La muerte de Chávez y su proyección mundial

Venezuela, país que ocupa el puesto número 33 en términos de superficie, y el 38 según su población [28.946.101 habitantes], con un PIB de 410.609 millones [puesto 33], es noticia de portada en todo el mundo por la muerte del presidente electo, Hugo Chávez. El suspenso en su investidura, por el agravamiento del cáncer que finalmente acabó con su vida ayer, a las once de la noche, hora española, colocó al país en una situación de incertidumbre política con connotaciones geoestratégicas en todo el mundo. Chávez, en el poder desde 1999, representó una de las más firmes e icónicas oposiciones al Nuevo Orden Mundial, con EEUU como epicentro, sostenido por sus socios tradicionales, apoyo que sólo comenzó a resquebrajarse en la antesala de la guerra de Irak.

Dejando a un lado lo controvertido de su figura -que se puede comprobar en un rápido repaso a lo que se cuenta desde los medios de comunicación generalistas españoles y/o visionando el movimiento sobre el presidente venezolano en Twitter-, lo cierto es que Chávez fue un referente para una serie de países que habían sufrido, como nadie, los efectos de lass recetas del Consenso de Washington, recetas que igual mejoraron parte de los ratios macro de sus economías pero que profundizaron los índices de desigualdad y pobreza en economías ricas en materias primas, recién abiertas a los mercados mundiales mediante procesos de privatizaciones de empresas públicas de las que pueden hablar, y mucho, buena parte de las empresas de titularidad española que hicieron su agosto entrando en economías como la colombiana, la argentina, la boliviana o la venezolana.

El control de sus economías se produjo mediante el compadreo de sus respectivas oligarquías con las instituciones internacionales (FMI, Banco Mundial, OMC), interesadas e la apertura de los mercados, al coste que fuera. Enfrente encontraron una nula oposición, debido, en buena medida, a los efectos que causaron las dictaduras militares del Cono Sur y Centroamérica durante los años 60, 70 y 80. La ola democratizadora en América Latina -según terminología de Samuel Huntington- se encontró con que no había más alternativa política que la que representaban las clases de poder tradicionales. La combinación del factor económico y político se traduce en una sitaución sin la que no se puede entender la llegada de Hugo Chávez.

Su ascenso obligó a reconsiderar la implantación de líderes similares en países que, a partir de este momento, exigieron el cumplimiento de contratos, con modificaciones de los sistemas fiscales y con la nacionalización de sectores estratégicos como política esencial de país.

En clave exterior, las alianzas de países como Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua, en torno al ALBA, y las buenas relaciones con Brasil (durante el mandato de Lula y después) y con Colombia, una vez que Alvaro Uribe dejó el poder, se tradujo en una nueva retórica frente a la tendencia de EEUU de usar América Latina como su patio trasero –en virtud de la Doctrina Monroe (1823) y su reafirmación con el llamado Corolario Roosevelt (1904) según la cual si un país americano amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el gobierno estaba obligado a intervenir en los asuntos de ese país para “reordenarlo”–.

Europa, como aliado de la potencia vencedora de la Guerra Fría, entró en la misma categoría, y las relaciones de buena parte de estos países con España lo ponen de manifiesto: cumbres anuales iberoamericanas cada vez más irrelevantes, confrontación desde Madrid -sobre todo durante los mandatos de Aznar- en la época en la que la economía española crecía y cura de humildad en este momento, con amenazas nunca explicitadas tras los procesos de nacionalización.

Guste más o menos, se entienda bien o mal, Chávez y su movimiento bolivariano ha supuesto la única amenaza real al neoliberalismo y a la tecnocracia como régimen sustitutivo de la democracia representativa, y eso explica por qué hoy el presidente electo ocupa las portadas de los principales diarios de EEUU, España e Italia. En el caso de la prensa británica y francesa, sólo llegó a los diarios que realizaron segunda edición, algo uqe no sucede, nunca, en la prensa alemana, que hoy presenta unas portadas antiguas.

La interpretación que de lo ocurrido en Venezuela se aporta desde España no sólo confirma una visión sesgada de procesos políticos que, cuando menos, deberían llamar la atención, sino que cierra la puerta a aprender de experiencias que, quizás, podrían servir para revitalizar unos sistemas políticos, los nuestros, apáticos y objeto de crítica por sectores cada vez más amplios de la sociedad.

Por cierto, nunca me consideré simpatizante del chavismo y rechacé muchos de los modos y decisiones del presidente venezolano, sobre todo en lo relativo al control de los medios de comunicación y a un reparto más igualitario de la riqueza.

Chávez en la prensa española

vozgalicia_06-03 abc_06-03 elcorreo_06-03 elmundo_06-03 elpais_06-03  larazon_06-03 lavanguardia_06-03elperiodico_06-03

Chávez en la prensa anglosajona

wsj_06-03 boston_globe_06-03 newyork_times_06-03 washington_post_06-03usa_today_06-03Time

the_times_06-03  the_independent_06-03

Chávez en la prensa continental

stampa_06-03 corriere_della_sera_06-03 ilmessaggero_06-03  repubblica_06-03lefigaro_06-03

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Venezuela. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La muerte de Chávez y su proyección mundial

  1. santimlz dijo:

    intoxicación mediática contra Venezuela y lecciones de democracia española:

    http://wp.me/p1NuYX-bf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .