Debate (I): Rajoy exhibe la voz presidencial

lavanguardia_21-02 abc_21-02 elcorreo_21-02 elmundo_21-02 elpais_21-02 elperiodico_21-02 vozgalicia_21-02 larazon_21-02la_gaceta_21-02

Las portadas de los principales periódicos de información general, editados en Madrid y los principales de Cataluña, Euskadi y Galicia, resumen, mejor que cualquier análisis, el resultado del debate sobre el estado de la nación que, durante dos días, paralizó la vida políticia española.

La cita llegó 14 meses después de que Mariano Rajoy llegara a La Moncloa, convocada con la intención de exponer la tesis de que lo peor de la crisis económica había pasado y que, a partir de este año, las reformas estructurales del Ejecutivo comenzarán a dar sus frutos, en buena medida por un cambio en la política de incentivo económico que, según el relato de Moncloa, comenzará a notarse en las tasas de desempleo a partir de 2014. El estallido del ‘caso Bárcenas’ hacía presagiar que la corrupción sería el eje central, sobre todo porque, en buena medida, es un supuesto que ha eclipsado el resto de corruptelas y casos que han venido apareciendo en los papeles estos días. De esta manera, el presidente del Gobierno afrontó la cita, la primera desde el Ejecutivo, con los datos de la recesión económica (a pesar de los datos presuntamente positivos de la balanza exterior y el previsible anuncio sobre el déficit) y con la sombra de Luis Bárcenas planeando sobre su cabeza.

No decimos nada nuevo si afirmamos que Rajoy llegó muy tocado al debate, con dos riesgos sobre la cabeza: que su intervención fuera un desastre y confirmara las dudas que, al parecer, existen en el PP a propósito de su liderazgo y sus estrategias para afrontar crisis, ya sean éstas económicas, de corrupción o de credibilidad; o que saliera del Congreso vivo, con un proyecto de país y, sobre todo, con un relato creíble sobre lo que se ha vivido en España desde que llegó a La Moncloa.

Del segundo supuesto dependía la posición del resto de las fuerzas del arco parlamentario, sobre todo el PSOE, y el resultado no pudo ser mejor para el Gobierno. Alfredo Pérez Rubalcaba se envolvió en el traje de hombre de Estado y consiguió lo imposible: Rajoy logró salir con el estatus de presidente del Gobierno, al tiempo que el Congreso rubricó que vive en una realidad paralela, en la que los problemas que preocupan a la ciudadanía, bien se justifican porque los ciudadanos no son menores de edad o no se abordan en aras del entendimiento con el fin de sortear una crisis sistémica que pasa, sobre todo, por análisis distintos de realidades comunes.

Concluido el debate, se confirma que Rajoy salió reforzado a partir de una construcción argumentativa basada en plantear una realidad maniquea del país, como si España fuera una isla [todo iba mal porque no se hicieron los deberes y las cosas han mejorado por las políticas implantadas por el PP]; en la defensa de la situación económica-de la que responsabilizó por completo al Gobierno socialista anterior, del que Rubalcaba formó parte-; de la justificación de las medidas impulsadas por su Ejecutivo como decisiones ineludibles y con un paquete de medidas que logró proyectar una imagen de futuro (mediante el anuncio de un paquete de medidas que se acercan al estímulo económico y un plan contra la corrupción, tras el mérito indudable de no mencionar a Luis Bárcenas en ninguna de sus intervenciones); y, sobre todo, con la transmisión de la idea de que lo peor de la crisis y, por lo tanto, hay que empezar a hablar en presente de un nuevo tiempo, como si la legislatura mariana hubiera comenzado el 20 de febrero de 2013.

Intervención de Rajoy

Durante la hora y media de su discurso inicial [que se puede consultar en el siguiente enlace: http://cort.as/3V3O], repasó la situación del país a partir de tres ejes: la situación económica, la corrupción como problema y el modelo territorial del Estado. Éstas fueron las palabras más repetidas de su monólogo:

RajoyDEN

Fuente El Mundo [en este enlace, número exacto de palabras: http://cort.as/3W2g]

Bloque económico

Rajoy comenzó citando la última cifra de desempleados que arrojó la EPA [Cinco millones novecientos sesenta y cinco mil cuatrocientos. Esta cifra, por sí sola, refleja el aspecto más duro y dramático de la situación social y económica por la que atraviesa España] para justificar todas sus decisiones en: la situación heredada; la cifra del déficit no fue del 6%, sino del 9%, por lo que había que recortar gasto por valor de 30.000 millones de euros; la tardanza en adoptar decisiones [Europa y EEUU saneó su sistema bancario en 2008 y España en 2012, lo que llevó a dudas provocadas por la mala salud del 30% del sistema financiero español].

Rajoy defendió como logros la reducción del déficit en 2012 por debajo del 7%, confirmando que España no cumplirá con el objetivo impuesto por la CE y sin explicar si en esta cifra computa la ayuda a la banca; que la prima de riesgo se encuentra en torno a los 350 puntos (es decir, en los niveles en los que estaba cuando Rajoy llegó a La Moncloa); y el dato positivo de la balanza exterior, sin mencionar, siquiera, que en buena medida ese dato viene avalado por el desplome de las importaciones debido la recesión, la tasa de paro y la bajada en el consumo interno.

Luego aportó una de cal y otra de arena al describir la imagen del país: pidió que no se hable de brotes verdes [Nada de ‘brotes verdes’, ni ‘nubes pasajeras’, ni ‘anticipos primaverales’. La realidad económica y social de nuestro país es terriblemente dura y sobre esa base hemos de cimentar nuestras actuaciones] al tiempo que apeló al gran logro de su Gobierno, que es haber evitado el rescate total del país [Hemos cumplido, señorías, una doble tarea: evitar el naufragio que amenazaba a nuestro país y, sin perder un minuto, iniciar todas las reformas que exigía nuestro sistema productivo // Hemos dejado atrás la inminencia constante del desastre y ahora comenzamos a ver despejada la senda del futuro] y que ha permitido poner las bases para la reforma económica, que tardarán aún en notarse: “Se necesita serenidad, paciencia y precisión, porque el terreno en el que nos movemos es extraordinariamente complicado“.

Ante las movilizaciones sociales, apuntó que la situación es dura y que entiende que la gente “se queje”, pero justificó una de las frases que más le gustan y que invalida la propia existencia de la política como disciplina de análisis y elección de distintas opciones: no había alternativa.  Además, avisó: “Para los que piden una cierta relajación porque el proceso de cambio ya está en marcha, mi respuesta es: ni un minuto. Ni un solo minuto de relajación o sosiego”. En este sentido, avanzó cuál será su agenda en los próximos meses: defensa de la reforma laboral, que en su opinión permitirá preparar el mercado de trabajo para cuando empiece a registrarse crecimiento; la educación como eje para mejorar la empleabilidad de los jóvenes; una ley de unidad de mercado(mil veces anunciada en sus respectivas campañas); reforma de las Administraciones públicas para ganar en ahorro y eficiencia; y reforma de las pensiones para adecuar la situación a la variable demográfica.

Admitió sus incumplimientos electorales en virtud de su obligación [Señorías, no me ha sido posible cumplir con algunos de mis compromisos electorales porque he tenido que cumplir mi deber como presidente del Gobierno] , aseguró que terminaría la legislatura cumpliendo con su programa electoral y planteó una batería de propuestas para poner en marcha cuando las circunstancias lo permitan:

  • Se facilitará la financiación de pymes y autónomos con la puesta en circulación de 40.000 millones de euros. Incluye que se amplíen las líneas de mediación del ICO (22.000 millones de euros) y créditos de los bancos saneados por 10.000 millones de euros.
  • A partir de 2014, los autónomos y las pymes que facturen menos de dos millones de euros al año quedarán exentos del pago adelanto del IVA por facturas no cobradas.
  • Contrato temporal denominado de primer empleo joven, con incentivos para después convertirlo en un contrato indefinido (medida ya anunciada como parte del plan contra el paro juvenil).
  • Reducciones de las cuotas a la Seguridad Social: mientras la tasa de paro no baje del 15%, las empresas que contraten a menores de 30 años a tiempo parcial con vinculación formativa no pagarán cuotas, salvo las de más de 250 trabajadores, que tendrán una reducción del 75%.
  • Reforma del incentivo a las inversiones en I+D+i.
  • Ampliación del Plan de Proveedores para incluir facturas que habían quedado fuera del plan anterior por valor de 2.700 millones de euros.
  • Nuevos sistemas de garantías y avales para movilizar 1.700 millones de euros.
  • Potenciación del capital riesgo (2.000 millones de euros), fondo de titulización de pymes(3.000 millones de euros) e impulso del Mercado Alternativo Bursátil.
  • Nueva ley para la rehabilitación, regeneración y renovación urbana, que incluirá un plan de ayudas a las comunidades de propietarios, con el fin de incentivar la rehabilitación de edificios.

Rajoy defendió el papel que como jefe del Gobierno ha jugado en la UE y aseguró que, gracias a su gestión, en la UE ya se comienza a hablar de medidas de incentivo económico y no sólo de recortes: “Me encontré con una Europa donde el discurso dominante se limitaba a una sola palabra: ajuste, ajuste, ajuste“. Apeló a la política de estímulo fiscal, que entendió compatible con la política de estímulo de la economía, y respaldó el resultado del último Consejo Europeo, en el que se aprobaron los presupuestos para los años 2014-2020 como un buen acuerdo para España.

Corrupción

Setenta minutos después del arranque de su discurso, Rajoy abordó uno de los temas que más aparecen en la prensa en las últimas semanas: los casos de corrupción y el asunto del ex tesorero del PP. Como apuntábamos, el presidente del Gobierno logró abordar la situación gracias a dos estrategias: evitó citar el nombre de Luis Bárcenas y trató el asunto como un problema general y no del PP.

Así, Rajoy dijo que “toda corrupción es insoportabley corrosiva para el espíritu cívico“, apoyó el trabajo de las instituciones para combatirla y rechazó que España sea un Estado corrupto: “Tengo que decirlo con toda firmeza: no es verdad que en España haya un estado generalizado de corrupción. Eso es una insidia. Ni España es la nación más corrupta, ni todos los políticos son corruptos, ni nos hundimos por culpa de la corrupción. España es un país limpio, que lo está pasando mal, en el que surgen casos de corrupción, como en cualquier otro, pero en el que sus instituciones están sanas y la inmensa mayoría de sus responsables públicos sirven al país y lo hacen honradamente“.

Además, confirmando que este asunto está presente en la agenda mediática y política, apenas habló de regeneración democrática -idea que sí apareció en su programa electoral- y prefirió hablar de corrupción y de cómo combatirla. Para ello, ofreció un pacto al resto de las fuerzas parlamentarias con el siguiente argumento: No podemos permitir que se escriba, otra vez de España, una leyenda negra. Y tampoco quiero que España se convierta en un país inhabitable porque se aplaudan las acusaciones sin pruebas. Porque causan daños que ni la rectificación podrá reparar, porque ya son irreparables. Como hizo con la esfera económica, trasladó un paquete de medidas en esta línea:

  • Se aplicará Ley de Transparencia a los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones empresariales y “todas aquellas entidades que se financien fundamentalmente a través de fondos públicos”.
  • Se llevará al Congreso una ley orgánica de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos basda en más instrumentos al Tribunal de Cuentas; regulación de procedimientos de contratación de los partidos y se obligará a los tesoreros, a los responsables de la gestión económica, a comparecer anualmente ante el Parlamento.
  • Se aprobará una Ley orgánica reguladora del ejercicio de las funciones políticas que incluirá la regulación de las escalas de retribución y normas de transparencia a la hora de publicar la renta y el patrimonio, con una auditoría al final de los mandatos para detectar posibles irregularidades.
  • En la línea muy española de que, cuando hay un problema, se reforma el Código Penal, anunció un endurecimiento de las penas por delitos de corrupción, acompañada de una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para agilizar los juicios. Se aumentará el plazo de prescripción de delitos de corrupción.
  • Se legalizarán los lobbies

Modelo territorial

Rajoy dedicó los últimos minutos de su discurso a defender la labor del Gobierno en relación con las CCAA y destacó el diálogo con todas. En relación con Cataluña, repitió que la competencia de convocar referéndos corresponde al Ejecutivo, por lo que pidió respetar la CE y la ley antes de abordar la reforma de la Carta Magna; en este sentido, recordó que, antes de proceder a la reforma, “hay que tener muy claro qué se pretende reformar, si el momento es el más oportuno para hacerlo y si existe o no suficiente grado de consenso social y político para ello“. Así, y como respuesta al proceso soberanista, apuntó: Lo que no es aceptable, y espero que en esto estemos todos de acuerdo, es que se tomen decisiones que vayan en contra de la propia Carta Magna. Y menos desde las instituciones.

Tras el discurso, la bancada ‘popular’, que interrumpió hasta en 22 ocasiones el discurso de Rajoy, le recibió con una sonora ovación y aplausos durante varios minutos, actitud que le llevó a levantarse de su asiento en una ocasión para agradecer las muestras de apoyo. A esas alturas, ya estaba claro que, a pesar de las propuestas generales sobre la corrupción, Rajoy había conseguido sortear el escollo de Luis Bárcenas, llevando, además, buenos datos económicos para vender en términos generales, sobre todo porque las matizaciones de fondo requerían de explicaciones.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en IU, PP, PSOE, Rajoy, Rubalcaba, UPyD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .