Celeste: 20 millones de desencantados

Entrega mensual del barómetro de Celeste-Tel sobre intención de voto [Ver documento en el siguiente enlacel: http://cort.as/3qim], trabajo realizado a partir de los datos de 1.100 entrevistas recogidos los días 1 y 5 de abril, que sigue la tendencia que reflejan otros trabajos demoscópicos: aumento de la fragmentación del voto, pérdida de apoyo de las formaciones centrales del sistema de partidos y, sobre todo, una abstención histórica.

Según los datos que se difunden en este trabajo, manejan una participación de 44.3% del censo (35.779.461 electores en las elecciones del 20N de 2011), casi 30 puntos porcentuales menos que los que acudieron a votar en las últimas elecciones (73.69%).  Hablamos de que 20 millones de votantes se quedarían en su casa si mañana hubiera elecciones (19.929.159), esto es, 55.9 % del censo.

Si nos fijamos en la participación de acuerdo a la variable de edad, tenemos una conclusión muy clara: en todos los grupos arrasa la abstención, aunque especialmente relevante es el 60.9% de los electores de 18 a 30 años que preferiría quedarse en su casa. En este grupo, la segunda opción preferida sería Otros (10.9%), un buen mensaje para formaciones como Equo, cuyo target se encuentra en este grupo.

Celeste2

Entre los votantes de 31-44 años, el 54.5% también se manifiesta contrario a acudir a las urnas; los que lo harían, optarían por el PSOE como primera opción (11.4%), dinámica que no se repite en el resto de grupos, que, tras la abstención, preferirían al PP (14% entre electores de 45 a 64 años y 17.7% entre los electores de más de 65 años). La abstención en estos dos grupos llegaría al 53.2% y al 55.9%.

El 47.0% de los que irían a votar, lo harían por el PP, que volvería a ser la formación más votada con el 30.4% de los votos,  1.4% respecto al barómetro del pasado mes [el análisis se puede consultar en el siguiente enlace: http://cort.as/3q4q] y nada menos que -14.2% respecto al resultado obtenido en las urnas en las últimas elecciones, según datos electorales recogidos de la web del Ministerio de Interior, porcentaje que no se corresponde con los que aporta la empresa responsable de este trabajo. Celeste Tel realiza atribución de escaños, un trabajo bastante osado teniendo en cuenta el universo que se emplea en el trabajo de campo: el PP se habría dejado en los 16 meses que lleva en el Gobierno entre 41-50 asientos, situación inédita en tan poco espacio de tiempo:

Celeste

Como viene siendo habitual, el descalabro del PP, que implica que, por primera vez en nuestra historia reciente, el partido más votado gobernaría con menos de un 30% de apoyo electoral, no lo recupera el PSOE, rompiendo una dinámica asentada en el bipartidismo imperfecto que era el sistema político español. De esta forma, el PSOE pierde apoyo respecto al barómetro del mes de marzo y lograría hoy 27.1% de los votos (-0.7% respecto al barómetro de marzo), alejándose también -0.8 puntos del resultado que obtuvo en las urnas (28.7%). Aun así, los 110 escaños actuales podrían convertirse en 112-118, acercándose al nivel que el PSOE alcanzó durante la etapa de Almunia, en 2000.

El desgaste de los grandes partidos es compensado, en parte, por otras fuerzas de implantación estatal. IU pasaría de tener el 6.9% de la representación a 13.9% ( +7 puntos) y duplicaría con creces el número de escaños: de 11 a 26-28 diputados. Lo mismo ocurre con UPyD, que pasaría de 4.7% votos a 8.6% (+3.9%) y de 5 a 13-16 diputados, lo que le llevaría a triplicar su representación en sólo dos legislaturas.

Si comparamos la estimación de ambas formaciones con los últimos meses, vemos cómo parece que ambas formaciones han tocado techo: IU se asienta ganando 1 punto respecto al avance registrado en marzo, mientras que UPyD insiste en haberse dejado medio punto. Recordemos que, durante estas semanas, se han difundido las meteduras de pata de Toni Cantó sobre la violencia de género -ampliamente difundidas por los medios de comunicación- y que Rosa Díez, líder indiscutible de la formación, se caracteriza por tener un perfil bajo.

En cuanto a la fidelidad del voto, encontramos que, de las tres formaciones más votadas, IU es la que mantiene más alta el grado de conexión con su base social: entre los que le votaron el 20N, el 65.6% repetiría el sentido de su voto aunque un 28.5% optaría por la abstención. En el caso del PSOE, el 56.1% de sus votantes volvería a repetir el sentido de su voto, el 28.5% engrosaría el grupo de la abstención y un 11.9% optaría por IU. Más problemas tiene el PP: el porcentaje de votantes que repetiría el sentido de su voto (47%) es muy parecido al porcentaje que preferiría abstenerse (41.5%). Además, un 5.9% votaría hoy a UPyD.

También resulta interesante analizar la variable intención directa de voto, simpatía y recuerdo de voto, sobre todo porque nos permite hablar de suelos y techos electorales. Los datos no llaman a engaño: el PP sigue teniendo un problema de credibilidad, ya que una parte de su electorado percibe que sus siglas no resultan simpáticas, por lo que olvida conscientemente que le dio su apoyo en las urnas. Así, el voto real es 11.4 puntos porcentuales superior a la intención de voto hoy combinada con la simpatía.

Celeste3

Esta situación no se repite con ningún partido. El PSOE suele presentar mejores datos de recuerdo y simpatía (en este caso, tanto el recuerdo de voto como la estimación voto directo+simpatía es superior al resultado real), algo que en los último tiempos se repite también con IU (que hasta no hace mucho veía como solían coincidir estas variables, lo que implicaba un techo electoral claro) y UPyD: el sondeo de Celeste-Tel le otorga un porcentaje de voto+simpatía mayor que el que suele manejar, por ejemplo, el barómetro del CIS.

No hay novedades tampoco sobre el ambiente social y la percepción de la crisis por el elector. Como viene siendo habitual, los electores sólo manifiestan confianza por el futuro de la sanidad pública, la enseñanza pública y la estabilidad laboral a corto y medio plazo. En este sentido, la sanidad aumenta una décima, hasta los 5.7 puntos (+0.1 respecto a hace un mes) pero 1 puntos menos respecto al mes de marzo de 2012. La confianza en la enseñanza pública se mantiene estable (5.2) aunque sigue la caída de 0.7 respecto a hace un año.

Por otra parte, aumenta la percepción en cuanto a la probabilidad de encontrar trabajo (de 2.7 a 3-0)  y  caen las expectativas de mejora empresariales (de 2.7 a 2.5, -1.7 respecto a hace un año) aunque mejora una décima las expectativas sobre el futuro de las pensiones (de 3.7 a 3.9 puntos, aunque -1.4 respecto a la confianza que manifestaba hace un mes).

Consideraciones

Sondeos

  • El domingo, el sondeo de Metroscopia para El País planteaba un escenario con 17 millones de abstencionistas. El sondeo mensual de Celeste-Tel amplía ese espectro hasta los 20 millones. Eso se explica por una participación inferior al 50%, algo que no ha ocurrido en nuestra historia parlamentaria en unos comicios legislativos.
  • A pesar de que las estimaciones de Metroscopia y de Celeste-Tel vayan en la misma dirección, se nos antoja harto difícil plantear un escensario en el que el 30% de los votantes que acudieron a las urnas el 20N de 2011 dejara de hacerlo en el caso de convocar unas elecciones.
  • Sí es más que probable que la cifra de abstención sea elevada -sobre todo por el descrédito, entre sus votantes tradicionales, a las opciones de PP y PSOE- pero resulta poco creíble manejar escenarios de participación similares a los de unas elecciones al Parlamento Euorpeo o a un referéndum consultivo del tipo del Estatut de Cataluña.
  • Se percibe cierto estancamiento en la estimación del voto: el PP sería la fuerza más votada -y mejora respecto al resultado de Celeste-Tel de hace un mes [ver análisis en el siguiente enlace: http://cort.as/3q4q]; el PSOE pierde apoyos, aunque no llega al nivel de estimación que le daba Metroscopia este fin de semana
  • Con todos los peros que queramos, sería conveniente que alguien tomara nota de los datos que arrojan los trabajos demoscópicos, sobre todo en relación al vínculo de los electores más jóvenes con el sistema político.
  • No viene de más recordar lo que ocurre cuando las opiniones partidistas de un grupo/formación/generación no encuentran acomodo en el sistema, bien porque no hay sensación de participación y de pertenencia, bien porque entiende que no le representa, bien porque entiende que no existe utilidad en trasladar sus reivindicaciones políticas dentro del sistema.
  • Esa tendencia repercute en el ascenso de IU y UPyD, que siguen en niveles de hace un mes y lejos del 15.6% y del 13.7% que le otorgaba Metrosopia este fin de semana, pero también en los niveles de abstención.
  • Si se diera este resultado, en el caso de convocar elecciones, tendríamos dos tipos de votantes: los que por sistema no votan, en buena medida por desinterés, y los desencantados del sistema, que deciden, de esta forma, no participar. Dado el perfil de muchos de esos votantes, no sería descabellado pensar en fórmulas al margen del sistema, como las que se están dando para cubrir los agujeros que deja el Estado en la atención a dependientes, personas en riesgo de exclusión social o directamente fuera de de los cauces del Estado de bienestar. Es cuestión de tiempo que la atención social se materialice en formas de organización pseudopolíticas.

Los estudios demoscópicos inciden, todos, en plantear una situación de estancamiento que, por la mínima, beneficiaría a PSOE y PP, que serían las dos fuerzas con más apoyo político -si entendemos que la abstención ha de interpretarse como la desmovilización polítia-. Si se prioriza la gobernabilidad, ambas formaciones estarían condenadas al entendimiento mutuo para garantizar cierta estabilidad, con las implicaciones que ello supondría de cara a citas electorales futuras, sobre todo porque los sectores más críticos con el sistema son los jóvenes.

Llevamos meses leyendo cómo las señales van en la misma dirección, unas señales que no se reciben o se interpretan en una dirección incorrecta por parte de las formaciones centrales del sistema de partidos español.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en IU, PP, PSOE, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Celeste: 20 millones de desencantados

  1. Pingback: Celeste Tel: 6 de cada 10 votantes optarán por PP y PSOE | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .