Egipto: El golpe de Estado será tuiteado (y III)

El golpe de Estado de Egipto es la guinda a un ciclo de protestas que arrancó en Turquía a finales de mayo, con derivación de la protesta de la plaza Taskim a asambleas de barrio y un tipo de organización que se parece más a la del 15M español, y una respuesta de mano dura por parte del poder político e institucional.

Semanas después de acallarse la protesta, el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan emprendió acciones para solicitar información a Facebook y Twitter para determinar mensajes que hubieran instado las manifestaciones, mientras que la justicia ha paralizado el proyecto de peatonalizar y construir un centro comercial en el parque Gezi, reivindicación que cristalizó la protesta de los movimientos sociales turcos.

La protesta se extendió luego a Brasil, que durante las semanas de la competición de la Copa Confederaciones puso en evidencia que hay una parte importante de la sociedad que critica las inversiones millonarias debido a la organización de eventos deportivos  en detrimento de gasto social. La respuesta del Gobierno de Dilma Rousseff fue la de ofrecer diálogo y la convocatoria de un plebiscito sobre la reforma política del país para ahondar en las fórmulas de democratización y participación ciudadana, en clave horizontal.

Ahora la atención se dirige a Egipto, donde el golpe de Estado sólo será el inicio de un proceso que, según los expertos, tiene difícil solución ante la disparidad de las propuestas alternativas por parte de una oposición que resulta fuerte en su oposición a Mursi pero que carece de un liderazgo claro y de un proyecto de país susceptible de convencer a la mayoría.

Tras el derrocamiento de Mohamed Mursi, que el presidente no reconoce, el Ejército ha tratado de desvincularse de la vida política, y para ello se ha nombrado presidente interino al responsable del Tribunal Constitucional, que debería comandar el proceso hacia la normalización democrática y que no ha comenzado con buen pie: las fuerzas de seguridad han ordenado la detención de más de 300 líderes de los Hermanos Musulmanes y llevaron a cabo una redada en las oficinas de la cadena qatarí Al Jazeera en El Cairo, donde se llevaron detenidos a cinco de sus trabajadores:

Quizás por estos motivos, la respuesta internacional está siendo, cuanto menos, discreta. Durante los días previos al golpe de Estado, en los que se registraron enfrentamientos entre partidarios y opositores de Mursi en las calles del país  que se habrían saldado con al menos 20 muertos, el presidente de EEUU, Barak Obama, lanzó llamamientos al diálogo desde su gira africana, con la que trataba de recuperar dosis de ‘soft power’ tras la constatación de la extensión de la influencia económica de China y, en menor medida, de Rusia en el continente.

Este miércoles, el Pentágono confirmó que habría mantenido contactos con el Jefe del Ejército egipcio, Abdel Fattah al Sisi, durante la noche previa al derrocamiento de Mursi, mientras que Obama se habría mostrado “profundamente preocupado” por el derrocamiento de Mursi y habría pedido una revisión de la ayuda militar que EEUU presta a las Fuerzas Armadas egipcias. Hasta febrero de 2011, el Ejército egipcio había sido una de las correas de transmisión de los intereses de EEUU en el país y, por su papel en la zona, en Oriente Próximo.

La preocupación que manifiesta Obama se habría extendido también a Reino Unido, antigua metrópoli de Egipto. El ministro de AAEE británico definió la situación de Egipto como “claramente peligrosa” y pidió a todas las partes en conflicto que “muestren contención y eviten la violencia”. En este sentido, Londres apuntó que “no apoya una intervención militar como forma de resolver las disputas en un sistema democrático”.

Esta posición contrastó con la de Francia, primer Estado miembro de la UE que reaccionó al golpe de Estado deseando que las futuras elecciones presidenciales se celebren en paz y en respeto del pluralismo político. Desde la cancillería diplomática europea, su titular, la inefable Catherine Ashton, pidió al país que vuelva al proceso democrático con la celebración de elecciones y con la aprobación de una constitución incluyente, aunque evitó hablar de golpe de Estado.

La diplomacia europea vive sus horas más bajas tras el bochorno cometido con el presidente de Bolivia, Evo Morales. Ahora tiene la oportunidad de volver a repetir el error que cometió con Argelia tras las elecciones de 1992, cuando se ilegaliza el FIS después del golpe de Estado llevado a cabo por los militares ante su previsible victoria en las elecciones legislativas de 1991, con fuerte implantación en la socialización política de las capas humildes y medias de la sociedad argelina y de intelectuales. El Ejército actuaba así, con el beneplácito de la UE, que no sólo no condenó el golpe de Estado, para evitar que el FIS repitiera la victoria de las elecciones locales — en las que ganó en 32 de las 48 asambleas provinciales y en más de la mitad de los consejos municipales–, sino que apoyó militarmente al Estado argelina frente a los ‘rebeldes’.

Ya conocemos los resultados. Entre 1992 y 2002, Argelina vivió una guerra civil entre el Ejercito y el FNL, por un lado, y el FIS, por otro, que causó al menos 100.000 muertos -aunque otras fuentes elevan la cifra a 200.000 personas-. A esta cifra contribuyó la formación de los  Grupos Islámicos Armados (GIA), una organización estructurada en torno a su oposición al FIS, al que reprochará sus veleidades de  diálogo con el poder y que estará formado por jóvenes socialmente marginados.

Por el momento, los Hermanos Musulmanes están haciendo uso de templanza. Según Gamal Heshmat, no se contempla que, en ningún caso, la vía no sea pacífica: “No hay ninguna dirección hacia la violencia. Hermanos Musulmanes no se apoya en la violencia. Nuestra causa es pacífica, defender nuestros derechos, que es más fuerte que un golpe militar”.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Egipto. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Egipto: El golpe de Estado será tuiteado (y III)

  1. Iñaki dijo:

    Hice bien en comprarme las palomitas esta semana, me lo estoy pasando pipa. Sobre todo viendo como en 24H ayer la embajadora de Bolivia agradecía a España que hubiesen dejado aterrizar el avión de Morales en Canarias sin mencionar que tardaron mucho en dar el visto bueno -Morales:”estarán consultando a sus amigos”- y que el embajador de España en Austria quería entrar en el avión para fisgar; y viendo luego cómo esta tarde sale Maduro diciendo que que se cree el gobierno de España, que si se piensa que los sudamericanos son sus sirvientes, toma diplomacia, ole, ole y ole. Esto es la decadencia de occidente, pero cayendo en barrena.
    Por cierto, no sé si lo viste pero ¿la presentadora de la noche en 24H, muy espabilada no es no? y menos mal que llevaron a dos señores (un hispano-árabe y un señor con cara de serio) que sabían del tema egipcio a hablar porque el “análisis” de Charo Zarzalejos -por otra parte, el más honesto de los comentaristas- de “no entiendo lo que está pasando” es de enmarcar.
    Impresionante.
    PD: ¿Nadie le ha dicho a Snowden cuando ha pedido asilo a España que el gobierno se vende por un plato de garbanzos?

    • Tremenda la del 24Horas, y eso que cuando era segunda de Vallés no parecía tan mala. Ya le pasó con el tiroteo de EEUU y ayer tuvo momentos memorables: “El análisis de Egipto es igual que el que hcemo nosotros, pero allí más cerca claro”, o la llamada de atención de Jesús Núñez (muy recomendable, por cierto) pidiéndole que no mezclara islamismo político y terrorismo
      En definitiva, un gran nivel, y sí, es una seman para comprar palomitas y ver lo que acontece (sin prestar mucha atención a la ¿información? de los medios generalistas españoles, que andan a por uvas)

      • Iñaki dijo:

        A veces parecía que no se enteraba de que iba la fiesta… en fin, que me tenga que estar mirando antes la tele de Hezbollah y RT que TVE para enterarme un poco de lo que pasa tiene narices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .