No es una crisis: España, Draghi y la prensa

Dos publicaciones de renombre internacional aparecen hoy con la palabra España en sus portadas. Se trata del semanario económico The Economist y Libération, que juegan con los colores nacionales y con uno de los símbolos más exportables, a nuestro pesar (el toro como identificación de la fiesta nacional), y con el precipicio al que nuestra economía se encamina y que nos arrastrará como país:

La portada del diario francés tiene un precedente, y es que en noviembre de 2011, se presentó de manera similar a propósito del “Caos” griego, cuando Papandreu dimitió en mitad de rumores de un golpe de Estado y fue sustituido por un tecnócrata que convocó elecciones para seis meses después:

Pero España no sólo es noticia en Europa. La marca España también aparece estos días en la prensa uruguaya, que utiliza también los colores de la bandera y el toro como símbolo, algo que debería hacernos reflexionar sobre si queremos ser reconocidos en el extranjero por este animal:

La novedad es que estas portadas, hoy, no se corresponden con la realidad de la economía española, si hacemos caso a los datos. Después de las pérdidas de los últimos días, el Ibex 35 cerró con la mayor subida en dos años al ganar un 6%, con la prima de riesgo española en los 560 puntos básicos (80 menos que el lunes y el martes, cuando cerró en el entorno del 640 pb, y 50 menos que ayer). La rentabilidad del bono a 10 años se sitúa en el 6,93%, una cifra muy alta pero que tiene poco que ver con el nivel del 7,6% que se llegó a alcanzar a comienzos de la semana

¿Qué es lo que ha pasado que explique que se haya relajado la presión sobre España? Pues nada y todo. Entre los motivos que se barajan, los analistas se fijan en las palabras del gobernador del BCE, que esta mañana lanzó  un mensaje dirigido a los mercados. Mario Draghi avisó de que el “Banco Central está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para preservar el euro”, al tiempo que insinuó que la institución monetaria podría comprar deuda porque entra “dentro de su mandato” actuar “en la medida en que los costes de financiación obstaculizan los canales de transmisión de la política monetaria”.

Esta declaración, que se añade la que el presidente de la CE, Durao Barroso, ha efectuado en estos términos (los Estados miembros y el BCE harán “todo lo necesario” para estabilizar la eurozona), rubrica los comunicados difundidos estos días tras las reuniones de Luis de Guindos con sus homólogos alemán y francés, en los que se pedía la aplicación rápida de los acuerdos de la última reunión del Consejo Europeo para plantear la recapitalización directa de los bancos y, a medio plazo, avanzar hacia la unidad bancaria. Sólo en París se habló de combinar austeridad con políticas de crecimiento.

Si alguien tenía alguna duda del poder de Draghi, hoy se ha puesto de manifiesto su responsabilidad en la presión sobre la deuda española que hemos visto desde, al menos, verano del año pasado. Por ese motivo, cabe preguntarse por qué no ha lanzado este mensaje antes (sobre todo por la actitud del BCE de no comprar deuda de los países con problemas desde hace 19 semanas), y existen varias respuestas:

  • La constatación de que España está apurando sus últimos minutos antes de un rescate total, al coste que suponga (300.000 millones de euros o más)
  • La certificación de que lo que ocurra en España afecta a Italia (que ha visto cómo se disparó su prima de riesgo estos días), Bélgica y, quizás, a Francia. La caída de España supone la herida del proyecto del euro, se trate de una voladura controlada o no.
  • La perspectiva negativa que Moody’s planteó sobre las economías de los países de la zona euro que hoy lideran la posición de firmeza ante políticas que no sean de austeridad, análisis que se planteó anoche mismo con la rebaja de la agencia de calificación a 15 bancos alemanes
  • Las presiones desde EEUU, donde ayer, su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, avisó ayer que el mayor riesgo para la primera economía mundial es Europa. A pocos meses de unas presidenciales en las que Obama trata de revalidar el cargo con unos datos económicos negativos, Geithner señaló que “la recesión en Europa está haciendo daño al crecimiento económico en todo el mundo”

Después de una semana en los que parecía que España estaba a punto del “game over”, parece que hay un nuevo respiro. Veremos cuánto dura.

ACTUALIZACIÓN. En unas horas, tras conocerse la portada que el semanario The Economist dedica a España, se ha difundido a través de Twitter versiones alternativas. La primera se la he robado a @redacciones; la segunda, a @javimoya

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Alemania, BCE, el euro, Periodismo, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.