El ‘caso Bankia’ pasa a los tribunales

Cuando comenzó el escándalo Bankia, UPyD interpuso una querella contra su consejo de administración y su matriz (BFA), la misma que la semana pasada admitió un agujero contable de 13.600 millones de euros. Ambas entidades necesitarán 23.400 millones de euros para recapitalizarse y, según algunos expertos, es el símbolo del engaño de la banca española y la causa principal de que el Gobierno español haya tenido que pedir a Europa la intervención para sanear las cuentas de las entidades bancarias con problemas, a razón de 62.000 millones de euros -lejos del límite de 100.000 millones fijados por el Eurogrupo aquella tarde del 9 de junio, cuando España pasó a ser una suerte de protectorado del dueto comunitario (CE y BCE, con el FMI como supervisor)-.

Hoy, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha admitido a trámite la querella presentada por UPyD por la presunta comisión de un delito de estafa, apropiación indebida, falsificación de cuentas, administración fraudulenta o desleal y maquinación para alterar el precio de las cosas, y ha citado como imputados a Rodrigo Rato -actual presidente de Caja Madrid-, Ángel Acebes y José Luis Olivas.

En el siguiente enlace se puede consultar el Auto de la AN, que no tiene desperdicio. Algunas afirmaciones:

 

En total, se incluyen los nombres de 33 consejeros de la entidad, aunque no por el momento a Miguel Blesa, anterior gestor de Bankia, amigo personal de José María Aznar, que abandonó la presidencia de Caja Madrid en 2010, cediendo las riendas a Rodrigo Rato, y responsable también de la deriva financiera asumida por Caja Madrid, causa más que probable de la situación en la que se encuentra hoy.

Además de la querella de UPyD, también el colectivo 15M impulsó una iniciativa ciudadana para recaudar fondos para sentar a Rodrigo Rato en el banquillo de los acusados, reto conseguido en menos de 24 horas.

Consideraciones

Si se judicializa el “caso Bankia” por las querellas de UPyD o el movimiento 15M, no será por expreso deseo de los partidos mayoritarios o los que tienen mayor presencia parlamentaria, que en este caso han quedado en evidencia. Si se consigue, será:

  • Por el empeño de una formación que tiene muy poco tiempo de vida y que, de cara a la ciudadanía, podrá esgrimir este triunfo a lo David contra Goliat, con los efectos electorales que, en última instancia, pudiera conseguir, sobre todo ante la evidencia de que los responsables del desaguisado financiero en el que estamos no están respondiendo políticamente. En apariencia, nadie parece interesado en clarificar lo ocurrido (por la presencia de consejeros de PP, PSOE, IU y CCOO en el consejo de administración de Bankia), de manera que el efecto en términos de imagen de UPyD se amplifica aun más si lo comparamos con el resto de formaciones políticas.
  • Gracias a un colectivo de ciudadanos politizado pero apartidista, aunque en última instancia goce de las simpatías de algunas formaciones políticas.
  • Si tenemos en cuenta la mala imagen que los partidos del sistema tienen en estos momentos (tercer problema para los ciudadanos según el CIS desde de hace varios meses) podríamos estar ante un capítulo más relacionado con su pérdida de legitimidad a los ojos de la ciudadanía, con los problemas que de ello se podrían derivar en cuanto al funcionamiento de la democracia representativa como la conocemos.

Si se judicializa el “caso Bankia”, podemos dejar de mirar con envidia lo ocurrido en Reino Unido con el escándalo de la manipulación de los tipos de interés por parte de Barclays -y, quizás, otras entidades financieras de igual renombre-. En cuanto se supo de las prácticas para manipular el tipo de interés desde 2006 y 2009 para beneficiar a las entidades bancarias, la presión ha obligado a dimitir a los máximos responsables del banco. Su consejero delegado está prestando declaración en estos momentos en el Parlamento británico y, aunque ha eludido su responsabilidad y ha hecho caer el peso del engaño en sus empleados, ha asumido “errores” y “comportamientos reprensibles”.

España no se parece al Reino Unido, ni tiene su cultura política, pero entre ambos hay un punto de equilibrio que el sistema de partidos español se ha saltado: no es de recibo que ante un escándalo como el de Bankia, la cuarta entidad en activos financieros, se siga negando la posibilidad de formar una comisión de investigación parlamentaria para que, al menos, sus responsables den explicaciones a la ciudadanía.

Ante la situación de bloqueo político parlamentario (tanto en las Cortes como en los Parlamentos de las CCAA de las que eran oriundas las entidades afectadas, a saber: Madrid y Comunidad Valenciana) es una buena noticia que la justicia abra diligencias, lo que no hace sino minar aun más la reputación de una clase política que, parece, no está valorando de una manera correcta el daño que este tipo de actitudes provocan en relación a la legitimidad de un sistema que, cada vez más, se percibe más lejos de la ciudadanía a la que representa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Bankia, Movimiento 15M. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El ‘caso Bankia’ pasa a los tribunales

  1. Beatmac dijo:

    Que te apuestas a que se salvan de la cárcel todos.

    Un tema de actualidad para ponerle a esto banda sonora:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .