Grecia: Sistema exhausto y ciudadanos movilizados

Las elecciones legislativas de Italia derivaron, en buena medida, en una situación que ya vivimos en mayo de 2012, cuando el resultado de los comicios legislativos griegos imposibilitaron la formación de un Gobierno, escenario que se aclaró con la repetición de las elecciones, un mes después, en una campaña plagada de amenazas veladas desde las instituciones de la UE y Alemania al daño que la inestabilidad política podría ocasionar al Ejecutivo. Entonces, los avisos funcionaron y Syriza, la fuerza emergente, quedó como segunda fuerza parlamentaria y como principal partido en la oposición, una vez que su líder se negó a sumarse al acuerdo de gobierno en el que sí entraron Nueva Democracia, el Pasok y la Izquierda Democrática (Dimas).

Los sondeos correspondientes al último mes [como siempre, recogidos por @electionista] indica que se han registrado algunos movimientos en torno a la pérdida de apoyo en relación a las siete fuerzas que hoy componen el Parlamento griego, un desplome que afecta a todas las fuerzas parlamentarias excepto a Amanecer Dorado:

CapturaGrecia feb 2013

Amanecer Dorado, según las estimaciones de los últimos sondeos, baja en relación a otras encuestas, aunque sí mantiene un nivel que hace pensar en un apoyo que duplicaría el conseguido en las últimas legislativas y que puede ayudar a plantear una campaña dirigida a cuestionar cuál es su techo electoral. En esta ocasión,nos vemos en una horquilla  situada en el 8.5% de intención de voto (+1.58% respecto a junio de 2012 ) y el 12%, lo que le llevaría a casi duplicar su representación.

En esta línea, Syriza ganaría las elecciones, con muy poca diferencia respecto a ND: 20.72% frente al 20.45% que lograría la formación de Samaras. Sin embargo, hay que recordar que, en meses anteriores,  llegó a estar en torno al 30% en intención de voto [Ver post de hace un mes: http://cort.as/3Z9D]. En estos momentos, conseguiría niveles muy parecidos a los que obtuvo en las elecciones legislativas de mayo, con horquillas que la sitúan entre 20.2-21.5% de votos [la media asciende a 20.72%, más de 6 puntos porcentuales menos que el resultado de junio de 2012].

Esta pérdida de poder de Syriza no revierte en el resto de formaciones, que siguen también la tendencia a la baja: ND lograría un 20.45% de votos (de acuerdo a la media de sondeos), -9% respecto a su representación; el PASOK confirmaría, un mes más, su retirada del olimpo de los partidos sistémicos griegos y, con una media de 6.8% de los votos (de una horquilla entre 5.6-7.4% de los votos), sería la cuarta fuerza parlamentaria del país; el tercer socio de Gobierno de Samaras, Dimas, cerraría la lista con entre 4-4.8% de los votos, según el sondeo (4.22%, según la media). Por su parte, Griegos Independientes habría perdido en torno al 2% de los votos y hoy lograría en entre 4-4.8% de la representación del nuevo Congreso.

De esta forma, hablamos de un Parlamento que, si sumamos los resultados medios, aglutinaría al 76.2% de los votantes; el resto se iría a la abstención o, simplemente, optaría por no acudir a las urnas en un país que no hace tanto se ponía como ejemplo de bipartidismo imperfecto aderezado con dosis de mayorías.

Grecia, en el laberinto

Estos datos llegan cuando Grecia afronta su sexto año de crisis, con datos que no hacen presagiar optimismo. Según las previsiones de invierno de la Comisión Europea [Ver datos en el siguiente enlace: http://cort.as/3XUs], el crecimiento de la economía griega cayó un 6.4% del PIB en 2012 y caerá este año otro 4.4% para crecer un 0.6% en 2014. Las cifras de desempleo tampoco son mejores: cerró 2012 con el 24.7% de su población activa en paro, porcentaje que subirá al 27% este año y que bajará ligeramente el que viene al 25.7%. En cuanto a los datos sobre la deuda pública, he aquí los datos de la UE: este año fue del 161.6% del PIB, crecerá al 175.6% en 2013 y bajará ligeramente en 2014 al 175.2%.

Ante esta situación, los griegos no se resignan. A pocos días de que llegue una delegación de la Troika, para comprobar si el Ejecutivo está cumpliendo con los compromisos adquiridos en el Memorándum de entendimiento para aprobar los tramos de ayuda contenidas en el rescate del país, todo el sector de la Administración Pública convocó la primera huelga del año (la segunda si se tiene en cuenta el paro sectorial del 31 de enero contra la unificación de servicios públicos), con el matiz de que la del día 20 de febrero fue general.

Los convocantes fueron los dos sindicatos mayoritarios de la Adminstración, GSEE y Adedy, -que representan a 2.5 millones de trabajadores-, que organizaron en paro contra el recorte de los sueldos y como respuesta a las “políticas de vida muerta que han exprimido la vida de los trabajadores, empobrecido a la sociedad y sumido a la economía en la recesión y la crisis”, apuntó un portavoz de GSEE. Denuncian el avance de la pobreza, tras seis años de ajustes y recortes sociales que, en el sector público, se traduce en una pérdida del 40% del poder adquisitivo. Grecia presenta la tasa de desempleo juvenil más alta de la UE a 27, con el 61.7% de los menores de 25 años en paro.

Al paro también se sumaron los periodistas griegos, que secundaron la huelga un día antes, para que durante el día de la huelga no hubiera prensa en los kioskos, lo que motivó que la visita del presidente francés, François Hollande, a Grecia, se realizara en mitad del silencio informativo de los medios griegos.

La huelga general número 30 convocada desde 2009, según The Wall Street Journal, resultó un éxito; se paralizó el 80% del país y, de nuevo, el día concluyó, como viene siendo habitual desde el estallido de esta crisis, en una marcha multitudinaria a la plaza Syntagma, a la que asistieron entre 40.000 y 200.000 personas, según fuentes policiales y sindicales.

Quizás por esta razón, el Gobierno de Samaras, que aprobó el año pasado el recorte del presupuesto en 13.500 millones a cambio de 50.000 en forma de créditos de la UE y el FMI, anunció un proyecto de ley dirigido a restringir el derecho a huelga, que se prevé que esté listo a finales de este año y que busca que regular lo que denomina la “movilización forzosa” de los trabajadores de sectores clave, como la que vivieron hace unas semanas los trabajadores del metro de Atenas. Se establecería como condición para ir a la huelga el acuerdo de la mayoría de los trabajadores de la empresa o sector y no de la mayoría de la asamblea de trabajadores, como ocurre hasta el momento.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Grecia, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.