El caso Bárcenas obliga a la prensa a moverse

El año 2013 ha empezado mal para el PP. Como regalo de Reyes, Telefónica anunció el fichaje de Rodrigo Rato, imputado en el caso Bankia. Desde entonces, se han sucedido informaciones que destapan la cara menos presentable de los dirigentes del PP, destapadas por medios de comunicación, que estos días juegan a la ficción de ser el cuarto poder -vigilante del Poder Judicial, Legislativo y Ejecutivo-:

→ Los medios de PRISA fueron los encargados de destapar el fichaje de Juan José Güemes, ex consejero de Sanidad de la CAM, niño bonito de Aguirre, que dejó por sorpresa la vida política en 2009, por Unilabs, los laboratorios que, por casualidades de la vida, ganó el concurso para hacerse con el control de laboratorios de los centros sanitarios de la CAM incluidos en el plan de privatización de su gestión. El mismo Güemes usó la Cadena SER para dar las explicaciones pertinentes.

→ Después de meses sobre la información, finalmente no fue el diario El Mundo quien dio la exclusiva sobre el ático de Ignacio González en Marbella; El País se adelantó por la izquierda y dio la información que el diario de Pedro J Ramírez luego recogió y amplió.

→ Tras el comunicado del juez Ruz, a propósito de la existencia de cuentas con 22 millones de euros a nombre de Luis Bárcenas, cuando aún era tesorero del PP, las filtraciones salpicaron  a multitud de medios: diarios on line y las ediciones digitales de El País y El Mundo comenzaron a publicar información que afectaría en exclusiva a Bárcenas, informaciones que ni ABC ni La Razón consideraron relevantes (sus portadas fueron un ejemplo de búsqueda de información con lupa)

Ayer, fue el diario El Mundo el que abrió su portada con la noticia, confirmada, dicen, por hasta cinco fuentes, según la cual Luis Bárcenas era el epicentro de una red de pago de sobres en dinero negro a la cúpula directiva del PP desde 1989 a 2009, año en el que María Dolores Cospedal habría puesto fin a esas prácticas, aunque eso no implicara que despidiera a Bárcenas o que hiciera públicos los nombres de los cargos que, presuntamente, habrían cobrando sueldos eludiendo el control de Hacienda.

El poder del ex tesorero del PP, pieza clave de las finanzas ‘populares’ desde los tiempos de Manuel Fraga, explicaría por qué la actual dirección le protegió hasta el último momento, tras ser imputado por el ‘caso Gürtel’, el mismo asunto que, según dirigentes del PP y periodistas afines, era una trama contra el partido y que se centraba, en exclusiva, en “cuatro trajes” pagados a Francisco Camps cuando era presidente de la Comunidad Valenciana.

Además de la extrañeza de la información en sí, llama la atención que sea El Mundo el diario encargado de dar a conocer estas prácticas que, al parecer, constituían uno de los rumores más jugosos del funcionamiento interno del PP. El diario, uno de los altavoces mediáticos que se usaron para reclamar la marcha de Rajoy tras el fracaso electoral de 2008, puso de manifiesto, en todo momento, que ni Cospedal ni Rajoy -en el partido desde hace 30 años- habrían cobrado dinero de estos sobres.

A pesar de la puntualización, todo parece apuntar al inicio de una guerra interna en el PP  -que arracó con la filtración del asunto Güemes y con la confirmación de la compra del ático de lujo en Marbella por parte del presidente regional- y que la información que estos días se puede consultar en la prensa procede de sus propias filas. Y es precisamente esta batalla lo que sorprende por varias razones:

  1. tras las citas electorales de 2012, ya no hay nuevas elecciones previstas hasta las europeas de 2014 y las autonómicas y municipales de 2015, con lo que Rajoy tendría por delante un largo periodo para ejecutar su acción de Gobierno
  2. el PP es el partido que hoy goza de mayor poder en la Historia democrática española, con una mayoría absoluta en el Parlamento y el control de diez CCAA, además de buena parte de las capitales de provincia y un número muy considerable de municipios. Es ahora cuando tienen mayor número de cargos que repartir para acallar las críticas internas que pudieran salir. ¿Se ha olvidado Rajoy de alguien o ha minusvalorado el poder de alguno no agraciado con un puesto?
  3. ¿Estamos ante el inicio de una operación de derribo contra la actual dirección del PP y contra el liderazgo de Mariano Rajoy? Si es así, ¿podemos decir que es la primera batalla de la guerra por la sucesión?

La noticia que publicó ayer El Mundo constituyó una bomba de relojería que ha obligado a medios, como La Razón, que durante tres días minimizó el caso Bárcenas, a abrir con este asunto. Por su parte, ABC volvió a llevar en portada por segundo día consecutivo la noticia aunque, a diferencia del diario que dirige Paco Marhuenda (que puso el acento en Soraya Sáenz de Santamaría, acabando, de paso, con la estrategia que ha intentando marcar en la sala de prensa del Consejo de Ministros, separando la actividad del Gobierno de la del partido), centró todo el protagonismo el María Dolores de Cospedal, la dirigente que, en teoría, habría acabado con las prácticas corruptas en la planta noble de Génova:

abc_19-01 elmundo_19-01 elpais 19-01 larazon_19.01

A pesar de los movimientos de la prensa conservadora, la gran sorpresa vendría, y aunque parezca increíble, desde El País. El buque insignia de Prisa llevó ayer en portada que, a pesar de la versión oficial que difunde Génova, Bárcenas aún tenía el miércoles un despacho en la sede del PP-con secretaria y coche propio-, noticia relevante pero que se quedó en la anécdota cuando se conoció del presunto pago de dinero procedente de comisiones ilegales a la dirección del partido durante 20 años.

Hoy sale a la calle con un titular anodino, que no presenta valor informativo, confirmando, de paso, que, en este asunto, las gargantas profundas de la información que afecta a la planta noble de Génova han preferido dirigirse a El Mundo. Sin embargo, nos aguardaba una sorpresa, en forma de sumarios de las  páginas interiores  [captura realizada por @ikerarmentia]:

ExtractoEP 19.01.13

Cualquier estudiante de primero de periodismo sabría que una información de esta envergadura -que sitúa a Aznar como cabeza pensante del sistema del pago de sobres con dinero no declarado y a Rajoy no sólo como conocedor, sino como receptor se sobres de dinero procedente de comisiones ilegales- iría como titular a cinco columnas en la portada del periódico. Entonces, ¿por qué El País entonces decide llevarlo a las páginas interiores? Es bien sencillo: porque a pesar de que el periódico hable de fuentes del entorno de Bárcenas, la noticia no está confirmada, y si no está confirmada, no debería haberse publicado.

La dirección de El País demuestra, con esta forma de hacer, que está dispuesta a poner en entredicho su credibilidad, bajo la lógica de que nadie tiene en cuenta estas cuestiones. Por eso, y antes de que esta nueva práctica -publicar información sin contrastar, aunque sea en lugar secundario para que no destaque-, recomendamos volver a ver Todos los hombres del presidente (un buen ejemplo de manejo de fuentes y de cuándo publicar una exclusiva informativa) o, si lo quieren, Shattered Glass, una película bastante más reciente, basada en la trayectoria de Stephen Glass, joven promesa del periodismo, puesto en la picota cuando se descubrió que se inventó la mitad de sus reportajes, publicados en The New Republic:

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en ABC, El Mundo, El País, La Razón, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .