Italia o la democracia como problema

Los resultados de las elecciones legilativas no dejan lugar a la duda: en Italia ganó el centroizquierda por la mínima, con un Silvio Berlusconi revitalizado a pesar de la enorme pérdida de votos respecto a los comicios de 2008. Se confirma también el fracaso de la opción europea, personalizada en Mario Monti, y se reproduce en Italia la peor pesadilla de la cancillería comunitaria: un partido nuevo, que difunde otras formas de hacer política y otros mensajes, crítico con el establishment y que se ha convertida en tercera fuerza parlamentaria del país, con mejores resultados de lo que le auguraban los sondeos conocidos durante la precampaña [Ver datos en el siguiente enlace: http://cort.as/3Ybd].

De acuerdo con los datos del escrutinio, éstos son los resultados oficiales, aunque ya se sabe que, en el Senado, el PD, con el 31.6% de los votos, habría ganado por la mínima a la formación de Berlusconi, haciéndose con 120 senadores frente a los 117 del PDL, que habría conseguido el 30.7% de los votos:

Italia

Fuente: Il Messaggero

Cámara de los Diputados

De acuerdo a los datos del escrutinio [que se pueden consultar en el siguiente enlace: http://cort.as/3Yx3], con el 75% de participación (5.5% menos respecto a las elecciones de 2008), el Partido Democrático, de Luigi Bersani, ha conseguido el 25.41% de los votos, que se traducen en 8.6 millones, 3,4 millones menos que los obtenidos por WalterVeltroni  en las últimas legislativas [datos de los comicios de 2008 en el siguiente enlace: http://cort.as/2yTt]. La coalición que lidera el PD logra el 29.54% de los votos, que se traducen en 10 millones (3.6 millones menos que en 2008). Aun así, logra el premio de mayoría [la Ley electoral italiana, introducida por Berlusconi en 2005, que otorga al partido más votado un cupo adicional hasta llegar al 55% de los escaños] y alcanza los 340 diputados.

El partido Pueblo de la Libertad, presidido por Silvio Berlusconi, se convierte en la segunda fuerza más votada, con 21.56% de los votos (7.3 millones, 6.3 menos que en 2008), confirmando la remontada que le auguraban los sondeos. La coalición que preside ha logrado 9.9 millones (29.18% del censo), 7.1 millones menos que en 2008.

El Movimiento 5 Estrellas, de Beppe Grillo, da la campanada y supera las expectativas de los sondeos más optimistas, con el 25.55% de los votos: 8.6 millones de sufragios. También en la línea de lo esperado, la lista de Monti, apoyada sin disimulos por las instituciones comunitarias, aglutinó  3.5 millones de votos (10.56% de la representación en la Cámara Baja).

Resultados en el Senado

Tras los primeros datos, que apuntaban a una victoria por la mínima del PDL en el Senado, el recuento de las últimas provincias ha decantado la balanza a favor del PD, que habría conseguido el 31.6% de los votos (la coalición, 9.6 millones) y 120 diputados. Por su parte, Berlusconi se quedaría con 30.7% de los votos, es decir, 9.4 millones (117 senadores).

El M5S ha conseguido 7.2 millones de votos (23.79% de la representación) y 54 senadores; mientras que la lista de Monti habría entrado por los pelos en la Cámara Alta (la ley establece que las formaciones deben obtener un 8% de representación para entrar en el reparto de carteras de senadores) y habría obtenido 2.7 millones de votos, es decir, el 9.13% de la representación.

Reflejo inmediato en los medios internacionales

El terremoto de la política italiana ya se percibió en buena parte de la prensa europea y de EEUU, que habló, sin ambages, de ingobernabilidad y de la posibilidad de que, ante la falta de acuerdos para formar Gobierno, tuviera que repetirse la cita electoral en un plazo corto de tiempo, como ocurrió en Grecia tras los comicios de 2012, con los resultados ya conocidos.

  • Prensa de Italia: así recogieron las ediciones digitales de los principales diarios el resultado electoral (capturas realizadas a las 23 horas del lunes)

CapturaCorriere 25-02 CapturaIlmesagero 25-02 CapturaLaStampa 25-02 CapturaReppublica 25-02

  • Prensa de España: A menudo se hablar de España como el país que más implicaciones tiene con Italia, por historia común. De ahí que no sorprenda la interpretación que de las elecciones se hizo en las ediciones digitales de los periódicos:

CapturaEP 25-02 CapturaEM 25-02  CapturaABC 25-02CapturaLR 25-02

 

CapturaLV 25-02

 

  • Prensa de Alemania, Francia. Reino Unido y EEUU: con la visión catastrofista que, sobre todo, difundieron los medios alemanes, que aún no reflejaron que el resultado supone una enmienda a la totalidad a la posición que la canciller lidera en las instituciones comunitarias

CapturaLiberation 25-02CapturaDie Welt 25.02

CapturaFrankfurter 25-02 CapturaLeMonde 25-02CapturaFT 25-02 CapturaDerSpiegel 25-02   CapturaSud 25-02 CapturaTheguardia 25-02 CapturaWP 25-02 CapturaLeNouvel 25-02

CapturaNYT 25-02CapturaWSJ 25.02

Impacto en la Eurozona

Como era de prever, la inestabilidad que se dibuja en términos de gobernabilidad impactó de lleno en los mercados bursátiles. La Bolsa de Milán cayó un 4% a la apertura de la sesión (5% a media mañana)  y la prima italiana se disparó 20 puntos básicos (de 301 a 320). También la bolsa de Madrid vivió un arranque de infarto, con una caída del Ibex del 4%, que se moderó a lo largo de la mañana, hasta el 3.2%. Lo mismo ocurrió con la prima de riesgo, que subió 63 puntos en el arranque de la sesión, hasta los 417, para caer luego a los 380 puntos.

Las tensiones en los mercados provocó que la primera reacción, desde España, fuera de críticas hacia la situación política generada en el país vecino. El titular de AAEE, José Manuel García Margallo, habló incluso de “salto a ninguna parte” en la primera valoración oficial de los resultados de los comicios italianos: “La respuesta de los ciudadanos en un momento en el que los pardos tradicionales no parecemos ser capaces de satisfacer necesidades de los ciudadanos, aquí se ha dado un salto a ninguna parte que no augura consecuencias buenas para nadie, ni para Italia ni para nadie”. El ministro de Economía español, Luis de Guindos, se limitó a demandar estabilidad política.

Consideraciones

Ante la deriva de los análisis que los famosos tertulianos que todo lo saben realizan de los comicios italianos, cabe realizar algunas precisiones, sobre todo ante la deriva de considerar la democracia como un problema, como ya ocurrió antes con casos como el griego:

  • Como dijo John Donne, “nadie es una isla completo en si mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la Tierra”, y los italianos no se despertaron el fin de semana pasado con la intención de aguar la fiesta a nadie. El resultado de las urnas no se explica sin la refundación del sistema político tras el Tangenpolis, como se denominó el proceso de corrupción sistemática que se llevó por delante a las dos formaciones centrales del sistema: los socialistas de Craxi y la democracia cristiana, acusadas de corrupción y de connivencia con el crimen organizado. Desde los años 90, Italia se vio obligada a abandonar toda una arquitectura institucional dirigida, sobre todo, a evitar que, en plena Guerra Fría, el Partido Comunista Italiano (PCI), la formación apadrinada por la URSS más numerosa en la Europa occidental, llegar al poder.
  • Los resultados confirman la misma deriva que se percibe en otros países con un matiz: a los dos partidos centrales del sistema -y teóricamente beneficiarios del sesgo mayoritario introducido por la Ley electoral- les ha salido un duro competidor que, con un discurso distinto y con unos métodos diferentes de hacer política, ha conseguido el 25% de los votos.
  • El M5S certifica las expectativas, que cristalizaron por primera vez en los comicios locales de mayo de 2012, y logra ser un referente en términos de gobernabilidad. La llave del gobierno estable de Bersani pasa por Grillo, que puede obligarle a dar el giro que los italianos reclaman en las urnas. Ésta sería la opción deseada por  Nichi Vendola, principal socio de la coalición de Bersani y que ya ha rechazado una posible alianza con Monti. En esta línea, Berlusconi, que ya reconoció la victoria del centroizquierda, también anunció que no pactaría con el ex primer ministro tecnócrata.
  • Según la versión oficial, difundida por los grandes medios de comunicación, el 55% de los italianos ha votado por la lista de Berlusconi y de Grillo, metiendo en el mismo saco ambas opciones bajo el cartel del “populismo” y la “antipolítica”. Las diferencias no pueden ser mayores: Berlusconi es el hombre más rico de Italia, entró en política como una forma más de hacer negocios y, luego, para garantizarse su inmunidad. Es dueño de la industria mediática y debe su último éxito electoral a su exposición mediática. Enfrente se encuentra el M5S: Este es el programa electoral -en español, cortesía de @CRebelantes- con el que concurrió a las urnas: http://cort.as/3Yyk. Como se puede apreciar, hermanos siameses en el fondo y en la forma:M5S
  • Según los analistas mejor informados, el éxito de Berlusconi se debe, sobre todo, a su exposición mediática (con una imagen que, nos guste más o menos, sigue gustando a una parte del electorado italiano) y a que ha enarbolado la bandera de un nacionalismo  italiano antiUE. Caben dudas sobre la credibilidad que puede tener plantear este giro cuando uno ha sido parte del entramado de esta UE, pero eso deberían explicarlo los 10 millones de votantes que preferido dar su apoyo a la coalición que preside.
  • El éxito del M5S, como antes Syriza en Grecia, suponen un aldabonazo en, al menos, dos sentidos: por un lado, ante el sistema de partidos clásico, que protagonizan formaciones políticas sin capacidad de oposición ante las decisiones que adoptan instituciones que cuentan con un déficit democrático (como la Comisión Europea) o que, simplemente, carecen de él (como el BCE o el FMI). Asimismo, es una llamada de atención ante una forma de entender la democracia representativa como exclusivamente delegativa, durante el tiempo que dura la legislatura, basada en la ausencia de la sociedad civil de la vida política, excepto en campaña electoral. Grillo lidera una forma de plantear la política combinando la democracia representativa con formas de democracia deliberativa/directa, y esto es lo que ha convencido a los críticos con el sistema -especialmente a la población más joven-. Asimismo, plantea, sin rubor,recuperar la soberanía económica, replantear las relaciones con el resto de la UE -mientras ésta se rija por criterios neoliberales- y volver a ocupar las plazas como espacios públicos en los que hacer política y no sólo como lugar de tránsito en conceptos de ciudades y pueblos excluvisamente comerciales.
  • Por otro lado, el resultado en los comicios supone la confirmación de que los italianos han decidido dar un golpe en la mesa ante las políticas de austeridad impulsadas desde la UE; en la práctica, se han traducido en brutales recortes del gasto social y del desmantelamiento del Estado de bienestar -con los efectos directos en la población -y en la confirmación de que los grandes grupos financieros no han pagado el coste de sus decisiones erróneas, en buena medida por la decisión de los gobiernos de protegerlos para así proteger el sistema.
  • De esta manera, podemos decir que el elemento que ha terminado de romper la baraja ha sido el M5S y su inesperado impacto en las urnas; si los sondeos hubieran acertado y Grillo se hubiera quedado en torno al 15% de los votos, podríamos haber visto un posible pacto entre las dos fuerzas mayoritarias, que justificarían el acuerdo por el bien del país. A esa gran alianza se podría haber sumado Monti, como elemento que engarzara con la legitimidad comunitaria y que podría recibir como premio ser el presidente de la República, cuando el puesto quede vacante.

El escenario que se plantea, pues, pasa por:

  1. Convocatoria de nuevas elecciones, lo que sería un suicidio para el PD si opta por Bersani como candidato. En este punto, muchos nos acordamos de Matteo Renzi, alcalde de Florencia, que perdió las primarias en diciembre con  Bersani, y que hoy representa la imagen de un hombre de partido, joven pero capaz de enganchar con una parte del electorado crítico
  2. Intento de formación de gobierno en minoría, con Bersani como primer ministro, lo que le dejaría en una situación de bloqueo sistemático.
  3. La formación de un gobierno con el apoyo del M5S — ya que entre ambas formaciones tendrían 174 de los 315 senadores que conforman la Cámara Alta y 448 diputados de los 630 que componen la Cámara—
  4. La formación de gobierno con Berlusconi —227 senadores y 464 diputados entre ambos —.  Según Griselda Pastor, la corresponsal de la SER en Bruselas, la UE, que asume y respeta el resultado de las urnas, se inclina por esta última opción.

Para añadir aún más elementos al análisis, este martes se supo que, en mitad de la incertidumbre, el presidente de Italia, Giorgo Napolitano, ha viajado a Berlín, donde tiene previsto intrevistarse con Angela Merkel. Aunque el viaje estaba previsto con antelación, su significado no puede dejar menos espacio a la duda sobre quién ocupa el lugar central del imperio y qué respuesta se espera de los respectivos vireyes europeos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, Italia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Italia o la democracia como problema

  1. Pingback: Italia: Renzi echa a Letta y se apunta a la legislatura constituyente | La última en llegar

  2. Pingback: Metroscopia: Empate a cuatro en un escenario volátil | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.