Bárcenas vs Cospedal

Tras docenas de anuncios de querellas, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue la única dirigente del PP que se querelló contra el ex tesorero del PP, durante décadas, a propósito de los apuntes contables referidos a su persona en los llamados ‘Papeles de Bárcenas’ que publicó el diario El País.

Este viernes, ambos se vieron las caras -él a través de videoconferencia desde la prisión de Soto del Real- y Luis Bárcenas refrendó lo dicho anteriormente: a lo largo de 2008 realizó dos pagos a Cospedal por 7500 euros en sobres entregados por él mismo en el despacho de la dirigente ‘popular’ en Génova 13 y en su despacho en el Senado:

Bárcenas confirmó la autoría de los apuntes contables [lo que motivó que Cospedal retirara la demanda contra el diario El País] y explicó que el dinero que se le entregó a Cospedal y a otros dirigentes del PP formaba parte de una tradición del partido a propósito del pago de complementos en b, es decir, sin tributar, a los secretarios generales hasta alcanzar el nivel salarial que el partido consideraba adecuado. Recordemos que, en la época referida, hablamos de Francisco Álvarez Cascos, Mariano Rajoy, Javier Arenas, Angel Acebes y la propia María Dolores de Cospedal.

La secretaria general del PP negó las acusaciones y, como parte del guión, su defensa aseguró que Bárcenas tendrá que ser el encargado de aportar pruebas de las acusaciones que realizó, que también tuvo que ver con su vínculo con el PP. De acuerdo a la versión de María Dolores de Cospedal, en agosto de 2009 dejó de ser tesorero del PP y en octubre de ese año ella misma revocó los poderes de Bárcenas. Según él, se mantuvo en el cargo hasta marzo de 2010, cuando tomó la decisión personal de abandonar el cargo por la exposición mediática de su imputación.

Tres años después, pudimos asistir a un pseudocareo entre dos líneas de defensa:

  • Por un lado, la del PP, que representa Cospedal y que insiste en negar todo, en rechazar las acusaciones de Bárcenas y en señalar que no tiene conocimiento de que otros dirigentes del PP hayan cobrado el dinero en el b del que se viene hablando desde enero de este año. A su favor, la posible prescripción de delitos y, sobre todo, la destrucción de ordenadores propiedad del PP (y por lo tanto, salvo que Bárcenas tenga otros archivos, la destrucción de la pruebas que demostrarían la existencia de una contabilidad b en el PP)
  • Por otro, la de Bárcenas, que parece decidido a no caer solo. A falta de pruebas, a su favor juega su cargo y su posición en el PP [no es un recién llegado que pasaba por ahí], además de que el relato de los hechos resulta creíble, sobre todo si se parte del supuesto de que el pago de comisiones a cambio de la adjudicación de obras públicas no es una excepción circunscrita a una acusación realizada en un Parlamento [Maragall contra CIU a propósito del 3%] sino una práctica habitual entre las formaciones políticas.

El juicio, retransmitido públicamente, permitió actualizar un caso que, desde Génova, dan por amortizado, a juzgar por los sondeos sobre intención de voto conocidos en las últimas semanas. El hecho de que, hasta el momento, no haya pruebas se suma a la percepción de que Bárcenas, por el momento, no parece estar dispuesto a señalar que el dinero hallado en cuentas en el extranjero no es suyo, sino que formaría parte de las finanzas opacas del PP.

Sin embargo, resulta evidente que Bárcenas no está dispuesto a caer solo y que, tras lo visto este viernes, puede ser la china en el zapato que acompañe a Mariano Rajoy y los suyos a lo largo de la legislatura, cuya credibilidad está más que tocada. Éste es el resultado de la encuesta de la edición digital de El Mundo publicada este fin de semana [sin valor estadístico]:

ELMUNDOBARCENAS

Tal y como señalamos al comienzo del caso Bárcenas, parece que al final, lo que se dirime, es la asunción de responsabilidades políticas en un país caracterizado por la tardanza de los procesos judiciales [y ahí tenemos la instrucción del caso de los ERE o el inicio del juicio del llamado caso de las herrikotabernas, once años después de comenzar su instrucción] y en el que las responsabilidades políticas por casos de corrupción no se castigan con contundencia en las urnas.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, PP. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .