El PP da la legislatura por perdida

Catorce meses después de su llegada a la Moncloa, el Gobierno del PP da por perdida la legislatura. En un Consejo de Ministros celebrado en mitad de una gran expectación, la vicepresidenta del Ejecutivo y dos los ministros económicos comparecieron para confirmar la evidencia: Moncloa ha tenido que corregir sus previsiones para este año y asume que, hasta 2016, ocho años después del impacto de la crisis en España, la tasa de desempleo no bajará del 25%, +3 puntos respecto al 22% con el que se la encontró Rajoy cuando las urnas desalojaron al PSOE del Ejecutivo.

Mariano Rajoy, que volvió a renunciar a liderar el proyecto de país que defiende, cedió el protagonismo a Soraya Sáenz de Santamaría, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, que pusieron voz a las nuevas previsiones del Gobierno, que van en la senda de lo apuntado por los organismos internacionales.

A juzgar por la rectificación gubernamental, encontramos dos evidencias: por un lado, que parece que dichos organismos parecen más pegados a la realidad macroeconómica del país. Por otro lado, que en España, como en Grecia o Portugal, no sólo no han funcionado las recetas elaboradas por la Troika, implantadas con alegría en la última etapa del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero y por parte de Mariano Rajoy, sino que han hecho del país un ejemplo de libro de que las medidas de austeridad, obsesionadas con el recorte del déficit público, llevan al hundimiento de la economía y al aumento del desempleo, iniciando así una espiral de autodestrucción made in UE.

El Gobierno certificó que éstas son sus previsiones macroeconómicas:

  • Habrá una caída del 1.3% del PIB de la economía, 0.8 puntos más que la previsión inicial, corregida por todos los organismos internacionales. Según Luis de Guindos, la economía española volverá a crecer al 0.5% en 2014 y sólo en 2015 se prevé que crezca al 1%.
  • La tasa de paro cerrará 2013 en el 27.1%, es decir, el mismo nivel que arrojó la última EPA conocida. Seguirá siendo del 26.7% en 2014, del 25.9% en 2015 y sólo bajará del 25% en 2016: 24.8% de la población activa.
  • El déficit público previsto para este año será del 6.3% del PIB, es decir, el mismo nivel que debería haber cumplido en 2012, según el acuerdo firmado con el BCE y la CE tras el rescate bancario. En 2014 aún será del 5.5% y sólo en 2016 bajará del 3% comprometido (2.7%). Según el titular de Industria, la relajación del déficit al 6.3% este año supondrá ahorrar 20.000 millones de euros.
  • Se fija un objetivo de déficit para las CCAA del 1,2% en 2013, 0.8 más que la cifra fijada; se aplaza su distribución a las negociaciones. Casi todo el mundo da por seguro que habrá un reparto asimétrico del cumplimiento de esta cifra.
  • La deuda pública se disparará del 84.2% con el que cerró 2012 hasta el 99.8% en 2016. Recordemos que en 2008, esta cifra era del 39.5%.

Además, prometió las siguientes medidas en lo que pomposamente denominaron programa nacional de reformas:

  • Rajoy dijo esta semana que no habría subida de impuestos y, como siempre, no dijo toda la verdad. El Gobierno mantendrá la subida del IRPF hasta 2014, año en el que comienza el ciclo electoral con los comicios al Parlamento Europeo.
  • Ley de Desindexación: servirá para desvincular precios públicos de la variación de la inflación, medida por el IPC. En pleno debate sobre las pensiones, y a pesar de que Sáenz de Santamaría negara la mayor, la medida suena a un globo sonda para situar este marco en la agenda.
  • Impuestos medioambientales y tasas a los depósitos bancarios (los partidarios de la tasa Tobin deberíamos estar celebrando el reconocimiento y la adopción de lo que antes se tachaba de locura).
  • Eliminación de deducciones en el impuesto de sociedades a las grandes empresas.
  • Reforma de la Administración local, con la que se pretenden ahorrar 8000 millones de euros, sin aportar más detalles.
  • Ley de apoyo al emprendedor, la primera norma que Mariano Rajoy prometió llevar al Congreso si ganaba los comicios, aún pendiente en el cajón. Se pretende impulsar el perfil internacional de las pymes y habrá incentivos fiscales para que los emprendedores de otros países se instalen en España (pero cuando se hace lo mismo en otros países hablamos de dumping fiscal).
  • Ley de unidad de mercado para que haya una licencia única en toda España.
  • Se reformarán los colegios profesionales, la regulación del sector público y el sistema de pensiones, en estudio por el comité de sabios nombrado por el Ejecutivo.

Los datos del cuadro macroeconómico ponen en evidencia los efectos que el programa de ajuste ha tenido y tendrá para España, con todas sus variables macroeconómicas en claro deterioro y con la escandalosa cifra del paro, que nos sitúa a la cabeza de la UE, por encima de países como Grecia (26%) y Portugal (17.5%).

Las previsiones del Ejecutivo manejan que, durante la legislatura, gracias a la política económica del PP, España habrá perdido 1.3 millones de empleos, con lo que eso supone en términos de drama personal y en términos de país, en forma de prestaciones por desempleo, contracción del consumo y presión sobre el pago de pensiones. Así fue como reflejaron los principales diarios nacionales los anuncios de Moncloa:

EM 26-04ABC 26-04

LR 26-04EP 26-04

LV 26-04

El escenario resulta aún peor si se recuerda que el principal argumento del PP, durante la larguísima campaña electoral que terminó con su mayoría absoluta el 20 de noviembre de 2011, fue que tenía un programa para salir de la crisis del país, de la que culpó al partido en el Gobierno, con la recuperación de argumentos falsos pero muy asentados en la memoria colectiva a propósito de su papel en el llamado milagro español de 1996. Desde Mariano Rajoy hasta el último de los dirigentes del PP fijaron el crecimiento económico y la creación de empleo como prioridades, gracias a recetas que llevarían, según Esteban González Pons, a crear tres millones de empleo en la legislatura.

Hoy confirmamos que o bien el PP carecía de un programa económico o bien el que tenía partía de supuestos falsos sobre la situación de la economía española y europea.  Recordemos que su llegada el poder significó el inicio de la aplicación de medidas económicas basadas en el cumplimiento férreo del objetivo de déficit público impuesto por la UE, constitucionalizado desde la reforma constitucional para incluir el techo de gasto y la prioridad del pago de la deuda externa realizada al alimón entre PP y PSOE durante el mes de agosto de 2011.

Con este fin, procedió a lo que, desde Moncloa, se denomina programa de reformas y que, en la práctica, se ha traducido en recortes del gasto público, el adelgazamiento del Estado de bienestar, la recentralización de las competencias de las CCAA y la repetición de anuncios de reformas: la ley de emprendedores, el retraso del pago del IVA a las pymes que no hayan cobrado sus facturas, la ley de unidad de mercado, reformas de la Administración local, etc.

El primer tajo al gasto público llegó en diciembre de 2011, cuando anunció la puesta en marcha de medidas, como la subida del IRPF, que se tradujeron en el recorte de 15.000 millones de euros. En marzo de 2012, tras el fiasco de las elecciones andaluzas, anunció los PGE de 2012, con un recorte del gasto de 27.000 millones, repartidos en todos los ministerios. Una semana después, a través de una nota de prensa, anunció el recorte de 10.000 millones adicionales en educación y sanidad. En julio, después de ejecutarse el rescate bancario y bajo la amenaza del rescate total, se anunció el “recortazo”, con el que el Gobierno pretendía ahorrar 65.000 millones en dos años gracias a medidas estrella como la subida del IVA o la supresión de la paga extra de los funcionarios, que sacó a la calle a miles de personas.

En este momento, el relato del Gobierno sitúa 2014 como el año de la recuperación -antes era 2013-, se defiende su política económica como la única para evitar el colapso del país y baja los brazos ante el dato de desempleo que arrojan todas las cifras, y que invita a quien lo desee a emigrar. A pesar de las evidencias, cabezas pensantes como la de Carlos Floriano demanda no centrarse en la “ceguera del dato del paro” y Esperanza Aguirre pone el acento en el valor que para España supondrá que los jóvenes cerebros abandonen el país por motivos económicos.

Podemos discernir la gravedad del asunto la reacción del director de El Mundo, defensor de Mariano Rajoy entre 2008 y 2011 (tras sus veleidades en la legislatura anterior), que en Twitter valoró las medidas del Ejecutivo de esta forma:

CapturaPJ2

CapturaPJ

Tampoco merecen desperdicio las portadas de la prensa escrita de este sábado, con curiosidades tan llamativas como que ABC relegara a segundo lugar el drama del desempleo (priorizando la entrega de un premio recogido por las hijas de Arnaldo Otegi y de Jesús Eguiguren, como símbolo del proceso de convivencia abierto en Euskadi) o que La Razón incidiera en que habrá crecimiento (¡¡¡¡en 2014!!!!) sin ajustes, obviando que todas las variables del cuadro macroeconómico del Gobierno son nefastas, con mención especial a la tasa de desempleo.

CapturaABC 27-04 CapturaEM 27-04 CapturaEP 27-04 CapturaLR 27-04 CapturaLV 27-04

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en PP, recortes, UE. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El PP da la legislatura por perdida

  1. Pingback: Realidad y ficción: A propósito de la estrategia de comunicación del Gobierno | La última en llegar

  2. Pingback: Neolengua ‘popular’ (II) | La última en llegar

  3. Pingback: El Gobierno vende recuperación con 25% de paro | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .