El agujero bancario asciende a 59.300 millones, 5,9% del PIB

Confirmado. La banca española presenta un agujero de 59.300 millones de euros, 53.745 millones si se cuantifica teniendo en cuenta los procesos de fusión en marcha, según la evaluación realizada por la consulta Oliver Wyman, contratada por el Gobierno para conocer las necesidades de capitalización del país y transmitir una imagen de confianza sobre la solvencia del sistema financiero español.

Esta diferencia contable permite que los medios titulen como les parece más oportuno:

La prueba de resistencia desagregada (bottom-up) banco por banco, en el peor escenario posible (caída del 4,7% del PIB y tasa de desempleo en 25%), ha arrojado como resultado que, en total, siete entidades, de las 14 analizadas, que, según el Banco de España, concentran el 90% del negocio bancario español, necesitan ayuda financiera. El premio se lo lleva Bankia, con unas necesidades de 24.743 millones, por encima de los 23.400 estimados por los gestores actuales. Catalunyabank necesita 10.825 millones y NCG Banco, 7.176. Las otras entidades que necesitan ayuda del Estado son: Banco de Valencia (3.462 millones), Popular (3.223 millones), BMN (2.208 millones) e Ibercaja, Liberbank y Caja 3 (2.108 millones).

El secretario de Estado de Economía avanzó que el Gobierno español pedirá finalmente 40.000 de los 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo tras la petición del rescate bancario por parte de Luis de Guindos en el pasado mes de junio. La diferencia contable viene dada porque el Ejecutivo confía en que algunas entidades puedan conseguir capital por sus propios medios y porque parte del agujero se computará en el banco malo, cuando se forme.

Puesto que, hasta el momento, los instrumentos disponibles no permiten que las entidades con necesidades de capital pidan directamente ayuda a la UE, será el Estado español el que corra con los gastos del préstamo a los bancos, así que, definitivamente, hoy es el día en el que se asume que el conjunto del país pagará la fiesta de la banca.

La respuesta, desde las entidades que forman la llamada troika comunitaria, no ha podido ser más unánime: El BCE ha dicho que apoya los planes de las autoridades españolas para cubrir las necesidades de capital tras las pruebas, mientras que el FMI destaca que las pruebas de resistencia ayudarán a diferenciar de forma útil las entidades financieras del país y que las necesidades de capital podrán atenderse “holgadamente” con los 100.000 millones de euros acordados en el Memorándum de Entendimiento firmado entre el Gobierno español y la UE. Por su parte, la Comisión Europea considera que los resultados son un “paso decisivo” y que la recapitalización empezará en noviembre.

La información sobre los estrés test de la banca española, que se dio tras al cierre de los mercados, llega en día en el que se han conocido otras noticias de calado que confirma la senda por la que esta UE ha elegido caminar:

  • La fuga de capitales continúa en España. Según datos del Banco de España, en julio salieron del país 15.030,3 millones, por lo que la cantidad neta de capital que ha abandonado el país llega es de 235.375,7 millones en los siete primeros meses del año
  • Portugal, alumno modélico de la troika, sigue arrojando datos que dan pistas sobre los errónea de la política de austeridad a cualquier precio. Según el Instituto Nacional de Estadística luso, el déficit de las administraciones públicas llegó a los 5.597 millones de euros, en el primer semestre, lo que supone el 6,8% del PIB. La previsión, para este año, era un déficit del 5% 
  • El Gobierno de Hollande ha aprobado sus PGE para el próximo año, que incluyen un recorte de 30.000 millones de euros; contempla la reducción del gasto público y subidas de impuestos, para conseguir el objetivo de reducir el déficit del 4,5% previsto para 2012 y 3% en 2013.
  • Unas 30.000 personas se han manifestado en Roma contra las medidas de recorte impulsadas por el Gobierno de Mario Monti

En este punto, procede recordar el siguiente vídeo, fechado el 19 de enero. El periodista irlandés Vincent Browne, en una rueda de prensa, le preguntó a Klaus Masuch, del BCE, por qué los ciudadanos deben sufrir por los estropicios ocasionados por las entidades bancarias. La respuesta del portavoz del BCE no tiene desperdicio, como tampoco el ejemplo de Browne a los periodistas de medio mundo:

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Bankia, Crisis financiera, FMI, Francia, rescate. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .