Islandia vuelve a los momentos previos al crash

Se cumplieron los pronósticos, aunque con sorpresa. Los partidos tradicionales islandeses recibieron la mayoría de los votos en las elecciones celebradas este fin de semana, que se saldó con un fuerte castigo a las formaciones que recibieron el mandato de la “revolución ciudadana” que se desarrolló tras el crash bancario de 2008. Especialmente significativa es la recuperación de la formación que lidera Bjarni Benediktsson, al que los sondeos situaban como segunda fuerza política y que encabecerá la formación de Gobierno.

Con el 81,4% de participación, el Partido de la Independencia obtuvo el 26.7% de los votos y gobernará con el apoyo del Partido del Progreso, favorito en los sondeos y que se queda en el segundo lugar, con el  24.4% de los votos. Ambos se habían turnado en el poder antes de que el impacto de la crisis financiera llevara a buena parte de sus ciudadanos a replantear las raíces del modelo económico, político y social del país y aglutinan al 51.5% de los electores, recuperándose del castigo electoral recibido en los comicios de 2009, cuando el Partido del Progreso obtuvo el 14.8% de la representación (-9.6 puntos respecto al resultado de ayer) y el Partido de la Independencia el 23.7% (-3  puntos de los recibidos ayer).

Las urnas arrojan un fuerte castigo al Partido Socialdemócrata, que se deja más de 16 puntos (pasa del 29.8% de los votos en 2009 al 13.5%) , y el Movimiento Izquierda Verde, que pierde casi la mitad del electorado: pasa del 21.7% al 11.4%. El batacazo llevó a que la candidata de los socialdemócratas, Jóhanna Sigurdardóttir, valorara el resultado en estos términos: “Estoy muy triste. Es un resultado democrático, pero las pérdidas son mayores de lo previsto. Hemos que tenido que adoptar medidas impopulares como recortes y subidas de impuestos, pero esperaba que consiguiésemos más votos”.

Entre los beneficiados del derrumbe del apoyo a las formaciones que aglutinaron el descontento ciudadano figuran el Brigh Future, la formación del alcalde de Reikiavik, uno de los líderes que surgieron de la movilización ciudadana (que se hace con el 7.8% de los escaños del Parlamento islandés), y el Partido Pirata, que logra el 6.2% de los votos y logra el mejor resultado de las elecciones de los distintos países en los que se ha presentado.

Si revisamos los sondeos sobre intención de voto difundidos antes de los comicios [Ver análisis en el siguiente enlace: http://cort.as/3yNK], comprobamos que las estimaciones respecto al Partido del Progreso se corrigieron a la baja (la media de los trabajos superaba el 30%, 6.5 puntos más que los conseguidos), igual que en relación al partido socialdemócrata. Acertaron y mejoraron el apoyo que iba a recibir el Partido de la Independencia y mejoraron los resultados que obtuvieron Los Verdes. Lo mismo ocurrió con el Bright Futuro, que se quedó en la media de las estimaciones, registrándose cierta sorpresa respecto al Partido Pirata, al que algunos sondeos situaban en el entorno del 5%.

Entre las razones que explican este resultado figuran:

  • La “normalización” de la economía tras la situación de excepcionalidad vivida en 2008, cuando se decretó la bancarrota de las tres entidades bancarias del país – Glitni, Landsbanki Islands y Kaupthing-, el 85% del sector financiero y la expulsión del Gobierno tras la movilización ciudadana que se plasmó en la “revolución de las cacerolas”.
  • En 2012, Islandia creció un 1.2% del PIB (tras la caída del 8.7% de 2010) y, aunque su tasa de inflación no es baja (4%), sus efectos no se notan en el dato de paro (5%) o como un problema acuciante en términos de deuda privada (100% del PIB islandés). Tampoco se percibe como problema de país que la deuda pública haya pasado del 28% del PIB en 2007 al 130% en 2011
  • El castigo a los partidos salientes llega tras su incapacidad para abordar la reforma de la política de cuotas de pesca o la nueva Constitución, impulsada por una iniciativa popular, que permanece en el cajón de los temas pendientes por resolver, sobre todo si se tiene en cuenta que Partido de la Independencia, vencedor de los comicios,  estaría en contra del contenido del texto constitucional.
  • Tampoco ayudaron las disputas internas respecto  al pago de indemnizaciones a ciudadanos extranjeros (británicos y holandeses, en su mayoría) que habían invertido en los depósitos del banco Icesave. La negativa al pago de ese dinero con los bienes del Estado, presente y futuro, hizo saltar el nombre de Islandia en la escena mundial, con mención expresa en la movilización del 15M español.
  • El castigo a las formaciones alternativas viene explicado, también, por su falta de ambición a la hora de afrontar una reforma total del país. Si bien hubo consenso ciudadano en la catarsis vivida a finales de 2008 y en 2009, faltó el empuje ciudadano final para abordar la elaboración del texto constitucional remitido al Parlamento, votado en referéndum en octubre de 2012 por menos del 50% del electorado; de los que lo hicieron, el 66% votó a favor del sí.

Islandia, a pesar de ser un país minúsculo y muy poco poblado, es el ejemplo perfecto de un proceso político puesto en marcha por el enfado ciudadano pero incapaz de cambiar sus propias estructuras. Este falta de empuje viene explicado por las altas dosis de conservadurismo que subyace en la acción de la ciudadanía, a medio y largo plazo, unelemento a tener en cuenta para analizar las protestas que se registran en otros países hacia sus instituciones y, en general, hacia el poder político.

Islandia confirma que estamos ante un nuevo caso de “gatopardismo”, que convendría analizar bien para extraer lecciones a corto y medio plazo, sobre todo si se tiene en cuenta la deriva de la situación política en países como Italia, en España (donde, a pesar de todo, el PP volvería a ser la fuerza más votada), en Grecia (que vive su particular bloqueo político) o Portugal, donde los ciudadanos estarían dispuestos a votar, de nuevo, al Partido Socialista, la misma formación que echaro del poder hace dos años.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, Islandia, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Islandia vuelve a los momentos previos al crash

  1. Pingback: Islandia vuelve a las urnas y se espera un giro a la izquierda | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.