La Guerra Fría que nunca se fue

“No estamos en la Guerra Fría”. Ésta es la respuesta que algunos de los Estados de la UE y las instituciones comunitarias manifestaron públicamente al conocerse que EEUU no sólo habría espiado las telecomunicaciones en todo el mundo sino que también habría sometido a escrutinio la actividad de al menos 38 embajadas o misiones extranjeras en suelo estadounidense.

Según información facilitada por Edward Snowden a The Guardian, entre 2007 y 2010 se espiaron las oficinas de la CE en Washington y de la representación de la UE en la ONU, así como las embajadas de Francia, Italia, Grecia, México, Japón, India, Corea del Sur y Turquía, gobiernos aliados tradicionales de EEUU a pesar de la opinión mayoritaria de sus poblaciones, menos entusiastas con Washington.

Algunos de los países citados, como Francia, llamaron a consultas al embajador de EEUU en suelo francés. Alemania exigió respuestas inmediatas sobre lo ocurrido, mientras que las instituciones comunitarias solicitaron información urgente sobre lo ocurrido y advirtieron de consecuencias para los lazos políticos y las negociaciones comerciales con el Gobierno de Barack Obama.

Por su parte, el presidente de EEUU, de viaje aún en África, donde trata de recuperar la iniciativa y, de paso, menoscabar la influencia creciente de países como China o Rusia en el continente olvidado, no dudó en mostrar en público su malestar ante los pronunciamientos públicos de los líderes europeos, de los que faltó sólo decir que estaban protagonizando un ejercicio de hipocresía:  “Tendríamos que admitir que cualquier servicio de inteligencia, no solo los nuestros, los servicios europeos, los asiáticos, cualquiera, lo que hace es recoger información para tratar de entender mejor el mundo y conocer qué está sucediendo en las capitales del mundo. Si no fuera así, los servicios de inteligencia no tendrían ningún sentido”, aseguró.

El problema es que no le falta razón, y que esa razón está recubierta de la llamada “razón de Estado” para la que se ha construido una arquitectura legal que hace posible estas prácticas, que son percibidas como el mal menor que las sociedades liberales abiertas (Popper) deben asumir para garantizar su libertad y su supervivencia.

Bajo la Patriot Act, EEUU antepuso la guerra contra el terror a cualquier debate sobre los equilibrios sobre la seguridad y/o la libertad, un discurso que se gestó tras el 11S sobre las cenizas de la lógica de la Guerra Fría, que justificó los dos mandatos de George W. Bush y cuyo legado heredó Barak Obama. El presidente estadounidense, Premio Nobel de la Paz antes de iniciar incluso su mandato, confirma que, a pesar de las imágenes icónicas que nos depara desde el inicio de su mandato, es digno heredero de cierta mentalidad de EEUU como superpotencia en un mundo unipolar.

No es el único Estado. La mayoría de los países que conforman el G-8 o la OTAN aprobaron normas similares, de forma que cualquier actividad de este tipo, además de romper el principio de inocencia, se presenta como legal y legítima por parte de instituciones y los ciudadanos.

Hace unas semanas, The Guardian publicó que Reino Unido había estado espiando las posiciones de las delegaciones del G20 invitadas a Londres para hacer frente a la crisis del capitalismo materializada en la caída de Lehman Brothers, delegaciones de países aliados sobre las que el gobierno del laborista Gordon Brown quiso saber, en tiempo real, sus posiciones  y posibles modificaciones a propósito del problema que afectaba al corazón financiero del sistema.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .