Egipto: Tamarrod y el negocio de las revoluciones

Vídeo difundido por el movimiento Tamarrod para llamar a la ciudadanía a salir a la calle contra el gobierno de Mohamed Mursi y los Hermanos Musulmanes el 30 de junio. Según los convocantes, ese día, en todo el país, hubo 22 millones de personas clamando por la dimisión del primer ministro egipcio:

Todo parece indicar que Tamarrod sirvió de paraguas en el que confluyeron las distintas sensibilidades políticas y sociales que, tras la revolución de febrero de 2011, han ido cristalizando en el país, a pesar de que su poder no se plasmó en las urnas, ni en las elecciones legislativas de 2011 ni en las presidenciales de 2012. Tamarrod sirvió de argumento para señalar la existencia de dos legitimidades: la de las urnas y la de la sociedad civil en la calle.

Ésta es la dicotomía asumida por EEUU y la UE en su conjunto. Su enviado especial para el sur del Mediterráneo, Bernardino León, habló expresamente en estos términos para explicar la posición aparentemente equidistante de la UE y de parte de sus Estados en solitario, al tiempo que instó a poner fin, lo antes posible, a la tutela del Ejército y al fin de la polarización política, algo que debería pasar por la vuelta de los Hermanos Musulmanes a la política.

Un día después de las masivas manifestaciones, el Ejército dio un plazo de 48 horas para que el gobierno de Mursi escuchara a la ciudadanía. En caso de no hacerlo, aplicaría su propia hoja de ruta, algo que ocurrió tras el golpe de Estado del 3 de julio, que sirvió, de paso, para confirmar las extrañas alianzas de las que habla Olga Rodríguez en www.eldiario.es: “Los generales del Ejército, que dominan un importante porcentaje de la economía egipcia -poseen empresas y fábricas- y que durante todo 2011 ampararon la tortura y la represión contra manifestantes, tienen la llave del poder en Egipto, y de hecho nunca la habían perdido. Frente a ellos los jóvenes de Tamarrod se encuentran en clara desventaja”.

Este conglomerado que conforma la oposición al Partido de la Libertad y la Justicia, a los Hermanos Musulmanes y al primer ministro egipcio, en paradero desconocido desde el golpe de Estado, nos invita a cuestionarnos el origen de estas alianzas, a recordar el papel privilegiado que las Fuerzas Armadas egipcias tenían con EEUU [país al que le costó reaccionar ante la revolución de 2011, que acabó con la deposición de Hosni Mubarak, su hombre fuerte en la zona] y, tras la cristalización de Tamorrod, a plantear si no estaremos ante una repetición de los procesos de democratización que se dieron en las llamadas ‘revoluciones de colores’ y que tienen en Otpor! (Resistencia) su principal modelo de actuación. Su logotipo, creado por Nenad Duda Petrovic, es éste:

14566

Recordemos. Otpor! fue un movimiento juvenil que jugó un papel significativo en la caída del ex presidente serbio Slobodan Milosevic en 2000 en lo que se conoce como la Revolución Bulldozer. Su historia se resume en este documental, dirigido por Steve York, en el que se repasa los acontecimientos de Serbia y que sirven como consigna de las fases para derrocar a los dirigente que se califican de dictadores mediante la movilización no violenta y que sirvió de manual de aplicación en otros regímenes similares:

En general, se pone como paradigma de “democracia espontánea” a partir de las “multitudes conectadas” a través de Internet (entonces) y de las redes sociales (en la actualidad), si bien hay cierta unanimidad en negar que se trate de un movimiento espontáneo y difusamente organizado [para conocer más recomendamos buscar y leer: The Popular Movement Otpor – Between Europe and Re-traditionalization, de Vladimir Ilić].

Desde entonces, Otpor! ha aparecido en situaciones de activismo ciudadano en todo el mundo, en muchos casos prestando apoyo para promover revoluciones no violentas a través de, por ejemplo, talleres en 37 países.

Su actuación se basa, en gran parte, en las enseñanzas de uno los intelectuales de la acción no violenta, Gene Sharp, del Albert Einstein Institution, que a través de textos como  198 métodos de acción no violenta y, sobre todo, De la dictadura a la democracia sirven de base para la oposición política en regímenes autoritarios. Su trabajo se plasmó en el documental How to start a revolution [Cómo empezar una Revolución], realizado en 2011:

Su método tuvo su aplicación real en la oleada de los procesos de democratización que comenzaron en Serbia, que siguieron en Georgia, Ucrania y Kirguiguistan entre noviembre de 2003 y marzo de 2005, en Bielorrrusia, y, desde 2011, en los países de la “primavera árabe” y/o en conatos como los de Turquía o Brasil durante mayo y junio de 2013.

En general, hablamos de  acciones no violentas, fundamentadas en un discurso democratizador, de base liberal, centrado en movilizaciones permanentes, en la puesta en marcha de acciones de desobediencia civil, política, económica y social. La idea es actuar directamente sobre las fuentes del poder, es decir: la legitimidad del régimen, el apoyo popular e institucional, que dependen de la buena voluntad, la cooperación y la obediencia de la gente y las instituciones. En la aplicación de estas teorías, las ONG y las organizaciones estudiantiles -muchas de ellas financiadas por organizaciones extranjeras, algunas vinculadas al Departamento de Estado de EEUU -jugaron un papel fundamental en la conexión de las multitudes.

Según Pavel Sviridon, hablamos de movimientos dirigidos a derrocar a gobiernos moderadamente prooccidentales, que mantenían buenas relaciones con Rusia, para sustituirlos por otros con marcado carácter atlantista, más cercanos a EEUU. En otros ámbitos, se habla directamente de la implicación de Otpor! como el elemento común de las ‘revoluciones de colores’, con relación directa con Porá (“Llegó la hora”), la organización estudiantil ucraniana con el liderazgo de Viktor Yushchenko. Su aparición en la plaza de Tahrir, Occupy Wall Street y otros movimientos internacionales aparentemente espontáneos pusieron a muchos en alerta ante la fuente de la movilización, amplificada por la atención mediática internacional y el uso de las redes sociales para contar, en tiempo real, los tiempos de las revueltas.

Recordemos que las tres ex repúblicas soviéticas, por su situación geográfica, estarían dentro de la zona que ha suscitado la elaboración de estrategias respecto al gas procedente del Mar Caspio, siendo EEUU, la UE y Rusia los principales interesados. De ahí que no resulte disparatada la posibilidad de que estos movimientos hayan sido fomentados por alguna de las dos potencias interesadas por controlar la zona y, a juzgar por el tono prooccidental de los líderes que protagonizaron estos movimientos, y su alejamiento respecto a las tesis del Kremlin, todas las sospechas parecen recaer en Washington.

La crisis económica y financiera que comenzó a gestarse en 2007 y en 2008 ayudó a que las acciones de este tipo de organizaciones quedaran en un segundo plano, hasta que llegó la “primavera árabe” en países como en Túnez y Egipto y comenzaron a verse los anagramas de Otpor! en Tahrir y plazas simbólicas del movimiento contra los gobiernos autoritarios de la zona. Muchos entonces plantearon abiertamente la posibilidad de conocer sobre los flujos de financiación llegados a ONG cuyo trabajo se insertó en las olas de democratización analizadas por Samuel Huntington [La tercera ola], con las novedades aprehendidas en las movilizaciones de comienzo del siglo XXI, movimientos calificados por “revoluciones” sin el coste de las revoluciones clásicas [Revolución francesa, Revolución rusa, Revolución cubana].

La segunda entrega de la “primavera egipcia” hace pensar en apoyos extranjeros en esta línea, lo que ha llevado a plantear que como un “negocio” la coincidencia de repertorios, formas de organización e incluso coincidencia de mensajes en los distintos países, a pesar de sus diferencias culturales:

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Egipto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Egipto: Tamarrod y el negocio de las revoluciones

  1. almenena dijo:

    Fantastico, ahora sí a lo grande hacia el periodismo de investigación. Felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .