Bárcenas: El PP se ahoga en su propio mensaje

Trendsmap

Mapa de tendencias a las 19.23 horas de la tarde del lunes. Se constata, de esta forma, las dificultades del PP y del Gobierno para poder colocar un mensaje afín a sus intereses, en el día en el que el ex tesorero Luis Bárcenas habría decidido abandonar la estrategia de silencio pactada con Génova y hablar, ante el juez Ruz, de la existencia de una contabilidad b, del pago habitual de sobresueldos a secretarios generales y vicesecretarios generales y del origen de ese dinero, procedente de constructoras que perseguían una reunión para conseguir contratos públicos.

El mapa es consecuencia de una política de comunicación errática, en la que han abundado las mentiras, las rectificaciones y, sobre todo, un error de cálculo del impacto que el llamado ‘caso Bárcenas’ podría tener en el núcleo del partido que sostiene parlamentariamente al Gobierno.

Así, de igual forma que cuando se publicaron los llamados Papeles de Bárcenas por parte de El País, el PP guardó silencio dejando que florecieran teorías de todo tipo, la actitud de los líderes del PP tras la bomba activada por El Mundo no hace sino añadir más ruido. En comunicación política existe una máxima y es que, si no estás para rellenar el espacio público para intentar colocar tu mensaje, otros lo harán por ti. Lo que llevamos viendo estas dos últimas semanas es un master de error en comunicación política, aderezado con la comparecencia de Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa junto a su homólogo polaco.

La mayoría de los medios difundió que Rajoy se saltó la norma de dirigirse a los periodistas encargados de trasladar las dos preguntas de la prensa española, con detalles como que el agraciado con la atención de Rajoy, Mariano Calleja, redactor de nacional de ABC, habría confirmado a sus compañeros que había recibido instrucciones del director de su periódico, Bieito Rubido, que habría pactado con Rajoy el tono de la pregunta, centrada en el chantaje que, a su juicio, Bárcenas quería someter al PP y no en las derivadas de la información conocida: por qué mantuvo contacto con el ex tesorero a pesar de conocerse el hallazgo de sus cuentas en Suiza, qué le habría ofrecido y, sobre todo, si en sus planes entraba dar explicaciones ante los ciudadanos en sede parlamentaria y/o en una rueda de prensa sin límite de preguntas.

La incapacidad del PP para tomar la iniciativa y poder colocar un mensaje positivo para sus intereses es aun más llamativa si se tiene en cuenta que, a pesar de que distintos miembros del Ejecutivo y del PP señalaron que tenían “cero preocupación” ante lo que pudiera declarar en sede judicial Bárcenas, este lunes no dejaron de sucederse las comparecencias de cuadros dirigentes del PP a nivel autonómico pero también grandes espadas como:

  • Luis de Guindos y Soraya Sáenz de Santamaría, que multiplicaron sus apariciones en distintos actos, para llamar a la tranquilidad e intentar transmitir la idea de que el Gobierno no está paralizado por el caso Bárcenas. No lograron colocar de manera positiva sus mensajes.
  • Carlos Floriano compareció en Génova tras la habitual reunión de los lunes para insistir en la tranquilidad interna del PP, en que los SMS mostraron que el partido no se había dejado chantajear por Bárcenas (sin explicar los motivos por los que era susceptible el chantaje) y en arremeter contra el PSOE por su estrategia ante el caso.
  • Mariano Rajoy se expuso a los medios en el Palacio de la Moncloa: leyó las dos respuestas  a las preguntas que se le hicieron, mezclando el Estado con él y asegurando que acabará su mandato.
  • María Dolores de Cospedal compareció ante los medios durante la tarde del lunes, en la comparecencia más firme y clara de las registradas hasta el momento. Negó que hubiera cobrado sobresueldos, que el PP de CLM hubiera cobrado una comisión de 200.000 euros por el servicio de basuras de Toledo y, si hace unos meses decía no poner la mano en el fuego por nada, en esta ocasión aseguró que ninguno de sus compañeros había cobrado el dinero que apuntó Bárcenas, al que acusó de cambiar de versión de nuevo.

Las exposiciones públicas se hacen, además, recurriendo a afirmaciones taxativas que aumentan la irritación social, sobre todo cuando se asegura que se han dado las explicaciones correspondientes, también en el Parlamento [obviando que Rajoy ni siquiera mencionó el nombre de Bárcenas en el Debate sobre el estado de la nación], que el PP rompió relaciones con el ex tesorero tras el caso Gürtel [ese invento de Rubalcaba, Bermejo y Garzón, según la propia Cospedal] o que el PP no ha tenido relación contractual con el PP [cuando se sabe que se le dio de baja inmediatamente después de haberse publicado los llamados Papeles de Bárcenas en El País].

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, Comunicación Política, PP. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bárcenas: El PP se ahoga en su propio mensaje

  1. Pingback: Caso Bárcenas: La Tangentópolis del PP | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .