Madrid, laboratorio de gestión del conflicto

La CAM tiene abiertos, en estos momentos, tres conflictos laborales:

  • Sigue la huelga del personal sanitario en Madrid, un conflicto laboral convertido en indefinido ante la negativa del Gobierno de Ignacio González de negociar una alternativa a los planes de privatización impulsados desde su Consejería de Sanidad, sin memoria económica ni programación de impacto, que habría provocado la cancelación de 40.000 pruebas y 6.000 consultas.
  • En segundo lugar, continúa la huelga indefinida en Telemadrid contra el ERE que supondrá el despido del 80% de la plantilla. La negativa de la CAM a negociar ha motivado que el primer discurso de Ignacio González como presidente de la Comunidad de Madrid haya tenido que ser emitido por Internet.
  • Además, hay que poner de relieve los paros parciales del Metro de Madrid contra la reducción de salarios y de servicio, con denuncias de relajación de las medidas de seguridad. Los sindicatos del metro, que mantienen los paros en las vacaciones navideñas, avisan de que la huelga podría ser total durante la cabalgata de Reyes, el próximo día 5.

Más allá del trasfondo de las reivindicaciones, la movilización de una parte importante de los sectores estratégicos de Madrid pone en evidencia:

  1. La confluencia de intereses entre sectores que, aunque plantean reivindicaciones propias, han sido capaces de crear un sustrato de movimiento creando una dicotomía entre el “nosotros” (los que defienden los servicios públicos) y “ellos” (el gobierno regional, del PP, partidario de externalizar la sanidad pública, eufemismo para no hablar de privatizaciones, y de acabar con la TV de Madrid como servicio público).
  2. Que, por el momento, el colectivo sanitario sigue gozando de las simpatías de la ciudadanía, que no siente de manera directa que le afecte el cierre de Telemadrid o el conflicto en los transportes.
  3. La incapacidad del gobierno regional de la CAM para gestionar el conflicto, de manera que la discrepancia se aborda desde un pulso. Esperanza Aguirre no ocultaba su admiración por Margaret Thatcher; ahora sabemos que González es digno heredero de la “dama de hierro” y su “no hay alternativa”. Su manera de abordar el conflicto sanitario recuerda, y mucho, al pulso que Thatcher planteó a las organizaciones sindicales en los años 80.

Ante la situación que se vive en la CAM, Ignacio González trató esta semana de desviar el foco  de atención para que éste no se centre en su negativa a sentarse a buscar soluciones intermedias. Así, puso el acento en los efectos de la huelga sanitaria -para no hablar del trasfondo que motiva el conflicto- y sobre los supuestos abusos cometidos por los trabajadores al plantear la huelga como medida de presión:

  • Sobre el conflicto sanitario, apuntó: “No es aceptable que se hayan suspendido 4000 operaciones, que se hayan eliminado y retrasado más de 30000 pruebas diagnósticas. Los ciudadanos de Madrid tienen derecho a ser atendidos por  los profesionales sanitarios, porque pagan sus impuestos” (26/12/12)
  • En cuanto a los paros parciales en el Metro, argumentó: “Es una manifestación más de la irresponsabilidad sindical y del uso abusivo que los sindicatos de este país hacen del derecho a la huelga. Esto pone de manifiesto la necesidad de regular el derecho a la huelga porque es intolerable que se impida a los ciudadanos la movilidad por una reivindicación laboral que en este caso es insolidaria e injusta” (26/12/12)

González confirma, así, que el PP de Madrid parece ser una organización dentro del PP nacional, con vida y principios propios, que lanza argumentos como globos sonda que, hasta el momento, no han sido secundados por los ‘populares’ en otros lugares del país. Ocurrió con el anuncio de aplicación del euro por receta a partir del 1 de enero (en sintonía con la política emprendida por CiU en Cataluña) y ocurre ahora con las reflexiones sobre la regulación -entendemos que dirigida a la limitación- de derechos fundamentales como el derecho a la manifestación o el derecho a la huelga. Otros dirigentes del PP madrileño se han pronunciado estos meses en términos parecidos, lo que hace pensar en un argumentario compartido:

  • En el mes de octubre, y ante las convocatorias que invitaban a rodear el Congreso, Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, se quejó del volumen de manifestaciones en la capital de España y planteó la posibilidad de plantear una regulación de este derecho, recogido en la Constitución de 1978:  “La ley es muy permisiva y amplia con el derecho de manifestación y cuando la Delegación ha intentado en diversas ocasiones no prohibir sino modular este derecho cambiando itinerarios o de día una manifestación porque creíamos que podía suponer un peligro de orden público, sistemáticamente el Tribunal Superior de Justicia de Madrid siempre ha fallado en nuestra contra” (02/10/12)
  • Por su parte, Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid, valoró la convocatoria de huelga general del 14N en estos términos: “El carácter político de las huelgas generales creo que está fuera de toda duda, y, con la legislación hoy vigente, deberían estar prohibidas” (08/11/12). Antes de la huelga general de marzo, argumentó que los sindicatos parecían organizaciones del pasado y que, como el Muro de Berlín, terminarían cayendo.

Desde 1995, la Comunidad de Madrid es uno de los bastiones electorales del PP, apoyos que se han ido incrementado en cada cita electoral con el breve paréntesis de los comicios de mayo de 2003, enmendados por obra y gracia del ‘tamayazo’. Aquel episodio, con comisión de investigación en la Asamblea de Madrid incluida, germinó en un liderazgo inusitado y en la construcción de un producto PP “made in Madrid”.

Esperanza Aguirre llegó a la CAM casi por casualidad, en mitad de una estrategia de Aznar de llevar al Ayuntamiento de la capital a uno de sus pesos pesados, Alberto Ruiz Gallardón, para que se enfrentara electoralmente a Trinidad Jiménez, candidata revelación con chaqueta de cuero incluida.  A partir de la repetición de las elecciones autonómicas en 2003, fue asentando su liderazgo, primero al calor del aznarismo y, sobre todo después de 2008, contra los modos de hacer de Mariano Rajoy.

Aguirre se fue pero parece que su estela sigue en la persona de su delfín, Ignacio González, al que desde Génova ya han lanzado más de un mensaje público para llamarle al orden. Ocurrió con el anuncio del euro por receta (que, según el Ejecutivo, recurrirá ante el TC si la CAM no rectifica) y ocurrió con la reflexión sobre la apertura de la reflexión sobre el derecho a la huelga. El miércoles, el número 3 del PP, Carlos Floriano, rechazó la apertura de este debate en estos momentos con el siguiente argumento:

“No creo que ésa deba ser una prioridad en lo que debe ser la acción legislativa del gobierno. Sí es una prioridad que los derechos se ejerzan respetando el Estado de derecho el que nos centremos en la acción legislativa en lo que debe ser sacar a España y los españoles de la crisis”

Al margen de otras consideraciones, las palabras de Floriano parecen una nueva rectificación a González, un líder político que no goza de las simpatías de Mariano Rajoy, que podría estar ajustando sus cuentas personales con el presidente regional madrileño dejando que se queme en el caldo de cultivo que él mismo ha provocado.

ACTUALIZACIÓN. Ayer se aprobó la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas con la que se dio luz verde a la privatización de la gestión sanitaria, al euro por receta y al proyecto de Eurovegas, entre otras medidas. En un ejemplo de que algo falla en la selección de miembros de los partidos políticos y en cómo algunos representantes entienden el ejercicio de sus responsabilidades, durante el Pleno en el que se debatía la Ley de Acompañamiento dos diputados del Grupo Popular fueron retratados por un fotógrafo de El País mientras jugaban a Apalabrados :

Apalabrados en Asamblea 27-12-12

Autor: Álvaro García (El País)

Se trata de Bartolomé González y María Isabel Redondo, que ya pidieron disculpas por lo ocurrido, mientras que desde el Grupo parlamentario Popular se confirmó que se les pedirá explicaciones antes de adoptar una decisión sobre su futuro:

CapturaPPAsamblea

CapturaPPAsamblea2

Ironías de la vida: la fotografía se difundió después de la respuesta, a través de Twitter,  con el hashtag #LaCulpaEsDeLasHuelgas, a la valoración de los conflictos abiertos en Madrid que hizo Ignacio González. El presidente regional cifró en 1.748 millones de euros las pérdidas, un 0,5% del PIB regional, como consecuencia de los los paros, huelgas y manifestaciones durante este año y, como ejemplo de cómo elude su responsabilidad en la cristalización de los conflictos, apuntó: “Estamos en este momento en una situación de crisis económica grave con fuerte destrucción de empleo y falta de inversión que se ve gravemente perjudicada por parte de muchas manifestaciones, que tienen un grave impacto en la economía y exige una reflexión de los ciudadanos”.

ACTUALIZACIÓN 2. Los médicos especialistas de Madrid anunciaron esta mañana que desconvocan la huelga indefinida en la Sanidad tras la aprobación del plan de externalización y privatización en hospitales y centros de salud por parte de la Asamblea de Madrid. La estrategia, ahora, pasaría por estudiar un recurso de la medida del Ejecutivo de González ante los tribunales.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en PP. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.