LOMCE: Y tú, ¿qué mundo quieres?

Por segunda vez en nuestra historia democrática, asociaciones de padres, profesores y alumnos de la educación pública han convocado una jornada de huelga general unitaria en el sector, en todos los niveles educativos, para volver a decir «no»  a la aplicación de la LOMCE.

Esta jornada de paro general va acompañado por una consulta ciudadana -entre los días 23 de septiembre y 13 de octubre-, con la que se trata de pulsar la opinión de la ciudadanía respecto a la política educativa del Gobierno, con especial incidencia en la Ley Wert y en el decreto de becas, cuyas condiciones se aprobaron con ‘agostidad’ y alevosía. Las preguntas son las siguientes:

LOMCE

La ‘marea verde’ retoma así su campaña de oposición al titular del departamento, José Ignacio Wert, en defensa de una educación pública de calidad, mientras se conoce el alcance de los recortes aprobados en esta partida: durante el curso 2011-12, los beneficiarios de becas cayeron en 24.500 personas y hasta 580.000 alumnos afrontaron el cuso sin ayudas para la compra de libros o de comedor.

El ministro de Educación, por su parte, retoma también su actitud respecto a la comunidad educativa. En el arranque del curso político, comparó las manifestaciones del sector en España con la huelga de profesores en México [que el día 13 fueron desalojados por la fuerza por la policía de la plaza de Zócalo, donde habían acampado hace un mes para denunciar la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto]o la de los estudiantes de Chile [que llevan dos años de movilización contra la presencia de la empresa privada en el sistema educativo del país] con «fiestas de cumpleaños».

El sector ha comenzado a preparar la convocatoria con la difusión de vídeos como el que analizamos en esta ocasión, un retrato del presente y del futuro que plantea la LOMCE, vendida como una ley para mejorar la calidad de la enseñanza y que, en la práctica, sólo proyecta el cajón de sastre en el que se incluyen recortes del gasto en educación pública, dificultades para que los estudiantes con menor nivel de renta accedan en igualdad de condiciones a la educación superior y el cambio de un modelo hacia la privatización de la educación, con beneficios a la educación concertada [de forma directa, con fondos y facilidades; e indirecta, con una menor inversión en la educación pública, lo que, a medio plazo, derivará en una rebaja de su nivel] y privada:

El vídeo, que dura 2.43 minutos, abre y cierra con una cita de Nelson Mandela a propósito de la importancia de la educación como instrumento para cambiar el mundo. En esta ocasión, Julia Otero sirve de voz para difundir una obviedad: que de las escuelas saldrán los ciudadanos del futuro y que hay formas distintas de entender la educación (y, por lo tanto, la ciudadanía).

Así, mientras suena Suite Nº1 para Violoncello, de Bach, interpretado por Andreas Prittwitz, se pone voz a imágenes que, como si fueran recortables en movimiento, relatan realidades con y sin aplicación de la LOMCE con una clara distinción entre ellos y nosotros. En todo momento se pone el acento en los rasgos negativos de la aplicación de la LOMCE y se define el mundo de forma dicotómica:

  • «A ellos no les importa la masificación en las aulas» (mientras se ve cómo figuras de papel que representan niños acuden a una escuela en un entorno oscuro en fila india)
  • «Nosotros pensamos que cada alumno es único» (contraponiendo dos imágenes: la de un aula repleta de pupitres en la que los alumnos son una isla en sí mismos y la de un aula con una mesa en el centro en la que los alumnos, vestidos con distintas tonalidades, están sentados alrededor, estableciendo contacto entre sí)
  • «El profesor tiene que conocer a todos para atender a todos»: en este punto se hace un guiño a la polémica en torno a la lengua que Wert explicitó en el Congreso de los Diputados con el intento de «españolizar a los alumnos catalanes». Así, en el mundo en color, además de gritar una Ñ (símbolo de la idea de España, sobre todo en el extranjero) aparece una expresión en vasco («Kaixo»). En el mundo oscuro, los alumnos sólo hablan en español.
  • «Por eso la LOMCE da mayor peso a la religión católica e incorpora la asignatura de educación financiera, para amoldarnos a sus necesidades, en detrimento de lo que ellos llaman asignaturas que distraen [Educación para la ciudadanía, Filosofía y educación artística».
  • «Ellos quieren uniformidad» (y lo representan con hombres de papel exactamente iguales entre sí); «Nosotros, pluralidad» (con imágenes, en color, de figuras de animales)
  • «Por eso la Administración elige a dedo a los directores de los colegios y de los institutos y éste decidirá quiénes serán los alumnos del centro». También se destaca lo que ocurre cuando los profesores (que ellos prefieren denominar «maestro») están de baja.
  • Se cita algunos de los puntos de la LOMCE: Eliminación de las clases de refuerzo, se cierran las bibliotecas escolares, laboratorios, escuelas de música y de idiomas, eliminación de las becas de comedor y rutas escolares.

A partir del minuto 1.37 se pone el acento en las justificaciones del Gobierno para aprobar la Ley Wert: crisis económica; lucha contra el abandono escolar (que ha bajado en 6.3%  por la crisis); y reducción del paro juvenil (con éxodo de jóvenes al extranjero). Y se concluye con una obviedad que, quizás, ha sido ignorado hasta el momento: la educación es la base para crear modelos de sociedad, y, según el spot, ellos (Gobierno, PP y sectores afines) saben qué mundo quieren. De ahí que, al final del vídeo, junto a la cita de Mandela, se lance la pregunta –«Y tú, ¿qué mundo quieres» — y se plantee el mensaje final: «No a la LOMCE. Sí a la educación».

Consideraciones

  • Estamos ante un buen ejercicio de comunicación política, muy efectivo en la traslación clara de los grupos en liza en el conflicto del sector educativo, con definición clara de identidades.
  • A la manera de George Lakoff y sus marcos mentales [explicados de forma sencilla en No pienses en un elefante o en Puntos de reflexión], se dibujan dos mundos ideales: en uno, abunda el color, la relación directa entre lasa personas que se dibujan, empatía y llamamientos a la creatividad, a saber pensar con las herramientas dispuestas por la educación. En el otro mundo, priman los colores oscuros, la falta de contacto entre los personajes y la uniformidad (tanto en la vestimenta como en los espacios retratados).
  • Podemos hablar, así, de prototipos de forma de relación más cercanas a lo que habitualmente se entiende como «madre» frente a un exceso de autoridad de una figura paternal que engarza con una tradición de educación de los hijos cada vez más superada.
  • Este guiño al pasado también tiene otros referentes, como la mención a los «maestros» o el uso de recortables de papel en un entorno cada vez más inundado por las nuevas tecnologías. Tampoco es casual que se elija como retrato lo que parece escuela infantil (sobre todo por la elección de señales como la suma 2+2), asumiendo que es en la infancia cuando se ponen las bases que modelará al individuo de cara al futuro.
  • Resulta efectivo el planteamiento de que la ciudadanía se aprende y se adquiere desde que el individuo nace. Así, se rompe con la idea de que a la ciudadanía se accede con 18 años, cuando el sujeto adquiere la mayoría de edad legal (y, en España, electoral), y se asume la educación como foco principal de modulación de dicha ciudadanía. De ahí que se denuncie la desaparición de EpC o Filosofía y que se sustituya por economía financiera.
  • Por si quedara alguna duda, en otro momento del spot se habla del estallido de la «burbuja inmobiliaria», de la que esta semana se cumplen cinco años y que parece ser el origen de u planteamiento de la educación basada en recortes del gasto y en la difusión de valores que, precisamente, son los que se pusieron en entredicho con la caída de Lehman Brothers.
  • El vídeo, aunque es largo, consigue mantener la atención del espectador, aunque la exageración de los modelos dicotómicos puede llevar a que los que critican a la ‘marea verde’ (padres y profesores de escuelas concertadas o privadas, que salen más favorecidos por la Ley Wert) no enganchen con el contenido del spot. Así, puede pasar que el mensaje del vídeo al final sólo llegue a los convencidos, que pueden encontrar en él un argumento para volver a salir a la calle el 24 de octubre.
  • A ellos se dirige el mensaje final: «No a la LOMCE. Sí a la educación». Es decir, la LOMCE es una ley que no tiene nada que ver con la educación sino con otros intereses: centros privados y concertados, a todos los niveles, porque se rebaje la calidad de la educación pública para así ganar estudiantes en el futuro; la Iglesia católica, muy interesada en hacer proselitismo entre los estudiantes; entidades bancarias que, a la manera de otros países, comienzan a vislumbrar el modelo de negocio en los préstamos en educación.

En el momento de elaboración de este post habían visionado el vídeo 23.476 personas.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Gobierno, recortes. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.