Fraude laboral: Datos que se vuelven contra el Gobierno

Rueda de prensa posterior al Consejo de ministros, en el que se dio luz verde a una ley que busca una mayor protección de los consumidores y en el Gobierno vendió las bondades de su plan contra el fraude. Según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en año y medio el Gobierno ha conseguido que afloren 22.500 millones procedentes del fraude en los siguientes términos:

  • 16.500 millones procedentes de la lucha contra el fraude fiscal
  •  6.156 millones en la lucha contra el fraude en la Seguridad Social, en el que se incluía el cobro indebido de más de medio millón de prestaciones por desempleo [exactamente 520.572], que equivalía a un montante superior a los 3.000 millones de euros.

A estos datos, el Gobierno sumó 40.000 millones procedentes de los bienes aflorados en el extranjero a propósito de la amnistía fiscal aprobada por el Ejecutivo de Rajoy nada más llegar a la Moncloa.

Los datos esgrimidos por Sáenz de Santamaría fueron replicados inmediatamente por los medios de comunicación, especialmente los informativos de televisión del Mediodía, que se dividieron en dos grupos: Cuatro y Tele 5, que se limitaron a conectar en directo con el Palacio de La Moncloa para dar cuenta del dato y, según el caso, emitir un total de la vicepresidenta del Gobierno; y TVE y A3 que, probablemente gracias a una filtración, tuvieron tiempo de elaborar una pieza con los datos difundidos por el Gobierno. Es decir, ninguno de estos medios, a pesar de conocer los datos, cumplieron con su obligación de contraste, dando por ciertos los datos difundidos por la Vicepresidencia del Gobierno.

Era un momento de gloria, un cierre de la semana en positivo tras la soledad del PP en la aprobación de la LOMCE o el río revuelto con el que bajó la semana a propósito de la propuesta del PP de Cataluña sobre financiación autonómica.

Sin embargo, horas después, supimos que, según datos del Ministerio de Empleo, el Gobierno mezcló en su mensaje los datos de fraude en el cobro de la prestación por desempleo con los fallos administrativos. Esta información, que han contado medios como El País, El Mundo o eldiario.es, apunta que el Gobierno infló la cifra del fraude entre los parados. Según Empleo, hasta agosto habían contabilizado 60.000 casos en los que los parados con derecho a prestación por desempleo la habían perdido al detectarse un cobro indebido — 159.793 prestaciones en el periodo de tiempo mencionado por Santamaría–.

En el momento de elaboración de este post, las ediciones digitales de los principales medios de comunicación ya llevaban en sus portadas la información que pone en evidencia a la vicepresidenta del Gobierno. Mención aparte merecen ABC y La Razón, que seguían con el argumentario monclovita sobre los éxitos de la lucha contra el fraude, con especial mención al fraude laboral:

aBC  EM EP  LR lv Publico

infolibreVoz

eldiario

Tampoco desde Vicepresidencia se había difundido una rectificación o puntualización de la información defendida por Sáenz de Santamaría, quizás uno de los pocos integrantes del Gobierno que mantenía intacta cierto aura de seriedad y de solvencia en la gestión y, según muchos, en la comunicación.

Tras esta metedura de pata mayúscula, cabe plantear que, o bien se equivocó por la difusión de datos erróneos desde el departamento que dirige Fátima Báñez, o bien el Ejecutivo trató de desarrollar una operación de manipulación masiva. Si se trata del primer caso, la vicepresidenta podría haber insultado gratuitamente a varios cientos de miles de parados, a los que acusó de cometer fraude en el cobro de la prestación por desempleo, en un país con una tasa de paro del 27% y en el que muchos parados ya no cobran prestación alguna. Si se trata del segundo aspecto, podríamos pensar que, ante el nivel que muestra la mayoría de los ministros del Ejecutivo, alguien ha considerado oportuno que Santamaría se rebaje al mismo nivel, quién sabe si para frenar cualquier aspiración política más allá de su puesto actual.

Sea como fuere, Santamaría ha añadido otra muesca a la manera con la que afronta la comunicación y que se debate entre:

  • La mentira y/o manipulación como argumento, que se suma al eufemismo y al intento de que los asuntos de partido no le salpiquen (pese a ser la cara visible de presidente del PP)
  • La impostura adoptada, con un tono agresivo, durante las sesiones de control al Gobierno, con tono bronco, faltón y poco creíble.
  • El tono susurrante de las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros, en las que parece buscar la seducción y no la transmisión de la acción de gobierno.

Por supuesto, ya ni siquiera nos molestamos en recordar que, ante meteduras de pata en este calibre, en otros países se presentan dimisiones fulminantes.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Gobierno. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .