Caso Bárcenas: Rajoy, como el Rey Sol

Primera rueda de prensa del presidente del Gobierno tras la publicación de informaciones que, según la versión del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, confirmaría que Mariano Rajoy formó parte del selecto grupo que cobró sobresueldos -aún no sabemos si declarados- y que el caso Bárcenas en realidad siempre fue el caso PP, pues lo que se dirimía era la contabilidad ilegal de uno de los dos partidos centrales del sistema político español.

Rajoy comparecía ante su homólogo polaco y, como es habitual en estas citas, las preguntas estaban pactadas: dos de los periodistas polacos y dos de la prensa española. Si tenemos en cuenta la actitud del PP de esconder a Rajoy de las nuevas revelaciones, era evidente que las dos preguntas que, habitualmente, consensúan los periodistas españoles, versarían sobre el caso Bárcenas. Por este motivo, rajoy eludió a los periodistas de El Mundo y de EFE, encargados de trasladar las preguntas, y Rajoy le dio la palabra al periodista de ABC, con quien habría pactado también el contenido de la pregunta y le habría permitido leer su respuesta.

En este nuevo ejemplo de valentía política, Rajoy aseguró que acabará el mandato que le entregaron los españoles en las urnas aquel 20 de noviembre de 2011 y, ante las estrategias de la oposición, apeló al mantra habitual: El Gobierno está interesado en la crisis económica y en la agenda reformista. En su primera intervención, Rajoy fue todavía más allá y realizó un ejercicio de cinismo político y de confusión deliberada al plantear, en un mismo contexto, el chantaje al que Bárcenas habría sometido al PP con el chantaje a las instituciones y al Estado de derecho:

Las instituciones han actuado, actúa y actuarán con independencia y sujeción exclusiva a la CE y a las leyes. Y mientras yo sea presidentes esto va a seguir siendo así. Como ustedes saben, este asunto adquirió trascendencia en los medios a finales de pasado mes de enero. El pasado 3 de febrero realizaré una amplia comparecencia pública explicando la posición  del PP al respecto. Pues bien, me ratifico en lo que dije en esa comparecencia pública y sobre todo en lo que afirmé en el Debate sobre el Estado de la Nación. Entonces, todos los Grupos parlamentarios tuvieron la oportunidad de debatir sobre esta materia y lo hicimos, largo y tendido. Entenderán ustedes, porque es de puro sentido común, por otra parte, que un presidente del Gobierno puede estar saliendo cada día al paso de todas y cada una de las  insinuaciones, rumores e informaciones interesadas de todo tipo que se publican. No tiene ningún sentido pedirle eso a un presidente del Gobierno.

Le voy a responder a los SMS: los SMS que se publican ayer lo único que hacen es ratificar lo que les he dicho antes, que el Estado de derecho no se admite a chantaje, y que las instituciones, Administración de justicia, judicial y administración tributaria han actuado, actúan y seguirán actuando con absoluta independencia. Esto es una democracia seria y las instituciones no se someten al chantaje. A las pruebas me remito.

Por último, quiero añadir, que los dos pilares más importantes de la política española son su programa de reformas, capital para salir de la crisis, y su estabilidad política, que la hay en España. Yo como pte del Gobierno  no voy a consentir que ninguno de los dos sufra daño. Y el gobierno, con el apoyo parlamentario que me han otorgado los españoles, continuará la tarea que ha emprendido sin pausas y vacilaciones, que nadie espere que vamos a distraernos d e nuestro propósitos de distraernos. España es un país serio y yo quiero seguir contribuyendo a que esto siga siendo así

Una de las primeras enseñanzas que se extraen en el primer curso de Ciencias Políticas es a diferenciar tres estructuras que, durante su intervención, Rajoy ha mezclado: El Estado  (instituciones que rigen la convivencia de un territorio mediante la aplicación de normas  regladas) no es el Gobierno (cuyo color varía en función de las circunstancias históricas y, en los regímenes democráticos, según el resultado de la contienda electoral entre distintas opciones) ni el partido que pueda sustentar un gobierno concreto (que puede ser unitario o pluripartidista).

Durante su intervención, Rajoy ha hecho suya la máxima absolutista “El Estado soy yo”, atribuida a Luis XIV, de forma que la posición del PP pasa ahora por extender un manto de sospecha sobre todas las instituciones. Así, el chantaje al que el ex tesorero habría sometido a su dirección [reconocido por Moncloa este domingo, al difundirse los SMS que habrían intercambiado Rajoy y Bárcenas hasta enero de este mismo año, y por el vicesecretario del PP Carlos Floriano] se entienda ahora como un pulso contra las instituciones democráticas españolas, de modo que Génova pretende diluir la responsabilidad directa de sus cuadros directivos en las finanzas y la gestión del caso Bárcenas a todo el Estado.

La comparecencia de Rajoy en La Moncloa comenzó poco después de conocerse que Luis Bárcenas habría reconocido ante el juez de la AN Pablo Ruz su autoría de los llamados Papeles de Bárcenas, publicados por El País y, recientemente, El Mundo, que confirmaría la existencia de una contabilidad b en el PP y el cobro de sobresueldos (se entiende que sin declarar) por parte de la cúpula ‘popular’ desde hace al menos 20 años. Bárcenas habría confirmado el pago de dinero en b a María Dolores de Cospedal y a Mariano Rajoy entre 2008 y 2010 y habría entregado documentación sobre las finanzas del partido, cuyas cuentas controló primero como gerente y luego como tesorero.

Rajoy, al que no se le preguntó por este asunto, prefirió ejecutar una representación que denota, sobre todo, falta de valentía política y un alto grado de cinismo. Sin embargo, la lectura de estos movimientos sólo redundan en el pánico que entre los suyos existe ante lo que pueda pasar, pánico que se traduce en la táctica para eludir el control de la prensa —  incluso saltándose la costumbre de la relación entre la prensa y el poder — y en esta táctica de extender las sospechas de porquería que salpican a la calle Génova y a su principal responsable al conjunto de las instituciones, maniatadas por el rodillo parlamentario del PP.

De la actuación de ABC, uno de los diarios que ha realizado más seguidismo del argumentario genovés, mejor hablamos de otro momento, cuando incidamos en la crisis del periodismo español que no tiene tanto que ver con el cambio de modelo de negocio sino con renunciar al papel de la prensa libre en una sociedad democrática.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, Comunicación Política, PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .