La letra pequeña de la solución chipriota

No hay sorpresas. Tras la aprobación del rescate de la economía de Chipre, su economía se hundirá este año un 8.7% del PIB, con previsión de otra caída del 3.9% en 2014, según hicieron público la Comisión Europea y el BCE en un informe sobre Sostenibilidad de la Deuda Pública, que reconoce: “La asunción de pérdidas por parte de los depósitos no asegurados provocará una pérdida de riqueza que reducirá el consumo privado y la inversión empresarial. Esto, unido al impacto de las medidas de consolidación fiscal ya tomadas, y de las nuevas medidas acordadas, resultará en una aguda caída de la demanda doméstica”.

Antes del rescate, la previsión de la CE apuntaba a una caída del PIB chipriota del -4.5% (+4.2% de la previsión actual) para 2013 y de -3.8% para 2014, niveles muy parecidos a los que la CE estimó para el próximo año [Ver datos completos en el siguiente enlace: http://cort.as/3XUs]:

CapturaCE

De

De acuerdo a las previsiones de Bruselas, la economía de Chipre no volverá a crecer hasta 2015, cuando su PIB se incrementará un 1,1%. Por su parte, la deuda pública de Chipre, que cerró 2012 en el 86,5% del PIB, escalará al 109% este año y al 123% en 2014 (+25 puntos respecto a la previsión de la CE antes del rescate), hasta llegar a un máximo del 126,3% en 2015. El déficit público, en cambio, bajará del 5,8% de 2012 hasta el 0,2% en 2016, aunque no se podrá alcanzar el superávit hasta 2017 debido al pago de intereses y servicios de la deuda

Horas después de recibir las noticias de lo que implicará el rescate, desde Chipre se confirmó que finalmente el país necesitará 23.000 millones de euros y no los 17.000 iniciales  (el equivalente a su PIB). El Eurogrupo ya ha dejaedo claro que sólo aportará los 10.000 millones comprometidos, de manera que le corresponde a Nicosia  hacer frente al agujero de los 13.000 restantes, el  56% del total, con medidas de recorte y subidas de impuestos.

El motivo de este desfase, según el Ejecutivo, tiene que ver con la  herencia recibida, materializada en tardanza en actuar del anterior Ejecutivo y  la fuga de capitales: “Cuando tienes tantas salidas de dinero de los bancos locales, desafortunadamente, se llega a esta cantidad (…). Lo que se deduce del informe es que el Gobierno anterior, por haber actuado de esa manera irresponsable, ha llevado al país a esta tragedia económica y ha provocado un aumento (de las necesidades de financiación) hasta los 23.000 millones de euros, a pesar de que la cantidad acordada en el primer memorándum, en noviembre, era de 17.500 millones”, aseguró el portavoz gubernamental.

Entre las medidas que el Ejecutivo de Nikos Anastasiadis pondrá en marcha figuran: el cierre del Laiki Bank, la quita sobre la deuda y los depósitos no garantizados por encima de 100.000 euros, el aumento del impuesto sobre sociedades y las tasas de plusvalías, además de la privatización de empresas públicas.

Mientras tanto, Chipre ha relajado el corralito impuesto sobre los capitales: amplía a 300.000 euros el tope máximo de dinero para las transacciones a nivel nacional, elevar de 5.000 a 20.000 euros el límite para los pagos en el extranjero, que ya no estarán sujetos a una autorización previa, y quienes viajen fuera el país podrán llevar consigo hasta 2.000 (el doble que el límite actual).

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Chipre, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .