Grecia: Neonazis, huelgas generales y realidad económica

El fin del verano ha supuesto la vuelta de Grecia a la agenda internacional. Primero fue su irrupción como asunto en la campaña electoral de los comicios griegos, en la que se habló abiertamente de la posibilidad de un tercer rescate que se sumaría a los 240.000 millones recibidos hasta la actualidad y a la quita de su deuda, situación que, sin embargo, no logra aliviar la situación económica del país. Su economía cayó un 4,6% en el segundo trimestre de 2013, por lo que se encadenan 20 trimestres de recesión, y se prevé que cierre el año con un déficit del 4.3% y una deuda pública por encima del 170% del PIB heleno.

Pero Grecia no ha sido noticia sólo por este asunto. La semana pasada, los medios internacionales dieron cuenta del primer asesinato de un griego cometido por simpatizantes de Amanecer Dorado, la formación neonazi que entró en el Parlamento, por primera vez, en los comicios legislativos de 2012 (y en los que tuvieron que repetirse un mes después), convirtiéndose en la quinta fuerza parlamentaria. Hoy los sondeos sobre intención de voto la sitúan como tercera fuerza, con fuerte implantación entre jóvenes y en los sectores más afectados por la crisis económica, en buena medida gracias a sus mensajes contrarios a la UE, a favor de volver al dracma como moneda del país, a los que se suman sus campañas de nacionalismo extremo y de atención en los barrios.

Si anda como un pato y nada como un pato…

El mundo parece haber entendido cuál es la naturaleza de Amanecer Dorado, formación que, desde hace meses, según los sondeos, figura como tercer partido, sólo por detrás de Nueva Democracia y de Syriza. Un simpatizante de Amanecer Dorado asesinó en Atenas la semana pasada a Pavlos Fyssas, un rapero antifascista conocido como Killah P. El asesino de Fyssas le asestó una puñalada mortal después de que medio centenar de neonazis, simpatizantes de Amanecer Dorado, lo persiguieran al salir de una cafetería donde se encontraba con sus amigos viendo un partido de fútbol en Amfiali, un barrio al sur de la capital griega.

Tras aclararse el modus operandi (negando la versión inicial, que apuntaba a una muerte ocurrida tras un enfrentamiento entre grupos antisistema), muchos se plantean ahora la ilegalización de la formación. Son los mismos que, al parecer, no sabían, hasta ahora, cómo funcionan sus redes:

El asesinato de Killah P ha servido de catarsis en el país. Si hasta ese momento sólo Syriza y KKE abundaron en el funcionamiento de Amanecer Dorado, con repertorios y mensajes propios de un partido de extrema derecha, ahora se han sumado a estas tesis todos los partidos y movimientos sociales y políticos griegos. Fuera del Grecia, se han desarrollado gestos de solidaridad e incluso llegaron mensajes del Parlamento Europeo a propósito de la necesidad de erradicar la violencia que está surgiendo como caldo de cultivo de la crisis económica en los países más afectados por las medidas impuestas por la Troika. Fuera de Grecia también se han sucedido gestos de solidaridad como la difusión de temas como el de Ryan Harvey: Our Friends Are Going to Crush the Golden Dawn:

La mala noticia es que las críticas sólo han aparecido de manera unánime tras el asesinato de un ciudadano griego. De repente, se ha recordado -y denunciado- la naturaleza violenta de un movimiento que se califica de patriota aunque exhibe todo el repertorio de actuación de grupos neonazis, con fuertes connotaciones paramilitares (evidentes en la celebración de las fiestas nacionales griegas) y que bien pueden atesorar los inmigrantes y las organizaciones que les prestan apoyo en Grecia.

Sin embargo, es ahora cuando las autoridades toman nota y se plantean cuestiones como declarar ilegal a la formación política. Tras el asesinato de Fyssas, el titular de Orden Público sugirió que se modifique la legislación vigente para poder definir a Amanecer Dorado como organización criminal, a pesar de que en la Constitución griega no existe ninguna ley que permita la prohibición de partidos políticos. El líder del Pasok, Evangelos Venizelos, aseguró que “Amanecer Dorado utiliza la violencia como herramienta principal”, por lo que “ser tratada como una organización criminal”: “Ahora, (Amanecer Dorado) ha pasado un límite. El Estado debe intervenir”.

Por su parte, Syriza aseguró que esta acción fue “el culmen de la acción criminal de los neonazis del país” y pidió que los responsables sean castigados de forma ejemplar. Tras acudir a la ronda de contactos de los partidos del arco parlamentario para hacer frente al auge de la violencia fascista,  Tsipras recordó que algunos jugaron con la “serpiente del fascismo” y señaló: “Es momento de que el Estado y la democracia constitucional se enfrenten con decisión a este fenómeno. Existe la posibilidad de hacerlo y hay un marco legal para ello, siempre que haya voluntad política”.

Para hoy se ha convocado una marcha antifascista en la plaza de Syntagma de Atenas para protestar por este asesinato, a manos de un hombre de 45 años y que ha puesto de manifiesto, además, los vínculos de la policía y el Ejército griegos y de Amanecer Dorado. La semana pasada, el titular de Orden Público anunció que altos cargos de la policía fueron apartados de sus responsabilidades o transferidos a otros puestos por sus presuntas relaciones con Amanecer Dorado o por negligencias en su represión de acciones violentas de este partido neonazi. Asimismo, se ordenaron investigaciones para determinar si miembros o simpatizantes de los neonazis se han “infiltrado” en él, como confirma este vídeo:

La realidad todavía no ha conseguido que se publicite la deriva del gobierno bipartito (ND y Pasok), escorado a la derecha, precisamente, para intentar frenar la sangría de votos hacia Amanecer Dorado, sobre todo en los barrios que, hasta no hace mucho, votaba a la izquierda.

Cuarto año de la crisis: la sociedad griega sigue en la calle

En el cuarto año de la crisis financiera que llevó al país a pedir dos rescates, la ciudadanía sigue en movimiento. Desde la semana pasada, distintas huelgas recorren el país contra los planes del Gobierno de Antoni Samarás, cuya política ha provocado, por ejemplo, el cierre de la Universidad Nacional y Capodistriana de Atenas ante la imposibilidad de gestionar el día a día de los centros debido a los recortes [‏@beatricedeDante eleva a cuatro los centros universitarios cerrados en el país].

Estos y otros motivos explican la alta conflictividad en el país, el único de la periferia de la eurozona que sigue registrando este volumen de manifestaciones y de paros laborales. Así, e sindicato de funcionarios Adedy encabeza hoy el segundo día del paro de 48 horas decretado contra los planes del Gobierno de recortar aún más la Administración Pública (12.000 funcionarios hasta final de mes y otros tantos hasta final de 2013) mediante lo que califica como “programa de movilidad”: los trabajadores públicos pueden ser trasladados forzosamente o despidos durante ocho meses; en ese periodo, en el que cobrarían el 75% de su salario, deben encontrar un puesto en otro departamento o en caso contrario, serán despedidos. Según los convocantes, esta medida podría aceptar hasta 600.000 despidos.

Este paro, que coincide con la visita de los hombres de negro de la Troika a Atenas, se suma a la huelga convocada la semana pasada por los docentes de secundaria, los trabajadores de la administración municipal, los empleados de las cajas de la Seguridad Social y oficinas de Empleo y el personal de administración de las universidades. A ellos se han sumado los trabajadores portuarios, los pilotos de embarcaciones, agentes de aduanas, abogados y periodistas. Estos últimos decretaron un paro de tres horas en solidaridad con las protestas del sector público.

Tercer rescate, a la vista

Además, el Gobierno de Samarás sigue mareando la perdiz ante la posibilidad de que Grecia solicite su tercer rescate, por valor de 11.000 millones de euros, asunto que saltó en la campaña electoral alemana. Tras la negativa de Atenas a este supuesto, desde hace días cobra fuerza la posibilidad de que el rescate sea solicitado antes de final de año, una ayuda financiera que, según el primer ministro griego, no conllevaría condiciones en forma de nuevos recortes y de más austeridad.

Mientras tanto, queda la realidad: La tasa de paro se situó en el segundo trimestre en el 27,1% de la población activa, frente al 27,4% registrado en los tres meses anteriores. En el caso de los menores de 25 años, el desempleo alcanzó el 59%; entre los griegos de entre 25 y 29 años el paro afectaba al 44,4% (+7.6 puntos respecto al primer trimestre del año).

Según un estudio del Instituto del Trabajo, ligado a los sindicatos griegos, el país no recuperará su tasa de empleo anterior a la crisis, por debajo del 10%, hasta dentro de 20 años. El informe también recoge que el poder adquisitivo de los ciudadanos de Grecia ha caído en 41.000 millones de euros en los últimos tres años y que su poder adquisitivo en 2014 será la mitad del que era antes de la crisis, con una caída de la demanda interna hasta los niveles de 1999.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Democracia, el euro, Grecia, UE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Grecia: Neonazis, huelgas generales y realidad económica

  1. Pingback: Grecia: Matices sobre la pérdida de apoyo de Amanecer Dorado | La última en llegar

  2. Pingback: Grecia: Cambio de régimen, con Syriza como primera fuerza | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .