Feedback: ERC, primera fuerza, y la consulta como destino

Nueva entrega del sondeo que Feedback realiza para La Vanguardia, que incide en los mismos resultados que otras encuestas sobre intención de voto recientes: El escenario político habría cambiado en Cataluña, con tres formaciones en claro ascenso (ERC, C’s y CUP), tres en declive (CiU, PP y PSC) e ICV manteniéndose en los niveles en torno al 10%. Y todo ello gracias a que el debate sobre el encaje de Cataluña en España se ha convertido en la pieza central de la agenda política y mediática catalana.

De acuerdo con el trabajo realizado por Feedback, ERC sería la primera fuerza de Cataluña en porcentaje de voto (24.2%, +10.6 respecto a hace un año) y pasaría de 21 escaños a 36-37. Por su parte, CiU habría perdido casi 7 puntos en intención de voto y pasaría de 30.7% al 23.9%, con la misma cifra de escaños que en el caso de ERC.

El PSC sería la tercera fuerza parlamentaria con entre 4-5 escaños menos y -2.5 puntos en estimación de voto (desde el 14.4% al 11.9%) mientras que el PPC habría perdido entre 3 y 5 diputados y pasaría de 12.9% al 10.6% de estimación de voto (-2.3 puntos). ICV habría ganado casi medio punto en relación a los comicios de noviembre de 2012 y se movería en torno a los 13 escaños, nivel que también podría ser el que tuviera C’s. La formación de Rivera ganaría  entre 3-4 escaños y 2 puntos respecto a las elecciones (de 7.6% al 9.6%) mientras que la CUP también habría ganado casi 2 puntos (de 3.5% al 5.2%, duplicando su número de escaños).

CapturaCatoctubre2013

El sondeo se elabora a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 30 de septiembre y 4 de octubre y  recoge también los liderazgos de los distintos partidos. Oriol Junqueras vuelve a ser el mejor situado, con 5.51 puntos (7.41 entre los votantes de ERC y 6.50 entre los de CIU); seguido de Artur Mas (4.83 puntos, 6.40 entre los votantes de CiU y 5.88 entre los de ERC); Joan Herrera, 4.57 (6.17 entre los votantes de ICV u 5.54 entre los de ERC); David Fernández, 4.43 (6.65 entre los votantes de CUP y 5.68 entre los de ERC); Pere Navarro, 3.43 (4.74 entre los votantes socialistas y 3.79 entre los de CiU); Albert Rivera, 3.02 (6.99 entre los votantes de C’s y 4.60 entre los del PP); y Alicia Sánchez Camacho, 1.91 (4.27 entre los votantes del PP y 3.69 entre los de C’s). Ideológicamente, el electorado catalán se ubica en el centroizquierda, con un 4 en una lista de 1 a 10m, en la que 1 es la extrema izquierda.

El trabajo también se ocupa de pulsar la opinión de los catalanes ante la situación sociopolítica que vive Cataluña. Así, la Generalitat suspende en los apartados: está poniendo las bases para la recuperación económica (4.30 puntos); está adoptando medidas para mantener y hacer sostenible el Estado de bienestar (3.99); está acometiendo la modernización y agilización de la Administración (4.32); y está realizando una política de infraestructuras en Cataluña (4.71). Así, sólo aprueba, y con nota, en el apoyo a la internacionalización de la economía catalana (5.51) y en el apoyo a la cultura y la lengua catalana (6.91).

En cuanto a la labor del resto de formaciones, sólo ERC aprueba con 5.01 puntos. Le siguen ICV (4.42), CUP (4.28), el PSC (3.29), C’s (2.87) y PP (1.83). La gestión del Gobierno de Mas recibe 4.63 puntos.

Sobre los temas que tendrían más peso en el caso de convocarse elecciones al Parlament, el 67% apuesta por la situación económica y la salida de la crisis, con el 29.4% que plantearía que Cataluña iniciara el proceso hacia la independencia. Menos del 13% abogaría por cambiar la relación entre Cataluña y el resto de España (6.7%) y evitar que Cataluña se separe de España(6.1%).

En cuanto al debate soberanista, tampoco hay dudas: El 84.1% sería partidario de que se convoque un referéndum para decidir sobre la independencia de Cataluña, con un 49.8% que votaría a favor (38.3% en contra). En el caso de haber negociado un pacto fiscal antes, el porcentaje que votos a favor bajaría al 39.9% mientras que aumentaría en casi 11 puntos (al 49.2%) el de los que se posicionarían en contra:

CapturaCatoctubre2013Refe

Respecto al encaje de Cataluña en España, el 43.9% cree que si se reforma la CE los catalanes podrían ver reconocidas sus demandas, por lo que mejoraría su inserción en el Estado; el 31.9% estima que es imposible recuperar puntos de encuentro y que la única salida es la independencia; el 17.6% señala que no hace falta reformar la CE, sino una nueva interpretación.

Ante las voces que señalan que si Cataluña se independiza podría quedar fuera de la UE, el 24.3% cree que se trata de una amenaza que no se cumplirá; el 20.2% señala que ue quedaría fuera de la UE; y el 52.4% admite que Cataluña que quedaría inicialmente fuera de la UE.

El 63.3% asegura que, en el caso de independizarse, Cataluña sería viable económicamente (frente al 31.6% que se manifiesta a favor del no); el 52.9% considera que Cataluña no tendría problemas para pagar pensiones y jubilaciones (37.5% cree que sí); el 44.4% estima que el nivel de los catalanes sería entonces mejor que el actual frente al 21.9% que cree que sería peor o el 27.7% que manifiesta que sería igual. En el caso de que el Gobierno central se opusiera a la celebración de la consulta, el 56.6% apoyaría que se intentara celebrar pese a todo mientras que el 32.3% apoyaría agotar la legislatura e ir a unas elecciones plebiscitarias.

En cuanto al impacto internacional de una posible independencia de Cataluña, el 51.6% opina que la salida de Cataluña de la UE en el caso de ganar el sí a la independencia pesará en esta opción (frente al 40.7 % que no lo cree). Además, el 51.8% aceptaría celebrar la consulta a pesar de que en el resto del país también se pulsara en referéndum la opinión sobre la independencia de Cataluña (frente al 46.2% que se muestra en contra). Por su paret, el 56.2% cree que la UE no apoyaría la independencia de CAtaluña (frente al 38.3% que dice que sí).

Se pregunta sobre las posiciones de los distintos actores ante la propuesta soberanista:

  • Respecto a la posición de Mariano Rajoy, el 76.3% duda que llegara a mejorar la financiación de Cataluña (el 19.5% cree que sí ocurrirá); el 80.9% no cree que plantee una reforma de la CE para mejorar el encaje de Cataluña en Espña (15.8% se muestra a favor); el 82.4% asegura que no autorizará el referéndum para decidir el futuro, aunque el 48.5% considera que planteará una mejora superficial de la autonomía financiera (frente al 48% que se pronuncia en contra.
  • Respecto a las propuestas de otras formaciones, el 59.3% considera que la vía federal del PSC probablemente no sería ya la solución (frente al 33.4% que se manifiesta a favor).
  • También se pregunta sobre la tercera vía defendida por Duran Lleida. El 41.4% cree que si se plantea un acuerdo de financiación general, que inlcuya las infraestructuras y la proteccio´n del catalán, la demanda independentista se podría evitar; el 39.1% setima que no servirá de nada, porque la independencia es el único camino; y el 12.5% cree que ya está bien el nivel de descentralización.

Consideraciones

  • Ya lo apuntaron los sondeos sobre intención de voto del mes de junio: Tanto el de GESOP como el CEO situaron a ERC como primera fuerza política en Cataluña en el caso de convocarse elecciones. Los tres sondeos la sitúan en torno al 24.4% de los votos, ligeramente por encima de CIU, según el sondeo de Feedback (+0.3) y entre 1.5-3 puntos según los otros trabajos referidos.
  • En otros sentidos, se confirma el descenso de intención de voto del PSC, que estaría ahora en el 12%, con un abanico de partidos que rondarían el 10% (PP, ICV y C’s).
  • Si nos fijamos en los liderazgos, llama la atención que los responsables políticos mejor valorados entre los suyos sean los de las formaciones en ascenso: Junqueras, David Fernández y Albert Rivera. También resulta llamativo que los peor valorados entre los suyos sean los de los partidos nacionales: Pere Navarro (que ni siquiera aprueba entre los votantes del PSC) y Sánchez Camacho, que se quedaría en un 4.27. Conviene tener en cuenta que la publicación de este sondeo se produjo antes de que la presidenta del PPC visitara Madrid, donde puso sobre la mesa su propuesta para desatascar la política catalana, recibiendo un sonoro portazo desde Génova. Es previsible que en futuras encuestas su valoración caiga entre los votantes del PP. Aun así, en general, y salvo en el caso de Rajoy, todos los responsables políticos reciben puntuaciones por encima de las que, en general, reciben los líderes nacionales.
  • Si se confirmara el escenario que apunta este sondeo, estaríamos hablado de un Parlamento muy fragmentado, en el que la distancia entre la fuerza más votada (ERC) y la menos votada (CUP) sería inferior a 20 puntos. Esto se debe, sobre todo, al replanteamiento de la tendencia bipartita que promueve nuestro sistema electoral, con las dos principales fuerzas políticas catalanas por debajo del 25% de intención de voto.
  • Más allá de consideraciones en torno a la representatividad de la ciudadanía, este planteamiento dibuja un parlamento muy conflictivo y difícil de gestionar, con bloques diversos en función del eje identitario que se remarque: si hablamos de partidos que apoyen la consulta, nos encontramos con que las fuerzas que se han mostrado a favor suman el 63.6% (75.5% si añadimos al PSC); si optamos por el eje soberanista, el apoyo baja al 53.3% (si eliminamos el porcentaje de ICV); si preferimos el eje izquierda/derecha, tenemos, por un lado, al 34.5% del electorado (suma CIU y PP) frente al 51.6% (PSC, ERC, ICV y CUP), con la duda de lo que haría C’s. En definitiva, un escenario complicado en términos de acuerdo y gobernabilidad.
  • No hay dudas en torno a la opinión sobre el ambiente socioeconómico de Cataluña, aunque esta opinión arroja datos más positivos que los que registra el último barómetro del CIS. La gestión del Govern, pese a todo, resulta más positiva que la que arroja el Gobierno central en el conjunto del Estado.
  • En este sentido, destaca el porcentaje de los que sitúan el debate económico como tema central en el caso de convocarse unas elecciones, si bien el porcentaje de apoyo a la celebración de una consulta sobre el futuro de Cataluña es demoledor: el 84.1% apuesta por celebrar esa consulta  e incluso el 56.6% apuesta por celebrarlo aunque el Estado central lo prohíba.
  • Sí hay diferencias en torno al apoyo a la independencia, diferencias que se explican si se aportan las variables: respuesta de la UE y la posibilidad de una negociación de la financiación para Cataluña. En el caso de ir a una consulta en la situación actual,  un 49.8% que votaría a favor, porcentaje que cae 11 puntos en el caso de ir a una consulta con un acuerdo fiscal.
  • El sondeo arroja datos también sobre la percepción de la situación de bloqueo entre Cataluña y el resto del país. Una gran mayoría cree que las llamadas terceras vías no sirven ya (59.3% en el caso de la propuesta del PSC y un 40% en el caso del plan de Duran Lleida), datos que contrastan con la abrumadora mayoría que reclama la consulta como objetivo.
  • Hay quien considera que la base del problema entre Cataluña y el resto del Estado español parte del supuesto de una desconfianza. El sondeo confirma que algo de esto existe en la pregunta sobre las intenciones de Rajoy y su capacidad para rebajar la tensión: el 76.3% no cree que llegara a mejorar la financiación de Cataluña; el 80.9% no cree que plantee una reforma de la CE para mejorar el encaje de Cataluña en España y el 82.4% no cree que vaya a autorizar el referéndum para decidir el futuro.

Si el Gobierno de Mariano Rajoy consideró, hace un año, que la mejor estrategia frente al problema catalán era dejar dormir el asunto en el sueño de los justos, ya puede constatar que las posiciones soberanistas se hacen más firmes, que su socio tradicional (CiU) se encuentra en retirada -con una pérdida de intención de voto de 10. 6 puntos-  y que parece achicharrarse cualquier solución alternativa a las opciones maximalistas.

Un año después, los actores centrales de la política catalana (CIU y PSC) se encuentran en dificultades de credibilidad entre la ciudadanía, de la que tampoco se beneficia el PP. Estas tres formaciones pierden votos por todas partes, y los grandes beneficiados son C’s (en el sector españolista) y ERC.

Hoy parece que cualquier trayecto conduce a la celebración de la consulta, ya sea con el acuerdo del Gobierno o no. Si bien desde el Ejecutivo central pueden jugar con las variables de la financiación autonómica y la presencia en la UE como bazas en una negociación, convendría que asumiera que parece inevitable que se convoque a la ciudadanía a las urnas, sobre todo para intentar controlar un proceso que se percibe como positivo (y ahí está el 63.3% que entiende que Cataluña sería viable si se independiza) y que se les fue de las manos.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Cataluña, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Feedback: ERC, primera fuerza, y la consulta como destino

  1. Pingback: Feedback: Terremoto en Barcelona. El PSC, quinta fuerza | La última en llegar

  2. Pingback: GESOP: PSC, quinta fuerza parlamentaria | La última en llegar

  3. Pingback: Metroscopia: Se confirma el terremoto político en Cataluña | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .