El PP ya tiene su ‘tea party’

Concluyó el despropósito. La convocatoria de la AVT en la plaza de Colón, en respuesta a la sentencia del TEDH a propósito de la llamada ‘doctrina Parot’, reunió a miles de personas y a la cúpula del PP de Madrid, con la presencia de Esteban González Pons, Javier Arenas y de Carlos Floriano en representación del PP nacional, recibidos al grito de “traidores”.

Finalizó así una semana colmada de declaraciones gruesas y de actuaciones teatralizadas, con peticiones de vulnerar el Estado de derecho, de que España revoque el Convenio Europeo de Derechos Humanos, con la puesta en circulación de una meme que infiere que cumplir la ley y pasar 25 años en prisión equivale a impunidad, como bien vio Iñigo Sáenz de Ugarte.

Enfilamos así una semana en la que el colectivo de víctimas de ETA más cercano al PP ha lanzado su voz contra el Estado, con el apoyo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que rompió el principio básico de respeto al resto de poderes del Estado y se mostró en contra de la sentencia de Estrasburgo por “injusta”. Rajoy instauraba así la idea de que el TEDH es una especie de tribunal ajeno al sistema judicial español, que dicta decisiones contra el sentir mayoritario de la sociedad.

Termina así una semana en la que el PP pudo medir la influencia del sector más duro de sus filas y que se reunió en la plaza de Colón de Madrid. Tras una semana de difusión de la convocatoria [con programa especial de Telemadrid incluido], miles de personas se reunieron Madrid. A pesar de los planos generales, la asistencia no tuvo nada que ver con las convocatorias masivas de 2004-2006, quizás porque, en esta ocasión, el PP no ha movilizado recursos para hacer llegar a la capital de España autobuses de militantes y simpatizantes, como ocurría en la primera legislatura de Mariano Rajoy como jefe del principal partido de la oposición.

La mejor muestra del despropósito de la concentración fue el lema elegido finalmente para favorecer la presencia del PP, que tantas veces acompañó en el pasado a la AVT en sus manifestaciones contra Rodríguez Zapatero durante la legislatura 2004-2008. La derrota del PP en las urnas en las elecciones generales de 2008 sirvió para que estratégicamente se asumiera que asumir las tesis del sector duro no conllevaba réditos políticos, por lo que el PP dejó de hacer seguidismo de las actuaciones de la AVT, convertida en un lobby político.

La llegada del PP al Gobierno en 2011, y su decisión de seguir las líneas marcadas por el Gobierno socialista en el proceso de paz, les enfrentó indirectamente a la AVT, situación que se ha hecho pública esta semana, tras la decisión del Gobierno de manifestar su malestar para luego acatar -como no podía ser de otro modo- la sentencia del TEDH, una sentencia que, repetimos, se sabía que iba a llegar en estos términos, tal y como llevan avisando juristas desde 2006, cuando se retorció la ley en el caso de la etarra Inés del Río.

El PP se ha enfrentado esta semana a uno de los mejores ejemplos de lo que podríamos denominar justicia poética. Tras años de manipulación de los sentimientos de las víctimas del terrorismo, aplicando la dicotomía buenas y malas víctimas, en función de sus intereses electorales, hoy se enfrentó a las consecuencias de lo que implica gobernar y gestionar un proceso de paz que parte de una evidencia: ETA no ha vuelto a matar.

Los dirigentes del PP aguantaron estoicamente el discurso de la presidenta de la AVT, que demandó a todas las partes a no ponerse de perfil en relación a las víctimas del terrorismo, mientras se pidió que se actúe para que “los terroristas sean detenidos y juzgados y para que se paguen proporcionalmente por sus crímenes”. Pedraza se autoproclamó a las víctimas como “el último dique de contención de la dignidad democrática” y, consecuente con los ataques desde la prensa conservadora al magistrado español del TEDH, apuntó: “Solo queremos justicia, no venganza, pero se quieren reír de nosotros, y queremos que este clamor llegue a Estrasburgo, que lo oiga el señor López Guerra”. Nada ha dicho la presidenta de la AVT de la posibilidad de que el PP le haya ofrecido ir en sus listas al Congreso, tal y como publicó este fin de semana Voz Populi.

El PP ha podido comprobar que tiene un problema. Tras el fracaso del proceso de paz emprendido por José María Aznar, Génova planteó las bases de su ideología: rearme conservador (evidente en las leyes sociales que están aplicando en esta legislatura); neoconservadurismo económico; mano dura contra los nacionalismos periféricos (con ERC logrando los mejores resultados de su Historia y Bildu como segunda fuerza en Euskadi);  y utilización del dolor de las víctimas para sus intereses partidarios.

Así, el apoyo a las víctimas del terrorismo se convirtió en una suerte de pegamento identitario que, hoy, sigue activo en el núcleo más duro de su electorado, pero no sirve para el votante más escorado al centro, cuyas preocupaciones tienen menos que ver con los principios del neoconservadurismo (aderezado con dosis de populismo en torno al discurso antiterrorista) y más con la tradición que engarza con el liberalismo -económico, político y social-.

Como muestra, veamos las portadas de los medios de comunicación más afines al PP y la correspondencia con discursos que apuntan al endurecimiento de las condenas o el discurso contrario a la Ley del aborto y la libertad de elección:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de los artífices del uso político de la víctimas del terrorismo, José María Aznar, declinó su presencia en la concentración para no eclipsar el motivo de la convocatoria. Sí estuvo su esposa, Ana Botella, alcaldesa de Madrid. En este punto, no viene mal recordar lo que algunos hicieron en el pasado, cuando no se había descubierto aún el rédito político de convertir a las víctimas de ETA en el eje del discurso antiterrorista, aunque eso supusiera facilitar las acusaciones de traición a las víctimas del terrorismo que no cumplían sus pruebas de excelencia:

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Conservadurismo, ETA, Gobierno, Neocons, PP, Rajoy, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.