‘Señales’ de la recuperación económica

Lo hemos dicho en otras ocasiones. La crisis económica ha derivado en España en una crisis institucional y política que, por ejemplo, no se ha registrado en Irlanda y que, con matices, tampoco se ha dado en Portugal, donde los principales partidos políticos siguen con estimaciones de voto en torno al 30-35%.

2008 fue el año en el que la crisis comenzó a impactar de forma más directa en la economía española, que se agudizó tras la recesión registrada a mediados de 2010, que se mantiene hasta este momento, a pesar de los mensajes esperanzadores que lanza el Gobierno siempre que tiene ocasión.

Hasta hace unas semanas, cuando el caso Bárcenas se recrudeció al ritmo de las novedades aportadas por el ex tesorero del PP, el Ejecutivo se desgañitaba en señalar la segunda mitad de 2013 como el inicio de la recuperación económica, para lo que se citaban los indicadores adelantados, especialmente los relativos a:

  • Los niveles de exportación y el déficit de la balanza de pagos: Este viernes, el Ministerio de Economía hizo público que España registró un déficit comercial de 27,5 millones en mayo, lo que muestra que la economía se acerca al equilibrio en la balanza comercial. Entre los motivos: el crecimiento las exportaciones y la caída de la importaciones de bienes. No se habla apenas de los motivos que hay detrás: recesión económica y paralización del consumo interno por las tasas de desempleo e inestabilidad laboral (en forma de ERE temporales o parciales) y por la devaluación salarial, solución ideada por los Estados que no pueden ya devaluar sus monedas nacionales
  • La situación de financiación de la economía española en el exterior, con la prima de riesgo en torno a los 300 puntos básicos, es decir, la mitad de los registrados durante el verano pasado.

Estos días volvemos a conocer datos que, a pesar del optimismo del Gobierno y del PP, indican que la economía española está lejos de recuperar una senda de estabilidad, a menos que adoptemos como normal que nuestro crédito está en la picota y/o que aceptemos una tasa de desempleo superior al 25% hasta la entrada del próximo lustro.

Las previsiones de la OCDE insisten

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico sitúa la tasa de desempleo de España en el 27.8% a finales de 2014, la segunda más alta del grupo de países más desarrollados, solo superada por Grecia (28.2%). En el caso de España, hablamos de un incremento de 19.3 puntos respecto a la tasa de paro registrada a finales de 2007 (8.50%).

El dato es significativamente mayor que el registrado en las Previsiones de primavera del FMI, en las que estimó el paro en España llegaría al 27% este año y que bajaría al 26.5% en 2014, con un crecimiento de la economía del -1.6% del PIB este año y del 0.7% en 2014 (corregido hace unas semanas al crecimiento 0). El porcentaje de desempleo que manejaba el FMI era similar al del Gobierno, que habla de un 27.1% al cerrar este año y del 26.7% previsto para 2014.

Por su parte, la Comisión Europea calculó una tasa de desempleo del 27.3% para 2013 y del 28% para 2014, con un crecimiento del -1.7% del PIB de la economía española de este año y del 0.4% en 2014.

EPA: el paro, por debajo de los seis millones

El paro bajó en 225.200 personas en el segundo trimestre respecto al trimestre anterior, un 3,6% menos, situándose el número total de desempleados en 5.977.500 personas. La tasa de paro cayó  hasta el 26,26%, 9 décima menos que la EPA del primer trimestre.

El dato, invendible en el día en el que Galicia llora a sus 80 muertos, sirvió para que el Gobierno reafirmara su teoría de que el país está saliendo de la crisis. El ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó rotundo: “Se ha creado empleo neto por primera vez desde 2008 en términos desestacionalizados”. En este sentido, aseguró que España está “en el inicio de una recuperación que va a ser visible en el segundo  y tercer trimestre del año” y que “va a haber tasas positivas de crecimiento en los próximos trimestres”.

Guindos se olvidaba de que, en el segundo trimestre de 2011, se crearon 150.000 empleos, de manera que el dato presentado hoy no es el primero positivo en empleo neto de los últimos cinco años, sino el segundo.

Informe del FMI sobre el estado de las finanzas

Uno de los grandes éxitos de la propaganda que hemos visto durante la crisis económica que vivimos desde 2008 es que el Estado de bienestar es el pagano de un problema creado por el sistema financiero, que pasó a la banda productiva, tras suprimirse los controles que separaban ambas actividades de negocio hasta los años 90. Así, los Estados salieron al rescate de los bancos de sus respectivos países cuando se comprobó el efecto de dejarlos caer, como ocurrió en EEUU en el arranque de la crisis, con especial mención a Lehman Brothers.

Cinco años después, seguimos hablando de lo mismo. El FMI hizo público su informe sobre el estado de la banca española y advirtió de los “riesgos elevados” para la economía y la banca, pese a que se han adoptado medidas importantes. Según el organismo que preside Christine Lagarde, las entidades están mejor capitalizadas y saneadas después de la reestructuración bancaria en marcha, si bien el sistema está todavía expuesto a “grandes riesgos” por la difícil situación macroeconómica, que se resume en la falta de crédito.

La morosidad de la banca, en alza

La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito a particulares y empresas llegó 11,2% en mayo, según datos del Banco de España. El porcentaje se resume en una cifra: 170.225 millones de euros, una cifra equivalente al 17% del PIB, 3.138 millones de euros más que en abril, 14.254 millones más en los últimos años.

Conclusión: la deuda pública se acerca al 90% del PIB

La deuda pública de España subió hasta mayo hasta los 937.334 millones de euros, lo que supone el 89,6% del PIB, y marca un nuevo récord histórico. Desde 2007, este porcentaje se ha incrementado en 53.3 puntos (del 36.30% registrado entonces), lo que, por sí solo, da pistas sobre quién está pagando el coste de la crisis económica.

La deuda del conjunto de las administraciones subió en mayo en 23.349 millones de euros respecto a abril, un 2,2% del PIB.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en FMI, Gobierno, PP, Rajoy, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.