“I have a dream” cumple 50 años

Hoy se cumplen 50 años desde que Martin Luther King pronunció su discurso más conocido, ante el monumento de Abraham Lincolm de Washington, en el que fijó el día en el que desaparecerían las barreras raciales en EEUU. La Marcha sobre Washington concluyó ante 200.000 personas, simpatizantes del movimiento contra la segregación racial, que escucharon el discurso del reverendo King, en el que esbozó en pocas líneas un discurso que ha perdurado en el tiempo y que congrega los elementos de la mejor retórica política:

Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia (…)

Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad (…).

Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño “americano”.

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: “Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales”.

Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.

Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.

Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.

¡Hoy tengo un sueño!

Se trata de un discurso movilizador, que pulsa su desarrollo durante un momento concreto, en el ecuador de las campañas que protagonizó el movimiento por los derechos civiles en EEUU (que arrancó en  la década de los años 50, aunque en 1960 se amplificó su impacto, en buena medida por el conocimiento del funcionamiento de los medios de comunicación, más dispuestos a difundir el impacto de la represión). Así, encontramos tres momentos en el discurso:

  1. La descripción de la situación que se vive en 1963 y que encuentra su justificación en el pasado.
  2. El presente, que es la Marcha sobre Washington, que reclama los derechos de ciudadanía para la comunidad negra y que se plasma en el quinto párrafo, cuando se repite en diferentes ocasiones “ahora es el momento”. Parece un intento de señalar que la evolución de los hechos les ha dado la oportunidad de reclamar sus derechos y que eso justifica que sea entonces, y no antes, cuando la comunidad negra consideró que era  tiempo de movilizarse.
  3. Se hace referencia al futuro, que terminará cuando se logre sus objetivos y que vivirá nuevos episodios de movilización, tal y como se asegura en la frase: “Este verano, ardiente con el legítimo descontento de los negros, no pasará hasta que no haya un otoño vigorizante de libertad e igualdad”. Es en este momento en el que Luther King pronuncia las frases más conocidas del discurso [sobre cuyos mitos Luis Arroyo escribe en Infolibre].

Luther King utiliza un tono  muy poético, con metáforas que condensan el sentido de sus reclamaciones y el objetivo que plantean, perfectamente identificable por los que se manifiestan, un colectivo que hasta entonces estuvo sometido a la población blanca y a la segregación racial como señas de identidad de un país que, en su carta fundacional, argumentó que todos los hombres eran libres e iguales.

Medio siglo después de este discurso, según un sondeo de Pew Research, el 49% considera que queda mucho por hacer en la lucha contra la segregación racial (79% entre la población negraCapturaPew), mientras que el 31% piensa que aún puede haber avances. En términos de igualdad, el 45% cree que queda aún mucho por hacer, mientras que el 36% sostiene que queda aún por hacer.

En este aspecto, llama la atención la consideración de un peor trato sobre la población negra -sobre todo entre los votantes demócratas- respecto a la blanca o hispana en asuntos como las relaciones con la policía (70%), en la faceta laboral (54%), en las escuelas públicas (51%) o en términos de participación en las elecciones (48%). Los hispanos son el colectivo que se mencionan a continuación y, los mejor situados, los caucásicos.

Según este trabajo, realizado a partir de 2.231 entrevistas, un 16% estima que, a 50 años vista, se ha logrado la igualdad (17% entre la población blanca y el 8% entre la población negra). Así, el 86% de los blancos estima que, en los últimos 50 años, ha habido algún avance (71% entre la población negra) y un 79% (91% de los negros)asegura que aún pueden lograrse mejoras en materia de igualdad racial.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, EEUU. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “I have a dream” cumple 50 años

  1. Pingback: Via Catalana: Se amplifica el estruendo | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .