El FMI echa un jarro de agua fría al Gobierno

Desde hace meses, el Gobierno y el PP insiste en la teoría de los “indicadores adelantados”, también conocidos como “flor de invernadero”, para dar a entender que España ha superado lo peor de la crisis económica y que ya hay señales que indican que el país se ha puesto en el camino de la recuperación.

Este discurso se basa en varios supuestos, a los que en el último trimestre se ha sumado la caída del desempleo reflejada en la EPA del segundo trimestre y en el dato del paro del mes de julio. Así, el Gobierno apela por un lado a que la balanza comercial se ha equilibrado demostrando la potencia del sector exterior (aunque no se menciona que, en buena medida, ello es debido a la paralización de la actividad económica interna, que lleva consigo el desplome de las importaciones).

FmI

Por otro lado, siempre se cita el aumento de la competitividad (fundamentada, sobre todo, en una rebaja de los salarios que los expertos prefieren vestir como “contención salarial”). Si lo relacionamos directamente con las reformas (en su mayoría, recortes) en el sistema del Estado de bienestar español deberemos concluir que la sociedad que contempla esta suerte de “brotes verdes” saldrá de la situación más empobrecida directa a indirectamente.

Sin embargo, las cosas siempre son susceptibles de empeorar. A comienzos del mes de agosto, el FMI hizo público su informe anual sobre España que confirma lo que ya hemos apuntado en otras ocasiones: el país afronta una suerte de década perdida, similar a la que  vivió Japón en los años 90 y de la que aún trata de salir con inyecciones de capital en su economía, siguiendo la estela de EEUU y de otros países que ya abandonaron la recesión hace meses. En el caso de España, el FMI confirma el hundimiento de sus datos macro hasta, al menos 2018, con una previsión de que entre en la década de los años 20 con tasas de paro superiores al 20%.

  • La economía española no crecerá por encima del 1% en 2018 (1.2% de PIB). Así, en 2014 la economía española se mantendrá en el 0%, un 0.3% en 2015, 0.6% en 2016, 0.9% en 2017. Si tenemos en cuenta que, por nuestro sistema productivo, España sólo crea empleo con una tasa de crecimiento del 2%, ya podemos deducir el impacto que este dato tendrá en la tasa de paro.
  • Así, el FMI estima que España tendrá una tasa de desempleo del 25.3% hasta 2018, con puntas de 27.2% este año y del 27% en 2013, con caídas de la población activa (personas en edad de trabajar) del 1.2% debido a la emigración. Así, el país se encamina a una década de tasas de paro por encima del 20% (2010 fue el primer año en el que se cerró con una tasa del 20.1% de la población activa, desde el 8.5% de 2007)
  • El déficit cerrará 2013 con 6,7% y bajará al 5,9%, en 2014. Será del 5,1%, en 2015;  4,2%, en 2016; 3,3% en 2017; en 2018 bajará al 2,7%, objetivo que el Gobierno pensaba cumplir al cierre de 2016
  • La deuda pública, que actualmente se sitúa en el 90% del PIB, subirá al 102% en 2015 y al 104% en 2016. En 2017 y 2018 se situará en el 106%, 70 puntos más del registro a finales de 2007, año previo al impacto de la caída de Lehman Brothers y del tsunami de la crisis financiera y real en la economía española.

Para hacer frente a estos pronósticos, el FMI recomienda su receta tradicional, esa que tan popular le hizo en los años 80 en América Latina, zona geográfica que dejó de atender a sus recetas tras confirmar que el sistema que proponía uno de los instrumentos vitales del Consenso de Washington derivaba en recesión, aumento de la pobreza y de las desigualdades sociales y en una desarticulación de sociedades que ya en su origen presentaban importantes deficiencias en cuanto a su tejido. En los años 90, el FMI fue expulsado con más o menos amabilidad de varios países de América Latina y, tras la crisis del sudeste asiático, los antiguos “tigres” optaron por refundar su propio sistema financiero regional.

En Europa, el FMI, como organización clave del sistema Brettons Woods primero y luego del llamado Consenso de Washington, sigue siendo una de las instituciones claves de la arquitectura de la Troika, con los resultados que pueden atestiguar griegos y portugueses. Así, al tiempo que reclama una acción coordinada, a nivel europeo, para impulsar la economía y favorecer la creación de empleo, se insiste en el programa que, desde los años 70, se aplica alegremente en los países con dificultades económicas y financieras. A saber:

  • El FMI pide un gran pacto social entre Gobierno y agentes sociales que sacrifique salarios para crear empleo. Así, recomienda rebajas salariales de hasta el 10% para crear empleo, y una vuelta de tuerca a la reforma laboral para introducir mayor flexibilidad y acabar con la dualidad del mercado laboral, dualidad que se vuelve a confirmar en los datos de paro correspondientes al mes de julio, con la práctica totalidad de contratos temporales y a tiempo parcial.
  • Plantea una modificación del sistema público de pensiones, que califica de “insostenible”, frente a lo que propone aplicar el factor de sostenibilidad del comité de expertos y ampliando el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión.
  • Subidas de impuestos: tanto el IVA de productos de tipo reducido como de impuestos especiales. La razón, este gráfico en el que se muestra cómo el sistema impositivo español es el más bajo de la UE de los Quince, por detrás de países ya rescatados como Grecia, Irlanda y Portugal: CapturaFMI2
  • Revisión del gasto en sanidad y educación. Para dar más pistas, el informe del FMI se conoció en el último Consejo de Ministros del curso político, en el que el Gobierno aprobó la reforma del sistema de becas, sin rectificación del ministro de Educación respecto a la puntuación mínima para poder optar a una beca (6.5 puntos) y al requisito de haber aprobado todos los créditos para poder solicitarla.
  • Recomienda que el precio de vivienda sume una caída del 15% a la del 33% que ya se ha registrado

Desde el Ejecutivo, su secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, consideró “pesimistas” las previsiones del FMI y avanzó que las cifras que maneja el Gobierno son más certeras y estarán más próximas a la realidad.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en FMI, recortes, rescate, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .