Egipto: Normalización política y violencia sectaria

Una semana después del golpe de Estado se suceden los movimientos políticos y judiciales para sentar las bases del futuro régimen egipcio. Hace unos días se apuntó que hasta 2014 no habrá convocatoria de la ciudadanía a las urnas y, ante la duda de reforzar el poder presidencial o el poder del Parlamento, se optó por esta segunda vía.

A pesar de los requerimientos de parte de los grupos que conforman el conglomerado de oposición al Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), que pedían una convocatoria electoral rápida para elegir al presidente del país que liderará el cambio, se decidió primero convocar elecciones legislativas para formar el nuevo Parlamento, un reconocimiento implícito a la división interna del país y al riesgo que supondría plantear un poder Ejecutivo fuerte, aupado por las tensiones de las mayorías que llevan aparejados los sistemas políticos persidencialistas.

Mientras tanto, se suceden las decisiones políticas que confirman que, a pesar de los equilibrios en el lenguaje de la comunidad internacional, el caso de Egipto está constituyendo un golpe de Estado de manual, motivo por el que, quizás, parte de la diplomacia internacional estaría virando ligeramente su posición.

Según el Pentágono, Barack Obama habría ordenado que se revise la entrega de ayuda al Gobierno egipcio, y eso a pesar de eludir la calificación de lo ocurrido la semana pasada como golpe de Estado. EEUU presta ayuda militar a las Fuerzas Armadas del país por valor de 1300 millones anuales, que cubren el 80% de las compras anuales de equipamientos del ejército, utilizándose una fórmula de contratos escalonados a varios años. Washington ya habría entregado, a lo largo de 2013, 650 millones de dólares en ayuda militar y tiene pendiente la entrega de otros 585 millones.

Es importante retener esta información y, sobre todo, comprobar el efecto que una modificación en las tradicionales relaciones entre EEUU y las Fuerzas Armadas, que procedían de los tiempos de Hosni Mubarak, pudiera tener en el Ejército egipcio, a los que no es descabellado que les llegaran mensajes a propósito del efecto que tendría en EEUU -y su entorno- una acción como la deposición de Mursi.

Las informaciones sobre las ayudas de EEUU se completan con los gestos de los países del entorno. Kuwait, otro de los países de la zona con los que EEUU mantiene una relación privilegiada, aprobó  un paquete de ayuda a Egipto de 4.000 millones de dólares. Este paquete financiero se suma a los 5.000 millones aprobado por Arabia Saudí y a los 3.000 millones de Emiratos Árabes Unidos, dirigidos a apoyar el sistema financiero egipcio.

En el terreno politicamente, finalmente no fue El Baradei el candidato elegido para conducir la transición política egipcia. Su lugar lo ocupa Hazem el Beblawi, que fue designado primer ministro interino para encabezar el Gobierno de transición respaldado por el Ejército. El economista y ex ministro de Finanzas egipcio espera tener listo su Gobierno la próxima semana.

Una de las dudas de la transición egipcia tiene que ver con el poder de los islamistas, en el poder hasta la semana pasada, para integrarse y/o participar en el nuevo sistema político cuyas bases se comienzan a asentar esta semana. Muchos analistas alertan del riesgo de que la criminalización del movimiento de los Hermanos Musulmanes -que dio sustento al Gobierno de Mursi- pudiera derivar en una victimización susceptible de ser aprovechada politicamente por la organización, como ha hecho desde su fundación.

Los movimientos de estos días confirman esta posibilidad. Este miércoles, la Fiscalía General egipcia ordenó la detención del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badiel, bajo la acusación de haber incitado a la violencia en El Cairo. Con esta medida, se intenta salir al paso de lo que ocurrió durante la madrugada del lunes, cuando las fuerzas de seguridad disparon contra la multitud, pro Mursi, en los alrededores del cuartel general de la Guardia Republicana. Las cifras hablan de al menos 52 fallecidos por disparos de la policía y de miembros del Ejército, como atestigua la grabación realizada por un fotógrafo antes de ser abatido por un militar. El fotógrafo es Ahmed Samir Assem, alcanzado por el disparo realizado un soldado que, según el Ejército, trataba de evitar la entrada de la multitud en el lugar donde, según los rumores, estaría retenido Mohamed Mursi. Trabajaba para el periódico Hurriya-ual adala, vinculado al PLJ:

Este vídeo, puesto en circulación por el diario The Telegraph y  difundido por las cadenas de televisión de todo el mundo, guarda similitudes con otra grabación, realizada tras el golpe de Estado de Augusto Pinochet en septiembre de 1973:

La escena, recogida en el más que recomendable documental La batalla de Chile, fue filmada por Leonardo Henrichsen, abatido por los disparos de un militar en otro de los golpes de Estado de manual que nos ha deparó el siglo XX.

A este modelo de gestión apeló la semana pasada una de las biblias del capitalismo financiero, el Wall Street Journal, que pidió a las nuevas autoridades de El Cairo dirigir sus ojos a la experiencia puesta en marcha por el general Pinochet en Chile, obviando que ese sistema se sustentó sobre la represión de la oposicion gracias, entre otras cosas, a la puesta en marcha de estrategias militares como la Operación Cóndor con otros gobiernos dictatoriales de América Latina.

Tras la subida del 10% con la que la Bolsarecibió el éxito del golpe de Estado, el parqué egipcio sigue registrando subidas de 5%, como en el momento de elaboració de este post.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Egipto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .