Alemania ante su campaña electoral más previsible

El próximo 22 de septiembre los alemanes están llamados a las urnas para elegir al futuro Bundestag y sobre si Angela Merkel revalida el cargo, por tercera vez consecutiva. Los sondeos sobre intención de voto, igual que hace tres meses, confirman la hegemonía de la CDU como la opción favorita de los electores, en buena medida gracias al desplome de sus socios de gobierno, los liderales del FDP:

CapturaAlemaniaJulio2013

La CDU conseguiría hoy el 40.6% de los votos de media, +6.8 puntos respecto a las elecciones de 2009, datos que hay que explicar por el liderazgo de la canciller alemana. A pesar de las derrotas regionales en feudos de los demócratacristianos, Merkel presenta índices de popularidad del 65% (según un sondeo de FGW) y del 57% (según sondeos de Forsa e Insa).

Enfrente, su principal rival, Peet Steinbruck se queda en el 27% (según FGW), del 21% (según Forsa) y del 20% según Insa. Aun así, el SPD mejoraría su resultado, el peor desde la posguerra, y obtendría hoy dos puntos más que en 2009, hasta el 25% de media -si bien hay un sondeo que sitúa a los socialdemócratas por debajo del 23%-.

Los cambios se registran entre los partidos más pequeños. Los Verdes recuperan el papel anterior a 2009 y hoy obtendrían 13.1% de los votos de media, +2.4 puntos, en buena medida gracias a Die Linke, que pasaría de 11.9% de representación al 7.3% (-4.6 puntos, que explicaría el ascenso de SPD y del grupo ecologista, socios de gobierno durante el último mandato de Gerhard Schröder). Por su parte, como apuntábamos anteriormente, el FDP se desploma al 4.8% de intención de voto, -9.8 puntos respecto a 2009.

Por otra parte, queda pendiente lo que puedan hacer los partidos minoritarios, que se enfrentan a la barrera electoral del 3% que impulsa el sistema electoral alemán. Hablamos de los Piratas, que, según el sondeo, pasa de no conseguir representación hasta poder lograr en el Bundestag co el 4% de representación, porcentaje en el que también se podría mover el partido antieuropeo fundado por intelectuales, que se mueven en una horquilla de entre 2-4% en intención de voto.

A dos meses de las elecciones, y dada la estabilidad que registran los sondeos, parece claro que la CDU ganará las elecciones con tranquilidad y que Merkel volverá a ser la canciller alemana, por tercera vez consecutiva. A ello ayudará, seguramente, el programa electoral que va desgranando poco a poco y que apunta a abandonar la austerida para apuntarse a los incentivos en política fiscal. Así, ha propuesto desgravaciones fiscales a familias con hijos, el aumento de subsidios a residentes en Alemania por el cuidado de sus hijos o jubilacioens para mujeres que no pudieron trabajar para cuidar a sus hijos, medidas que, según expertos, podrían suponer 28.500 millones, cifra que la CDU se niega a confirmar.

Angela Merkel defendió la solvencia de su programa electoral, dirigido directamente a su nicho de votantes: “Es un programa comedido y centrista que no contempla ninguna carga suplementaria para los ciudadanos ni para la economía, porque pensamos que abriendo espacios de libertad y motivando a las PYMES, a las empresas familiares, pero también a las grandes empresas, las posibilidades de recaudar más impuestos serán mayores que desmotivándoles con aumentos de impuestos”. Por si fuera poco, durante estas semanas defendió inversiones en infraestructuras, educación e I+D, con un matiz: todo ello deberá subordinarse a la consolidación fiscal.

Es precisamente este matiz lo que hace que, desde el SPD, se hable de “estafa electoral anunciada” (Frank Walter Steinmeier, líder del grupo parlamentario del SPD) o que se recuerde que Merkel realizó promesas parecidas en la campaña de 2009, promesas que no aplicó. No piensa así su socio de gobierno, el FDP, que, consciente de la sangría de votos que irán a parar a la CDU, acusó a los demócratacristianos de dejarse “seducir por el dulce veneno del aumento del gasto” (Philipp Rösler, ministro de Economía y vicecanciller).

Este partido insiste en seguir por la senda de la austeridad y del control del gasto público, en la línea de lo que sugieren centros de estudios como el Instituto Económico (IW), que cifró el coste de aplicar el programa electoral de la CDU en 100.000 empleos menos, 300.000 en el caso de que se aplique el de los socialdemócratas. Éste se resume en:

  • un aumento de la justicia social
  • la lucha contra los paraísos fiscales
  • actuar contra el sistema financiero
  • subir el salario mínimo interprofesional en 8.5 euros/hora (en el país en el que hay siete millones de personas que cobran menos de 450 euros /mes gracias a la generalización de los llamados minijobs)
  • aumentar los impuestos a las rentas más altas, de forma que se incremente el tipo máximo del 42% al 49% a los que cobren más de 100.000 euros al año, incluir una tasa a las transacciones financieras e instaurar un impuesto de sucesiones y otro a las grandes fortunas.

Es decir, el SPD se presenta con un programa abiertamente socialdemócrata, quizás para hacer olvidar a sus votantes las decisiones adoptadas en la línea de la ‘tercera vía’ cuando estuvieron en el poder.

Con las propuestas económicas claras -y, según los sondeos, sin posibilidad de vuelco-, la larga campaña electoral se ve salpicada por otros temas:

  • En junio, las fuertes lluvias causaron el desbordamiento de los ríos Neckar, Rin, Meno, Danubio y Wiezaz, con efectos directo en decenas de ciudades de Sajonia, Baviera y Baden-Württemberg. Como si un deja vu de la campaña electoral de 2002se tratara, Merkel reaccinó con rapidez, neutralizando la capacidad del SPD de usar políticamente esta catástrofe [como hizo Schröder, por detrás en los sondeos, frente a Edmund Stoiber] y decretó la situación de “alarma de catástrofe”. Visitó la zona, puso a disposición de los Länder a los soldados de la Bundeswehr, las denominadas “unidades de emergencia” del Ejército alemán y garantizó asistencia gubernamental a los estados afectados, para los que aprobó planes de ayuda por valor de 8.000 millones de euros.
  • Al tiempo que se achicaba agua en los estados afectados por las inundaciones, Edward Snowden contó que Alemania había colaborado con EEUU en el sistema de espionaje PRISM a través del uso de la herramienta Pristina y XKeyscore [sistema capaz de capturar las comunicaciones que no están filtradas con un ‘full take’, lo que significa que captura todos los metadatos y los contenidos de las comunicaciones, durante varios días], que constituyen bases de datos a los que había tenido acceso el Ejército alemán. Se daba así la vuelta a una información que partió de la respuesta airada de Berlín tras difundirse el espionaje masivo de EEUU a sus socios de la OTAN, reacción teatralizada que los propios medios alemanes han ido desmontando a lo largo de las semanas.
    El semanario Der Spiegel publicó información sobre la presencia de una delegación de los servicios de inteligencia extranjera alemanes en la sede de la NSA en Maryland para recibir entrenamiento en la recolección de datos.
    Ante los nuevos datos, que desmontan directamente la posición gubernamental inicial, Merkel defendió la colaboración entre EEUU y Alemania en servicios de inteligencia mientras que Steinbruck acusó a Merkel de haber hecho una “interpretación más flexible de la ley G-10 (que establece las condiciones bajo las cuales se permite la vigilancia a los ciudadanos alemanes) para facilitar el suministro de datos protegidos a servicios extranjeros”
    Sin embargo, no se trata de un tema que importe en exceso a los votantes. Algunos sondeos apuntan a que el 80% de los alemanes estimó que su país sí conoció de las actividades de la NSA estadounidense si bien el 55% no consideró relevante esta información.
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Alemania, elecciones, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alemania ante su campaña electoral más previsible

  1. Pingback: 22-S: Merkel busca prolongar la letargocracia | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.