Alemania: El SPD elige suicidarse

Se cumple el guión. El SPD, reunido en una convención extraordinaria de 200 delegados, aprobó abrir una ronda  de conversaciones con la CDU para repetir el gobierno de “gran coalición” que acordaron entre 2005 y 2009. El partido, reunido para analizar los resultados de las últimas elecciones legislativas, en las que subió casi tres puntos en relación a la debacle electoral de 2009, aceptó también la renuncia de su cabeza de lista a los comicios, Peer Steinbrück, a todos los cargos del partido y de su grupo parlamentario.

Steinbrück, que fue ministro de Economía con Angela Merkel en su primera legislatura, asumió en la campaña electoral que no entraría en el ejecutivo en el caso de ser necesario un acuerdo de gobierno. Los mensajes en pos de la estabilidad vertidos por responsables del SPD desde la misma noche electoral hacía pensar en esta salida, que allanaba el camino hacia el acuerdo con los conservadores.

La CDU, con un 41.5% de los votos, lleva esta última semana buscando pareja de baile. Los liberales, el partido bisagra que le había servido de socio de coalición en la legislatura, ha quedado fagocitado por la CDU y ha quedado fuera del Bundestag. Su líder, Philipp Rösler , vicecanciller y ministro de Economía, presentó la dimisión el lunes por los nefastos resultados de la formación. Es el mismo camino que recorrió, Jürgen Trittin, presidente de la fracción parlamentaria del partido de Los Verdes, que asumió la pérdida de 2.3 puntos respecto a los comicios de 2009 (10.7% frente al 8.4% actual). La formación se ofreció a pactar con la CDU, que prefirió sondear primero la opción socialdemócrata.

El acuerdo entre el SPD y la CDU certifica el tono de la política interna alemana y, sobre todo, coloca la soga en el cuello del SPD. En 2009, tras el gobierno de coalición que aupó a Merkel a la cancillería, los socialdemócratas lograron el peor resultado de su historia (23%), cifras que los comicios del domingo pasado mejoran de forma relativa. Desde 1953, los socialdemócratas se habían movido en porcentajes de voto superiores al 30%, dato que por sí solo debería llevar a la reflexión a sus líderes.

Así, si se confirma el acuerdo de “gran coalición”, Alemania se sumaría a la lista de países que optan por la vía de la estabilidad mediante el acuerdo de las fuerzas centrales del sistema de partidos. Ese es el caso de:

  • Grecia, que en la actualidad tiene un gobierno formado por Nueva Democracia y el Pasok, con un coste para esta formación, que es tercera fuerza parlamentaria pero a la que los sondeos sitúan en torno al 6% de intención de voto.
  • Italia, que vive su enésima crisis de estabilidad tras la amenaza del partido de Berlusconi de dimitir en bloque si se confirma la expulsión de Il Cavalieri de la cámara en cumplimiento de la norma que impide que un condenado siga sentado en el escaño.

El acuerdo de gobierno entre el SPD y la CDU, por lo tanto, podría suponer un mensaje hacia los países que, como España, reflejan una crisis de su sistema político que se evidencia en cada sondeo. PSOE y PP apenas superan el 60% de intención de voto juntos y, por separado, hemos visto sondeos que sitúan a ambas formaciones en torno al 20-25% de la representación.

Además, hay que leer este acuerdo en clave europea. En unos meses arrancará la campaña de las elecciones al Parlamento Europeo en la que, quizás, el debate económico gire en torno a la salida de la crisis desde la austeridad o desde los incentivos económicos en la línea de una suerte de neokeynesianismo. Con este gesto, el SPD confirmaría que su vocación es más alemana que europea y aparece como variable fija para atacar las posiciones que lideran países como Alemania, Países Bajos, Finlandia o Austria.

Sea como fuere, la socialdemocracia europea que un día abanderó el SPD ha dictado su sentencia de muerte inducida, por lo que la maltrecha izquierda europea tiene dos opciones:

  • O bien mirar hacia las opciones que representan aún formaciones como Syriza o Die Linke en Grecia y Alemania, respectivamente [o el Partido Socialista luso, que en la oposición aparece más escorado a la izquierda de lo que estuvo en su última etapa de Gobierno]
  • O bien se mira a Latinoamérica, donde se siguen sucediendo discursos como el del presidente de Uruguay, Pepe Mújica, que ante la Asamblea General de la ONU estableció el diagnóstico de la situación internacional y de sus raíces económicas
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Alemania, Merkel, ONU, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.