BRIE: Depresión española y escaso conocimiento internacional

Resultado de la 33 entrega del Barómetro del Real Instituto Elcano a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 29 de Mayo al 12 de Junio de 2013 que analiza las percepciones de la ciudadanía respecto al papel de España en el mundo y sobre la situación internacional.

El 77.5% de la ciudadanía califica la situación internacional como mala (47.8%) o muy mala (29.7%) mientras que el 90.3% se pronuncia así sobre la situación de España: el 54.6% considera que la situación española es muy mala. Si lo dividimos por ideología, vemos que  porcentaje es superior entre los votantes de izquierda (82.5%) frente a los votantes de derecha, que se pronuncian en estos términos en un porcentaje del 71%. El 49.8% considera que la situación internacional mejorará en los próximos meses, porcentaje similar al que cree que la situación de España también mejorará en los próximos meses (49.3%)

Respecto a la valoración de líderes, los datos tampoco sorprenden: Barak Obama sigue siendo el líder mundial mejor valorado por los españoles (6.5), seguido de François Hollande (5.3), David Cameron (5.2) y Dilma Rousseff (5.2). Cierran la lista Nicolás Maduro, que parece haber tomado el relevo a Hugo Chávez entre los líderes peor valorados por los españoles (2.5), seguido de la presidenta argentina (2.7), Putin (3.2) y Angela Merkel (3.8). Los líderes de las instituciones comunitarias no terminan en buen lugar: Barroso logra un 4.7 mientras que Van Rompuy logra el 3.9. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se queda con 4.1 puntos.

CapturaElcanoEvolLideres

En cuanto a los países, Brasil es el mejor valorado (6), seguido de Portugal (6), Japón (5.8) y EEUU (5.8). Cierran la lista Irán (3.7), Venezuela (4.0), Marruecos (4.1) y Argentina (4.5). En relación a las relaciones bilaterales, los españoles valoran más los lazos entre EEUU y nuestro país (6), con Francia (5.9) y Portugal (5.8); la lista de países con peores relaciones bilaterales es parecida a la de la percepción en la valoración de Estados: Irán (2.9); Venezuela (3.6); y Marruecos (4.4).

Sobre la percepción del poder mundial, los españoles perciben a EEUU como el Estado más poderoso del mundo (8.4 de una puntuación de 10), seguido de China (7.8) y Alemania (7.7). España se quedaría con una puntuación de 4.7. Si se pregunta por el grado de influencia, EEUU vuelve a resultar como el país más influyente (81.2%), seguido de Alemania (60.86%) y China (46.08%). España ocuparía el octavo lugar, con el 8.34%, mientras que la UE recibe un elocuente 0.8%. En este sentido, el 41.2% considera que España se sitúa en el grupo de los 10-20 países más influyentes; el 22.5% considera que está entre los 10 primeros; y el 20.6% lo sitúa en la lista de 20-30 países más influyentes del mundo.

También se pregunta por las instituciones internacionales, siendo la más valorada la ONU (5.6), la UE (5.1); el G20 (4.6); la OTAN (4.6); el FMI (3.9); el G8 (3.8); el BCE (3.6); el Banco Mundial (3.5) y la Liga árabe (3.5).

En este sentido, el 61% cree que la crisis ha empeorado la evolución de la UE. El 85.2% cree que la UE ha ayudado a España poco (51.4%) o nada (33.8%) a salir de la crisis y el 85.4% estima que Los 27 se ha quedado estancada como institución ante la crisis de la deuda. Sobre lo que debería hacer España, no hay dudas: el 71% señala que nuestro país no debería pedir un segundo rescate y 52% considera que España no debería salir del euro (el 51.6% considera lo mismo sobre Grecia y el 49.2% opina igual sobre Chipre). El 59.8% estima que la UE debería avanzar hacia unos Estados Unidos de Europa, aunque el 40.6% cree que será posible pero a largo plazo (el 32.4% estima que no llegará nunca esa figura).

En cuanto a la influencia de los países de la UE, éste es el orden: Francia, Reino Unido, Alemania e Italia, siendo España el quinto país. Sobre el nivel de influencia, el 26% sitúa a España en la lista de los cincos países de la UE más influyentes; el 29.3% lo sitúa en el grupo de los 5-10 países más influyentes; y el 24.7% lo fija en la lista de 10-20 países más influyentes.

El BRIE pregunta sobre la percepción de los españoles sobre dos países: Brasil y Marruecos:

  • Brasil: el 44.2% lo define como democrático; el 69.4% considera que es un países corrupto; el 46.2% lo define como país normal (no como potencia); el 64.2% estima que es un importante para España; el 72.4% percibe que es un país en auge; el 43.2% cree que es pobre, violento (55%), amigo de España (75.6%) y similar al resto de países de América Latina (43.6%).
  • Marruecos: el 76.8% cree que es un país autoritario; el 64.2% lo considera un país importante para España, fundamentalista (44%), pobre (61.4%), violento (45.8%), amigo de España (50.8%), corrupto (71.4%) y como un destino turístico atrayente (56%).

El 53.8% cree que Venezuela es un país que irá a peor con el relevo en la presidencia mientras que las opiniones sobre la llamada “primavera árabe” quedan claras:  una mayoría considera bastante probable que la situación derive en guerra civil, crecimiento del islamismo y con conflictos con los países vecinos:

CapturaElcanoPrimaveraArabel

El 74.6% define como mal (39.8%) o muy mal (34.8%) la posibilidad del ascenso de partidos islámicos al poder y el 68% considera que a España le interese que aumente la democratización de sus vecinos.

Sobre el conflicto sirio, el 46.6% se define como interesado aunque el 59.6% tiene claro que España no debería participar en una eventual operación internacional.

Sobre España y su papel en el mundo

La ciudadanía no presenta dudas a propósito de los problemas de España: el 40.4% cita la corrupción política, seguida del desempleo (18.8%), la situación económica (13.5%) y la mala imagen (5.6%), siendo los problemas que más preocupan: la crisis financiera (75.5%); el terrorismo internacional (8%); la energía atómica en manos de Irán (6.9%) y la guerra de Afganistán (1%).

El BRIE también se ocupa de pulsar la opinión sobre las misiones en las que participan las Fuerzas Armadas españolas en el exterior. Así, el 40.8% define como positiva la participación en las misiones del Indico (contra la piratería) mientras que el porcentaje de quien considera positiva y negativa la participación en la misión de Mali es prácticamente la misma: 33.4% frente al 33.2%. El 51.4% tacha de negativa o muy negativa la participación de España en la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) y el 42.2% se pronuncia en términos similares cuando se pregunta por la misión de Líbano.

En cuanto al reparto del gasto público, una mayoría considera que habría que disminuir el gasto en defensa (57.6%) y la asistencia a españoles en el exterior (40.2%). El 56.6% abogad por aumentar el gasto en ayuda en cooperación al desarrollo, en la difusión de la cultura a españoles en el exterior, a mejorar la imagen de España en el exterior, a promocionar las empresas españolas en el exterior y a invertir en I+D+i y en energías renovables:

CapturaElcanoGasto

En cuanto a la imagen de España a nivel interno, la mayoría resalta valores implicados con la sociedad (5.3 sobre 10), la cultura (5.2), el país en general (4.9), la economía (2.7) y la política (2.1); de cara al exterior, se mantiene el orden y la puntuación sobre los tres primeros apartados, aunque mejora la imagen de la economía (3) y de la política (2.4). Sobre los señas de identidad que, según los españoles, proyecto el país figuran: tradicional (58%); no inspira confianza (53.5%);  democracia (67.8%); corrupto (84.4%); trabajador (73.6%); campo (48.7%); fuerza (55.2%); caliente (74.3%); conflicto laboral (60-2%); solidario (77.6%); pobre (67.1%); religioso (63.2%); tolerante (73.6%); y responsable con el medio ambiente (55.7%).

Aun así, el 74.3% cree que la imagen de España no ha mejorado en los últimos meses y lo atribuye a la corrupción política (60.8%); el paro y la pobreza (21.8%); y la huelga y las protestas ciudadanas (3%). Entre las estrategias para mejorar la imagen figuran: 1) solucionar los problemas reales de la economía y de la política en España (7.9 sobre 10); mejorar la imagen exterior de España (7.9); cambiar la imagen de España que tienen los españoles para que sea más positivo (7.1); más poder en las instituciones internacionales para defender los intereses de España en el exterior (6.9).

En cuanto a la campaña sobre la “Marca España”, el 51.6% asegura conocerla y el 51.2% lo considera una buena iniciativa, y la mayoría, 7.9 sobre 10, manifiesta orgullo de ser español. Entre los motivos, figuran: patrimonio cultural y artístico (8.1); la selección española de fútbol (7.5); Ferrán Adriá (6.8); el Ejército y las Fuerzas Armadas (6.4); Armancio Ortega (6.2); las multinacionales españolas (5.9); y Garzón (5.4).

Consideraciones

  • Los españoles asumen el papel en la escena internacional como el de una potencia secundaria, con una notable mayoría (41.2%) que lo sitúa en el grupo de la lista de países con un grado de influencia en el mundo (10-20). Si tenemos en cuenta que España lleva desde 2000 renunciando a su papel de puente entre la UE y América Latina, esta opinión reafirma cierta visión eurocéntrica del mundo, de forma que sólo China irrumpe en la lista de países con más poder e influencia. Este dato obvia el giro geopolítico y económico hacia la zona de Asia y el Pacífico, giro sólo sugerido cuando se habla de Brasil como país en auge pero que aún no se percibe como un potencia.
  • Se nota cierto anquilosamiento en cuanto a la formación internacional, que se percibe en la valoración de las instituciones: en los últimos tiempos, la ONU ha tenido un papel casi irrelevante, a pesar de lo cual es la institución internacional más valorada por los españoles, seguida de la UE y del G-20, foro que, tras la implosión de la crisis de 2008, se usó como vehículo para tratar de consensuar políticas comunes entre países desarrollados y antiguos emergentes.
  • La valoración de las relaciones bilaterales confirma esta tesis, como se vuelve a materializar la opinión respecto a nuestro vecino del sur: Marruecos es el tercer país que cierra la lista de Estados que miden la salud de las relaciones bilaterales, sólo superadas en negativo por Venezuela e Irán, país con el que España no tiene apenas vínculos de vecindad o de cultura, como ocurre con el país latinoamericano.
  • La valoración de los líderes internacionales camina de la mano de  la imagen que proyectan de ellos los medios de comunicación, que actúan como potentes filtros en cuanto a sus logros y defectos. El papel de los medios respecto a Obama y Hollande, reafirmando sus rasgos positivos y obviando los negativos, contrastan vivamente con el lugar que ocupan Putin -del que apenas llega información a través de los masss media, salvo para referirse a comportamientos autoritarios-, CFK o Maduro, muy expuesto debido a la campaña electoral de las presidenciales tras la muerte de Hugo Chávez.
  • El BRIE confirma la imagen de depresión que los españoles tienen sobre sí mismos:  Resalta la opinión sobre la situación internacional y la española (13 puntos peor) aunque sí se registra cierta esperanza similar en cuanto al grado de mejora. Aun así, una abrumadora mayoría cita como principal problema que daña la imagen del país la corrupción política (40.4%), dato que se eleva al 84.4% cuando se pide opinión sobre la imagen del país dentro del propio país. Este dato contrasta con la opinión de España como país trabajador, pobre o que no inspira confianza (lo que indica que, quizás, se entiende la corrupción como un problema de las elites y no como un problema de toda la sociedad) También resulta contradictorio que se hable de España como un país tradicional o religioso, que comparte opinión con la idea de país tolerante.
  • En cuanto a la UE, destaca la valoración que reciben los líderes del proyecto europeo, el nivel de influencia que se atribuye y la imagen que proyecta Alemania como país (como Estado con poder e influyente) y la diferencia que se estima sobre Angela Merkel (en la lista de líderes mundiales peor valorados). De nuevo, vuelve a llamar la atención que parezca de la mayoría prefiera hablar de una suerte de Estados Unidos Europeos y que se considere como un proyecto posible a largo plazo, aunque se reconozca mayoritariamente que la UE ha ayudado a España poco/nada contra la crisis o que se perciba el proyecto como estancado ante la crisis de deuda. Estos datos se completan con la escasa influencia de la UE como bloque político: 0.8% a pesar de recibir una valoración de 5.1% en la lista de instituciones.
  • Capítulo aparte merecen las opiniones sobre la ‘primavera árabe’, que parece no ser un motivo de preocupación para el español medio, que vuelve a confirmar, en la pregunta sobre Siria, su interés por que la comunidad internacional intervenga en conflictos bélicos pero sin participación española

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .