La prensa recibe con uñas el pacto CiU/ERC

Acuerdo

Anoche se hizo público el acuerdo entre ERC y CiU para que la segunda formación más votada en las últimas elecciones autonómicas apoye la candidatura de Artur Mas como presidente del próximo Gobierno catalán y garantice así la gobernabilidad al frente de la Generalitat.

Las primeras informaciones apuntaron a que CiU habría aceptado la celebración de una consulta para que Cataluña decida su encaje en el Estado español antes de 2014 -fecha prorrogable por decisión de las partes firmantes- y un cambio en la política económica de un Govern que, desde 2010, se ha caracterizó por aplicar el plan más neoliberal de Europa, con recortes del gasto social, desmantelamiento de buena parte de los servicios públicos del Estado de bienestar catalán y una política de privatizaciones que recoge curiosidades como que el conseller de Sanidad en funciones es uno de los líderes de la patronal sanitaria catalana.

El acuerdo [que se puede consultar íntegro, en catalán, en el siguiente enlace: http://cort.as/3-rP] fija como hecho consumado la celebración de la consulta -posibilidad que, desde las instituciones del Estado se volvió a negar hoy-  y se caracteriza por una revisión de la fiscalidad en manos de Cataluña:

  • Instauración de un impuesto sobre depósitos bancarios, aprobado ayer por el Govern en funciones y criticada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
  • Modificación del impuesto sobre el patrimonio, bajando el mínimo exento y con recargo para grandes patrimonios
  • Recuperación del impuesto de sucesiones y donaciones, medida estrella de CiU en la campaña electoral de 2010. Se aumenta la progresividad y se intenta volver a los niveles que dejó el tripartito en 2010
  • Impuesto de transmisiones patrimoniales
  • Instauración de un impuesto sobre grandes superficies
  • Se gravarán las emisiones de gases contaminantes para aviones y se implantará una tasa sobre la producción de residuos nucleares. También se aumentará el impuesto de transportes de mercancías en Cataluña
  • Se aplicará un gravamen sobre los refrescos por motivos de salud
  • Además, de estudiará la implantación de un impuesto sobre las viviendas vacías con la intención de fomentar el parque de viviendas de alquiler; se evaluará la exención o la reducción del euro por receta a determinados colectivos; se revisará el aumento de tasas universitarias; y se estudiará la devolución de las tasas judiciales.

El acuerdo de dos formaciones políticas que priorizan el eje nacionalista frente al eje económico, fue recibido con malas formas por la prensa editada en Madrid y Cataluña. Desde la prensa más centralista, se puso el acento en el desafío que las dos formaciones consuman con su acuerdo de gobierno, desafío que pasaría necesariamente por la ruptura de España (y no la ruptura de Cataluña con España) con el referéndum de 2014. Es el caso de ABC, La Razón, El Mundo y La Gaceta. Por su parte, en la práctica,El País también se sumó a estas tesis con la elección de un titular a cinco columnas, propio de los grandes eventos informativos, y con la referencia a la senda soberanista (eje nacionalista):

elpais_19-12 elmundo_19-12 la_gaceta_19-12abc_19-12 larazon_19-12

Hubo diferencias de matiz en cuanto a la interpretación del acuerdo que aporta la prensa editada en Cataluña, aunque no en el fondo: El Periódico aportó un titular que partía del supuesto de igualdad entre ERC y CiU mientras que para La Vanguardia -diario de referencia del catalanismo de derechas- el líder de CiU, Artur Mas, cedió ante ERC. De esta forma, el diario de referencia de Cataluña se abonaba a la misma línea editorial que plantearon los diarios como El Mundo y ABC, que confirmaron, de nuevo, su simbiosis ideológica, quién sabe si un paso más en el camino de la fusión de cabeceras que muchas voces apuntan:

lavanguardia_19-12 elperiodico_19-12

En el caso de La Vanguardia, resultó aún más clarificador acudir a los editoriales que publica. El primero supuso una valoración del impuesto sobre depósitos bancarios aprobado por el Ejecutivo catalán en en funciones, que, vaticinó, será negativo para los intereses de Cataluña [“Un aumento de las cargas tributarias sobre las empresas, sean industriales o financieras, no es lo más recomendable en estos momentos, como han indicado Foment del Treball o la Cambra de Comerç. Y, además, en este caso, las entidades más afectadas serían las catalanas, porque el resto podría desviar los depósitos vía internet a sus oficinas, por ejemplo, de Madrid”]. Ver editorial completo  en el siguiente enlace: http://cort.as/3-slLVImpuesto

El segundo editorial se centró en el pacto alcanzado con ERC, que le gustó aún menos que el impuesto sobre depósitos bancario. La Vanguardia se olvidó del eje identitario sobre el que ha pilotado su posición entre el 11 de septiembre y las elecciones del 25 de noviembre y se abonó al eje económico, sobre el que ERC y CiU tienen destacadas e importantes discrepancias: “El principal reto al que debe hacer frente el nuevo Govern es, sin duda, el económico, lo que a la vista está que no es nada fácil por las desafecciones que produce. Así se desprende, además, del resultado de las pasadas elecciones. Y para ello, ERC puede no ser el mejor aliado”. [Ver editorial completo en el siguiente enlace: http://cort.as/3-sm]

LVpacto1LVpacto2

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en ABC, Cataluña, El Mundo, El País, La Razón, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .