asistimos a lo que parece un pulso entre el Gobierno español y las instituciones comunitarias, especialmente con el BCE, para que dé luz verde al plan de recapitalizar directamente los bancos con problemas ahorrando el trámite de que el Estado tenga que pedir la intervención de la UE en su economía. Como ayer apuntábamos, parece un gesto para intentar salvaguardar  el concepto de soberanía, minimizado cuando un país entra en un club como la UE pero que se reduce aun más cuando ese país decide particpar en la UEM. El debate ahora es hasta cuándo se puede apelar al concepto de soberanía cuando uno está en el ojo del huracán y coquetea con la petición de intervención.

La prima de riesgo española, que ayer cerró en 540 puntos básicos, hoy se ha movido en el entorno de los 520, aunque a última hora de la tarde ha comenzado a repuntar. Lo mismo puede decirse del bono a 10 años, que hoy presenta índices algo más bajos que ayer pero que sigue muy alto. Y eso significa que un país como Alemania (y EEUU) siguen financiándose casi gratis, lo que demuestra que en esta situación de caos hay ganadores. Mal negocio hace el Gobierno español si sigue participando en un juego para el que, sabemos, no tiene cartas ganadoras.

Un síntoma de que la situación comienza a ser preocupante lo encontramos en los temas que los medios conservadores han priorizado en sus portadas. Después de muchas semanas en los que se minimizó cualquier mala noticia económica que afectara al país, en una clara contradicción a la línea editorial seguida cuando el PSOE estaba en el Gobierno, por fin la prima de riesgo, en niveles históricos, tiene su protagonismo en las primeras planas de ABC y de La Razón, aunque sea de mala gana.

ABC cede todo el protagonismo al presidente de CE, en un ejemplo de repartir culpas en Bruselas. Se hace eco del informe presentado ayer por la Comisión, en el que se planteó la posibilidad de retrasar en un año el cumplimiento del déficit, a cambio de sacrificios que ya comienzan  tomarse como una broma de mal gusto. Faltan un par de semanas en este estado para que desde Bruselas demanden el sacrificio de los primogénitos más guapos para calmar a unos mercados que, por su naturaleza, son insaciables, aunque de esto no habla nada la portada de ABC, que sólo elige cuando interpreta el nacionalismo excluyente o el contencioso de Gibraltar:

Lo que es una sugerencia para ABC es una realidad para La Razón, que acusa directamente a la UE de la situación que ayer se vivió en España y que llevó a anunciar el viaje del minisro de Economía, Luis de Guindos, a Alemania, a reunirse con su homólogo, y a publicitar aun más el viaje previsto de la vicepresidenta del Gobierno a EEUU, donde tenía previsto reunirse con el secretario del Tesoro y con la directora gerente del FMI.

Pese a todo, La Razón no nos defrauda, y a pesar de abordar la noticia del día, sigue en su deriva identitaria y, a lo Carl Schmitt, opta por la figura del enemigo exterior frente al enemigo interior. De esta manera, sitúa a Rajoy como el héroe que demanda “unidad nacional” ante los ataques externos (el enemigo exterior), con lo que ya tenemos todos los elementos para crear una buena historia de leyenda, con España como protagonista, con permiso de Esperanza Aguirre, otra de las protagonistas de la portada del diario de Planeta, que arremte contra el Estado “omnipresente”. La UE desboca el riesgo y “el Estado omnipresente no es sostenible”. No se puede hacer mejor declaración de intenciones con menos palabras:

Así reflejan la noticia de ayer (la tormenta financiera que se cernió sobre España a lo largo de todo el día) el resto de medios de información general de Madrid, con especial relevancia de la fotografía que elige El País para ilustrar la comparecencia de MAFO en el Senado ayer, plataforma que usó para decir que el Ejecutivo le había dicho que no hablara ahora de Bankia ni de la reforma financiera, extremo luego negado desde el propio PP.

Es llamativo que nadie se fije en que no se puede ser pedir mesura a quien vive de la especulación, sino poner riendas a esa especulación. Y mientras Alemania y otros países sigan financiándose a coste 0 será difícil que Berlín modifique su posición, por mucho que el país en el que muchos de ellos pasan sus vacaciones esté viviendo una tormenta permanente sobre sus cabezas.

————–

Hoy ha sido otro de esos días para gritar: “es la economía, estúpido”, aunque no sólo:

  • Además de los vaivenes con la prima de riesgo y los bonos españoles, el FMI ha vuelto a instar a España a completar la reforma financiera para dar confianza a los mercados, al tiempo que ha señalado que no hay planteamiento de ningún tipo de asistencia financiera para España ni ha recibido ninguna solicitud en este sentido.
  • Por otra parte, el Banco de España ha difundido el dato sobre la salida de capitales de nuestro país: 97.090,9 millones de euros netos han salido de España en los tres primeros meses del año (66.000 sólo en marzo) como consecuencia de la huida de inversiones en cartera, préstamos y depósitos [Más información en El Economista: http://cort.as/22vP ]
  • Y como no sólo de economía vive el hombre, hemos asistido a la bajada de otro escalón más en el prestigio de las instituciones, demostrando que la crisis económica se está llevando por delante el prestigio de la clase política, de la clase empresarial, de las instituciones y, al tiempo, de la democracia representativa como régimen político.
    El presidente del CGPJ y del TS, Carlos Dívar, finalmente ha decidido dar explicaciones a la prensa sobre sus semanas “caribeñas” en Marbella, a cargo del contribuyente, aunque sólo ha quedado claro que no piensa dimitir: “No me he planteado el problema de la dimisión” /”Es un acto de responsabilidad continuar al frente de la institución”.
    [Más en El País: http://cort.as/22tr]Dívar ha señalado que no ve comportamiento punible jurídica, moral y políticamente y que sabe diferenciar su vida privada de la pública. De esta manera, ha asegurado que, por su cargo, tiene que realizar frecuentes viajes en todo el territorio español, que aprovecha, cuando está cerca de Málaga, para acercarse a la ciudad que le vio nacer y que no se alojó en hoteles de lujo a cargo del contribuyente, sino en hoteles de cuatro estrellas, baratos para lo que supone el coste en Puerto Banús. Una vez más, se ha negado a desvelar el nombre de la persona con la que ha compartido estas cenas a cargo del contribuyente, “menudencias”, según la versión inicial de Dívar, en un ejemplo de mezclar el cargo y la vida privada a discreción.Recordemos: esta comparecencia se produce en plena deriva reformista para endurecer el Código Penal en relación a pequeños delitos o bien los que alteren en orden público, pero hasta ahora no ha trascendido que se vayan a tocar las penas para endurecer los delitos de guante blanco o los derivados derivados de  una mala gestión, por acción u omisión. España no está tomando el camino de Islandia, tampoco en este ámbito, lo que provoca la sensación de que se esté tensando en exceso la cuerda, especialmente por los que tienen cargos de responsabilidad, y nadie parece estar reparando en ello.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en ABC, El Mundo, El País, FMI, La Razón, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.