Metroscopia: El PP se la juega en la Comunidad Valenciana

Y éste sería el titular de la noche electoral de mayo de 2015.Cuatro años después de refrendar a Francisco Camps al frente del Gobierno de la Generalitat, a pesar de su imputación en el caso Gürtel, la Comunidad Valenciana, el granero de votos del PP (con permiso de la CAM), podría dejar de estar bajo el control de la mayoría absoluta ‘popular’. Se confirmaría así la tendencia abierta en los comicios de 2011, cuando, a pesar de la victoria rotunda del PP, esta formación perdió 65.189 votos, una situación que muchos explicaron como un voto de castigo hacia la implicación de destacados dirigentes del partido en casos de corrupción.

Tras meses de filraciones a la prensa -y, sobre todo, a los confidenciales-, el sondeo de Metroscopia con motivo del día de la Comunidad Valenciana refrenda el escenario que planteó hace un año, con un PP en retirada y cierta recuperación de la izquierda sociológica en esta CCAA, con la irrupción de UPyD en el nuevo parlamento, con seis escaños.

De acuerdo a los datos que maneja Metroscopia,  a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 26 de septiembre y 1 de octubre, las nuevas Corts valencianas estarían compuestas por cinco formaciones parlamentarias en la que la primera, el PP, sacaría  7.6 puntos a la segunda, aunque se traduciría en una diferencia de 14 escaños. Así, el PP pasaría de 49.3% de representación a un 33.9% (-15.4 puntos)  y se habría dejado en el camino 14 escaños. El PSPV pasaría de un 28% a un 23.6% (-4.4 puntos) y de 33 escaños a 27 (-6):

CapturaValencia

Igual que en el resto de CCAA y en el Parlamento nacional, los grandes beneficiados de la pérdida de votos de las grandes fuerzas políticas son IU (que en la Comunidad Valenciana se aglutina en EUPV) y UPyD, con una rareza: el crecimiento de Compromís, una formación made in Valencia, que se revalidaría como tercera fuerza política con el 13.3% de los votos (+6.2 respecto a mayo de 2011) y quei pasaría de 6 a 13 escaños.

EUPV prácticamente duplicaría su representación, pasando de 5.9% a un 11.7% y de 5 a 13 asientos, y UPyD irrumpe como una fuerza nueva, con hasta 5 escaños un 6.9% de los votos (+4.4 respecto a 2011).

Si nos fijamos en la división por provincias, comprobamos horquillas enormes en la atribución de escaños en las dos más pobladas: en el caso de Alicante, el PP lograría entre 15-20 escaños de los 35 que se disputan las formaciones, horquilla que se amplía aun más en el caso de Valencia, con entre 15 y 22 diputados. En Castellón, el PP sería la fuerza más votada y la horquilla se reduce a 11-13 diputados.

El resultado del resto de las formaciones reduce las horquillas a una diferencia de 3 diputados. Es el caso de EUPV, que en Alicante y en Valencia lograría entre 2-5 escaños; y de Compromís, que en Valencia se movería en torno a 4-7 escaños. UPyD se hace fuerte en Alicante (2 escaños) y en Valencia (3) mientras que el PSPV se mantiene en la misma franja en Alicante y Valencia (10-12 escaños). En Castellón lograría entre 7-9 diputados de los 24 del total que se reparten.

El sondeo plantea una participación del 63.7% (-7.8 puntos respecto al 71.5% que acudieron a votar en 2011, y no arroja buenas noticias para la labor de gobierno del PP en esta CCAA. El 85% define la situación económica de la Comunidad Valenciana como mala o muy mala, con un 72% de votantes del PP que se pronuncian en este sentido. El 48% estima que la situación es igual o peor que la del resto del país (62% entre los votantes del PP) y el 44% asegura que es peor (22% de votantes del PP y 64% del PSPV). El 82% asegura que en los últimos años ha empeorado (70% de votantes del PP) con un 9% que mantiene que no ha cambiado.

En cuanto a los problemas de la CCAA que percibe la ciudadanía, no hay diferencias respecto a los asuntos prioritarios respecto al último barómetro del CIS. El paro es el primer asunto con 9.3 puntos (en porcentaje, 93%), seguido de la corrupción política (9.1 puntos) y la situación de la educación (8.6) y sanidad (8.4).

CapturaValencia2

Comprobamos que todas las variables han empeorado desde octubre de 2012 y que la droga sigue apareciendo como asunto relevante para los ciudadanos valencianos. Si pasamos esta puntuación a porcentajes y lo comparamos con el CIS, comprobamos que las listas coinciden en los primeros asuntos ( aunque la preocupación por el paro es 15 puntos mayor en la Comunidad Valenciana y que la corrupción es un asunto más preocupante en esta CCAA que para el conjunto del Estado). Además, la droga aparece como tema destacado (frente al 0.4% que lo menciona en el último estudio del CIS).

Eso explica por qué el 71% valor el Gobierno de Alberto Fabra como mal o muy mal y que el 72% asegure que el Consell no está adoptando medidas contra la crisis. Tampoco hay mejores datos en este sentido para los socialistas: El 62% valora su acción de oposición como mala o muy mala (frente al 66% de 2012). En el caso del resto de las fuerzas políticas, la valoración negativa es menos contundente: el 35% define la actuación de Compromís como mala o muy mala y un 20% se pronuncia a favor del bien/muy bien; en el caso de EUPV, el 42% asegura que su gestión es mala/muy mala (-2 upntos respecto a 2012) y elo 18% la define como bien/muy bien. Aun así, el 36% y el 29% responde No sé, respectivamente, cuando se pide una valoración de estos partidos.

En cuanto a la valoración de líderes, Alberto Fabra comparte con Rita Barberá, alcaldesa de Valencia y de quien siempre hay rumores de que podría dar el salto a presidir la Generalitat, valoración y ambos se sitúan por debajo de 4 puntos (3.9). Ambos con los líderes más conocidos por los valencianos (más del 90%) frente al 53% que reconoce a los responsables de PSPV y de Compromís. Ximo Puig recibe 4.5 puntos y Monica Oltra comparte con Marga Sanz (de EUPV) el honor de superar el aprobado. Oltra logra un 5.9 y Sanz el 5. El cabeza de lista de UPyD, Enric Morera, se queda en 4.7 puntos.

Si se pregunta por los candidatos para presidir la Generalitat en el guturo, el 24% opta por ninguno y el 23% se muestra indeciso. Entre los nombres barajados, el 16% apuesta por Oltra; el 13% por Fabra; el 12% por Barberá y el 7% por Puig.

Respecto a la variable corrupción, el 63% considera que Camps y Barberá tienen mucha o bastante responsabilidad en la adjudicación de contratos al Instituto Noos. Así, cuando se pregunta cómo impacta la corrupción en esta CCAA, el 60% considera que hay mucha (+17 puntos respecto a hace un año), el 35% asegura que el nivel e corrupción es el de siempre (-12) y el 2% niega que este problema se dé en la Comunidad Valenciana (-6 puntos). Si se compara con el resto del país,  el 33% mantiene que en esta CCAA hay más corrupción frente al 57% que asegura que el nivel es similar al del resto del país. El 89% mantiene que la corrupción afecta mucho a la economía de la CCAA, el mismo porcentaje que señala que es un asunto que afecta mucho o bastante a la imagen de España.

También resulta interesante analizar la percepción de la ciudadanía sobre la actuación de los partidos políticos en relación a la defensa de los intereses de esta CCAA. Un 39% señala que ningún partido defiende bien los intereses valencianos (+3 puntos respecto a hace un año); entre los partidos, el 18% apuesta por el PP (-4 puntos respecto a 2012), el 8% por el PSPV (-1), el 11% elige a Compromís (-2) y el 5% opta por EUPV (el único partido cuyo apoyo en este sentido no baja).

Consideraciones

MetrosValencia

  • Si hoy se celebraran elecciones, el PP lograría 41 escaños, lejos de la mayoría que le garantizaría el control del Consell, que no alcanzaría ni siquiera con los votos de UPyD.  Al PP le pasaría lo mismo que al PP andaluz en 2012: a pesar de conseguir mayor porcentaje de votos y de escaños no alcanzaría la mayoría suficiente para poder gobernar, salvo que llegara a un acuerdo con alguna de las fuerzas de izquierda restantes.
  • En el caso de no conseguir formar gobierno, algo que parece bastante probable con estos resultados, se encontraría con la posibilidad de un gobierno de centro-izquierda formado por PSPV, Compromís y EUPV, que representarían al 48.6% de los valencianos.
  • Después de 20 años al frente del Gobierno, este cambio político podría situar al PP en una disyuntiva como la del PP gallego (que superó su división interna durante los años del bipartito, logrando el gobierno de la Xunta en la siguiente cita electoral) o la del PSOE en CLM y, sobre todo, Extremadura (CCAA que gobernó siempre y que hoy parecen escorarse hacia una nueva victoria ‘popular’). El hecho de que esta pérdida coincida con el destape de casos de corrupción en una de las CCAA más infectadas por este asunto podría presagiar una crisis interna importante, que se podría superar con una renovación rápida de liderazgos y con el abrazo de una cultura política distinta, aprovechando al retirada de los pesos pesados del PP en los últimos años (Carlos Fabra, Ripoll, etc).
  • En dos años y medio, el PP de Alberto Fabra habría dilapidado la herencia del PP de Zaplana y de Camps, cuya gestión se lleva por delante su liderazgo y el de Rita Barberá, cuyo nombre salta periódicamente por su supuesta implicación en la adjudicación de contratos ilegales al Instituto Noos. El hecho de que buena parte del equipo directivo del PP durante los años del pelotazo urbanístico esté imputado en casos de corrupción no ayuda a proyectar la imagen de un partido de futuro, con un líder capaz de llevar las riendas del partido.
  • Con todos los matices que siempre señalamos a la hora de adjudicar escaños con este número de entrevistas, el PP tendría problemas evidentes en Alicante y Valencia (feudo de Barberá), con hasta 12 escaños en juego. De acuerdo con el sondeo de Metroscopia, tendría 41 escaños, por lo que se entiende perfectamente la importancia de dar un vuelco a estos datos en estas provincias. El mismo mensaje se puede transmitir para los intereses de las tres formaciones de izquierda.
  • Si comparamos los resultados de Metroscopia de este curso con los de 2012, vemos que el PSPV ha recuperado 3.7 puntos y que el resto de formaciones se mantiene en los porcentajes de hace un año (por lo que podemos hablar, quizás, de un techo electoral, a la espera de que el PSPV pueda recuperar mayor intención de voto). Por otra parte, los buenos datos que lograía UpyD hace pensar en que una parte del electorado del PP se habría ido a las filas de esta formación; si comparamos este porcentaje con las perspectivas de voto en Valencia de PP y UPyD, parece claro que los escaños que hoy están en manos de los ‘populares’ son los tres asientos que conseguiría la formación.
  • A pesar de que el PSPV sería la fuerza de izquierdas más votada, resulta innegable el liderazgo que proyecta Monica Oltra, que sobrepasa a los dirigentes del PP como mejor opción para presidir la Generalitat. Las respuestas en torno a la gestión de su acción de gobierno (menos negativa que la valoración que recibe Puig y el PSPV) hace pensar en que sería una alternativa más atractiva.
  • En cuanto al ambiente social, los ciudadanos valencianos presentan datos similares a los del resto del país en cuanto a la percepción de la situación económica y en respecto a los problemas de la Comunidad Valenciana. Resulta significativo, también, que dos años y medio después de revalidar en el cargo a Francisco Camps, 9 de cada 10 considere que la corrupción hace daño a la economía valenciana y a la imagen del país en su conjunto. También resulta significativo el aumento en 17 puntos de los que aseguran que en esta CCAA hay mucha corrupción, con 3 de cada 10 que considera que hay más aquí que en otros puntos de España.

El sondeo de Metroscopia confirma que, a un año y medio de las elecciones autonómicas y locales, el PP tiene un problema en algunos de sus feudos tradicionales, con un retroceso importante en otras CCAA (como Andalucía o Cataluña). Aunque parece que una mayoría social parece no estar dispuesto a pasar por alto este asunto, el PP vuelve a ser la formación más votada en la Comunidad Valenciana, aunque no consiga la mayoría suficiente para formar gobierno.

Este retroceso se explica desde la gestión de la crisis económica y el impacto de la corrupción como un problema que afecta directamente al PP en esta CCAA, por lo que, aa a la espera del resultado de la judicialización de los casos de corrupción, parece que al PP sólo le queda jugar la baza de la recuperación económica, y eso explica el porqué de los mensajes positivos que se difunden a la menor oportunidad.

Sin embargo, y a pesar del apoyo del que aún goza, el PP se enfrenta en la Comunidad Valenciana a un problema, que tiene que ver con el actual liderazgo del partido y, en su caso, con la caída de mitos como el de Rita Barberá, que queda desacreditada como opción de recambio a Fabra en el caso de no ser elegido como cabeza de lista para el PP en las elecciones autonómicas de 2015.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en IU, PP, PSOE, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Metroscopia: El PP se la juega en la Comunidad Valenciana

  1. Pingback: Fabra cierra la Radio TV valenciana | La última en llegar

  2. Pingback: El PP tiene un problema en Valencia: RTVV y sondeos | La última en llegar

  3. Pingback: Metroscopia: El PP se desploma en la Comunidad Valenciana | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .