Rajoy comienza a construir el relato de su legado

Primera comparecencia pública de Mariano Rajoy tras el Consejo de Ministros en el que el Ejecutivo fijó su nuevo plan macroeconómico para los próximos años, unas previsiones que rectifican las anteriores y que arrojan un saldo negativo en todas las variables hasta 2016, sobre todo en relación con la tasa de desempleo (que sólo ese año bajará del 25%) y de deuda pública, que se disparará al 100% del PIB.

En la línea de lo avanzado este fin de semana por el ministro de Economía, Rajoy insistió en que estamos ante unas previsiones conservadoras y creíbles a nivel internacional y apostó por que, al final de la legislatura, las variables serán positivas y se comenzará a crear empleo. Hasta ese momento, demandó a la ciudadanía paciencia, aseguró que será difícil que se noten los efectos (positivos) de las medidas adoptadas e insistió en que, aunque no lo parezca, el Gobierno tiene un plan y sabe lo que tiene que hacer.

Rajoy estuvo acompañado por el presidente de  turno de la UE, el primer ministro de Irlanda, otro de los países rescatados de la zona euro, y tiró de argumentario monclovita: el Gobierno tenía un plan pero, debido a la herencia recibida, se encontró, en 2011, con un desequilibrio macroeconómico muy fuerte y se puso en acción para corregirlo, asegurando que, cuando se consiga dicho equilibrio (materializado en un recorte del déficit público del 9.2% a casi el 7% del PIB) se comenzará a crecer y, entonces, se procederá a crear empleo.

En este sentido, aseguró que su Gobierno prefiere decir la verdad y no realizar previsiones irreales, como, suponemos, las que aseguraban que en 2013 la economía española caería un 0.5% del PIB o la que descartaba que la tasa de paro llegara al 27%. De esta forma, Rajoy incidió en las ideas que han comenzado a difundirse en los argumentarios del PP:

  • El ajuste ya se ha realizado y, ahora, sólo queda acometer una agenda reformista para preparar la economía para el crecer, algo que llegará antes de lo que se piensa. Los negros augurios que se plasmaron el viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros sólo se dirigían a contentar a los socios internacionales, en un intento de sonar creíbles.
  • El momento del crecimiento económico llegará cuando nuestro entorno salga de la recesión. En este sentido, Rajoy apuntó que la UE es la única zona geográfica del mundo que sigue en recesión, sin la mínima autocrítica hacia las decisiones adoptadas por la misma UE, medidas económicas que ha ralentizado el crecimiento de los países y,en el caso de la periferia, ha hundido sus economías con un impacto directo en la destrucción de empleo
  • La versión oficial es que la UE ha hecho bien las cosas (argumento que se contradice con la recesión en la Eurozona), aunque Rajoy insiste en avanzar en la unidad bancaria y fiscal y en activar la recapitalización directa de los bancos, ignorando, quizás, que desde Alemania ya han dejado caer que esa inyección de dinero deberá ser respaldada por el Estado del banco en cuestión.
  • A pesar de todo, defensa de que España ha ganado en competitividad respecto al exterior, obviando, por supuesto, que el saldo positivo de la balanza comercial se explica por el hundimiento de las importaciones tras el frenazo del consumo, o que la competitividad económica de España se explica por la devaluación salarial.
  • Distitos membros del PP, comenzando por el propio Rajoy, destacaron la mejora del diferencial de la prima de riesgo respecto a Alemania, obviando que está en los niveles en lo que estaba cuando el PP ganó las elecciones o que hasta mayo de 2010 se mantenía en niveles inferioes a los 150 puntos básicos

Rajoy, en un tono que a veces parecía cercano al enfado ante las preguntas de los periodistas (dos por parte de cada país), insistió en que su Gobierno le dirá la verdad a los españoles, en un intento, quizás, de recuperar ciertas dosis de la credibilidad perdida a raudales desde que llegó a La Moncloa gracias a:

  • Medidas económicas abiertamente en contra de su programa electoral
  • Notas de prensa en la que se anunciaron recortes encubiertos
  • La instauración del eufemismo como fórmula de comunicación; la aceptación de unas previsiones erróneas (por no hablar de falseadas) hasta el último momento
  • La tendencia a esconder a Rajoy, en un intento, quizás, de que el coste de las medidas adoptadas no le pase factura. Los distintos sondeos ponen en evidencia que es una decisión errónea.
  • El anuncio de medidas, luego matizadas. Ocurrió el miércoles,cuando en los pasillos del Congreso se le preguntó por subidas de impuestos. Rajoy lo negó, y, ante la prórroga de la subida del IRPF o la adopción de tasas o impuestos especiales, el presidente del Ejecutivo aseguró que se refería al IVA y al IRPF (algo que no es del todo cierto)
  • La descripción de una situación de país que ya no se creen ni siquiera los que en su momento apoyaron la lista del PP y su candidatura como presidente del Ejecutivo.

El Gobierno parece haber bajado los brazos ante la crisis y, ante esto,  reclama paciencia y confianza en una hoja de ruta que, hasta el momento, se ha materializado en el hundimiento económico (-1.3% del PIB en 2013), 6.2 millones de parados (27.1% de la población activa) y aumento exponencial de la deuda pública, que en estos momentos supera el 84% del PIB.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.