España y sus elites: Telefónica ficha a Rato

Esta mañana, el barómetro del CIS correspondiente al mes de noviembre certificó la depresión social que vive el país, con un 91% de la población que define la solución como mala o muy mala y con más de un 50% que estima que 2013 será un mal año y que el principal problmea del país, el paro, no se reconducirá hasta dentro de cinco años. En la lista de preocupaciones del país, el paro volvió a aparecer como primer asunto de preocupación para la ciudadanía, seguido de los problemas de índole económica y de los políticos y los partidos políticos.

Por la tarde, se confirmó que España tiene un problema con sus políticos. Uno de ellos, Rodrigo Rato, ha sido fichado por Telefónica como asesor para Europa e Iberoamérica, un puesto en el que no tendrá funciones ejecutivas ni estará en nómina (sólo cobrará por dietas por su asistencia a las reuniones a las que sean requeridos por la compañía).

Telefónica devuelve así el favor que Rato le prestó cuando estaba en el Gobierno de Aznar (con el caso de las stock options, sobre las que, en su día, El Mundo informó profusamente, asumiendo el castigo que Telefónica le infligió durante semanas a través del corte de inversión publicitaria) y confirma que sus consejos parecen un cementerio de elefantes a los que enviar a yernos reales salpicados por casos de presunta corrupción -como ocurrió con Iñaki Urdangarin y su puesto en Washington- o Rodrito Rato, el quinto peor directivo del mundo, en 2012, según el Bloomberg Business Week.

Recordemos su trayectoria, sobre todo para los que suelen hablar de la meritocracia y la capacidad como la base para el ascenso profesional:

  • Rato, uno de los hombres más apreciados por el PP de Madrid, fue vicepresidente económico del Gobierno de Aznar, elegido por el ex presidente para sucederle hasta que el Prestige y la guerra de Irak se cruzaron en su caminoó. Capitaneó el llamado “milagro español” aunque él, por justicia, reconoció que cuando accedió a la cartera de Economía la economía, en 1996, la economía española ya se encontraba en fase expansiva, gracias al tirón europeo. Las desregulaciones que impulsó el Gobierno de Aznar aumentaron las ratios del ciclo expansivo y puso las bases para la burbuja inmobiliaria, el principal problema de la economía española desde, al menos, 2008.
  • Cuando el PP pierde las elecciones, en 2004, en buena medida gracias a la gestión que de la crisis del 11-M realizó el PP de Aznar, el Gobierno de Zapatero promueve que sea él el que ocupe el cargo de director gerente del FMI, puesto que abandona dos años después, poco antes de que estallara la crisis financiera mundial. Por supuesto, el FMI no tenía ni idea del agujero que las entidades financieras de EEUU habían creado y que estalló en verano de 2007. Las razones de su renuncia fueron personales, aunque fuentes oficiosas criticaron que abandonara el puesto al frente del FMI de esa manera, sobre todo en términos de descrédito de la UE (que por tradición elige al que ostenta ese cargo) y, especialmente, de España.
  • Después de años de alejamiento de la dirección del PP, comienza a dejarse ver con Rajoy, en lo que algunos entienden como un toque de atención a Esperanza Aguirre y al PP de Madrid, claramente contrario a la estrategia del PP nacional en la segunda legislatura de Zapatero. Poco después, y ante la negativa de la presidenta de la CAM a permitir que La Caixa compre Cajamadrid, cuarta entidad financiera del país y con rumores de problemas, en buena medida por la conexión directa entre la gestión de la caja e inversiones ruinosas, se decide una operación que suponga la fusión se seis cajas -entre ellas CAM y Cajamadrid- en una nueva marca: Bankia. La entidad, presidida por Rato (que, además, preside Cajamadrid) sale a Bolsa en verano de 2011, con los resultados ya conocidos.
  • En mayo de 2011 presenta la dimisión, por sorpresa, al descubrirse un agujero en Bankia. Según Rato, deja el puesto porque entiende que ha perdido la confianza de Rajoy, que rechazó dos planes de saneamiento que se le propuso. Finalmente, Bankia es nacionalizada, necesita 23.500 millones de euros, a cargo del Estado, y es depositaria de casi la mitad del rescate bancario aprobado por la UE.

Ante esta situación, la presión social consigue que el Congreso celebre una comisión de investigación sobre la gestión de las cajas nacionalizadas, en cuyas comparecencias queda claro que nadie parecía saber lo que ocurría. Hoy se sabe que Bankia, que ha salido del Ibex 35, ha perdido el 88% del valor con el que salió a Bolsa y, por supuesto, nadie se hace responsable de las decisiones adoptadas, aunque todos los consejeros cobraron cuantiosos sueldos por acudir a reuniones y dar el visto bueno a los planes de la entidad.

En este momento, la única vía abierta es la causa penal en la AN gracias a las demandas presentadas por UPyD y del colectivo 15M por supuesto delito de estafa, comparencias que están confirmando, judicialmente, lo que los causantes del hundimiento de Cajamadrid defendieron en el Congreso de los Diputados: la culpa fue del entorno económico y ya se han asumido las responsabilidades pertinentes con el relevo de la cúpula directiva, ahora en manos de José Ignacio Goirigolzarri.

Suponemos que esta brillante trayectoria es la que ha motivado que Telefónica, aprovechando el viernes por la tarde, haya anunciado el fichaje de Rato. Entre los argumentos esgrimidos por la multinacional española, se apela a sy “experiencia y trayectoria”, que servirán para “reforzar la visión global de Telefónica”.

España no tiene un problema con sus élites extractivas, como decía César Molinas en un controvertido artículo que publicó en El País. España tiene un problema con sus élites, sin más.

ACTUALIZACIÓN: La noticia del fichaje de Rato cayó sobre una bomba en Twitter, red en la que, desde las 18.30 horas, aparecieron como trending topic hasta cuatro temas relacionados con el ex ministro de Aznar y su trayectoria laboral, como confirman estas capturas, realizadas a las 19.15 y a las 21 horas:

CapturaTw 04.01.13 19.15h CapturaTw 04.01.13 21h

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Bankia, Gobierno, Neoliberalismo, PP. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .