#Vamos29S

La minoría que se manifiesta y que abre informativos de televisión, según la valoración de Mariano Rajoy de los disturbios en Madrid en la convocatoria 25-S: Rodea el Congreso, ha vuelto a la plaza de Neptuno. A pesar de que la Delegación de Gobierno en la capital ha recordado que la convocatoria es “absolutamente ilegal”, centenares de personas vuelven a ocupar la plaza donde se registraron las primeras cargas policiales el pasado martes, con los resultados ya vistos.

En el momento de elaboración de este post, El País, 20 Minutos, ABC y Público informaban en directo del desarrollo de la protesta, convocada por la Coordinadora 25-S y que, por tercera vez en una semana, ha vuelto a responder, desde la calle, a los gobernantes que entienden que la ciudadanía es un conglomerado de personas desconectadas, interesadas sólo por sus vidas personales, esa mayoría silenciosa que no se mete en política, que no protesta ni defiende sus derechos durante la Legislatura, y que cumple con su deber ciudadano cada cuatro años, cuando son seducidos por las formaciones políticas en liza electoral.

La novedad, hoy, es la intención del Ejecutivo de, al menos, dificultar el trabajo de los medios de comunicación. Los periodistas desplazados para cubrir la convocatoria han denunciado, a través de Twitter, las dificultades que les ha puesto la policía para poder informar: no se ha permitido que montaran las estructuras de televisión y se ha pedido a las unidades móviles que se retiraran de la plaza, alegando “seguridad nacional”. Los medios de comunicación se han negado y se les ha comunicado que pueden ser multados y que iban a permanecer allí bajo su responsabilidad.

Con estas órdenes, Delegación de Gobierno, que ha alertado de la posibilidad de que 500 radicales se infiltraran en la protesta (avisando así, de posibles cargas policiales), demuestra su preocupación ante el daño que ciertas imágenes han podido hacer tanto a la marca España como al propio Gobierno de Rajoy a nivel internacional.

Sin embargo, en un nuevo ejemplo de lo que significa la brecha digital, desde el poder se sigue sin entender que las nuevas tecnologías tienen un componente lúdico y de comunicación pero que, como se demostró en la primavera árabe y en el 15M y los movimientos hermanos, también es una herramienta para informar y movilizar. Sin ir más lejos, el hashtag #vamos29S lleva siendo TT todo el día:

Por su parte, la Coordinadora 25-S ha vuelto a demostrar su poder convocatoria de desobediencia civil, confirmando, de paso, cómo los errores de gestión del Ejecutivo han convertido a un movimiento minoritario y prácticamente desconocido en noticia durante una semana:

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en 25S. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .