Acaba el rescate a la banca. Continúan sus consecuencias

El Eurogrupo acordó  el jueves poner fin al rescate bancario para España con una “salida limpia” (sin  prórroga o ayuda adicional) cuando acabe, a mediados de enero. Justifican la decisión en que el plan ha sido un éxito y ha cumplido su objetivo de reestructurar el sector financiero y restablecer su acceso a financiación en los mercados internacionales.

Concluye así el plazo abierto en en junio de 2012, cuando el Gobierno solicitó la ayuda financiera para sanear el sistema bancario más sólido del mundo, según el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, lo que significó una nueva modalidad de rescate de país miembro de la UEM sin rescate total (como en Irlanda, Portugal y Grecia). La Troika puso a disposición del Gobierno español 100.000 millones de euros, de los que se usaron 41.300 (el equivalente al 4.1% del PIB español), de los que más de la mitad (23.500) sirvieron para rescatar a Bankia.

El Eurogrupo situó a España como “un ejemplo vivo de que los programas de ajuste de la UE-FMI tienen éxito si hay un auténtico compromiso con las reformas” y felicitaron a “los ciudadanos españoles por sus esfuerzos y logros en circunstancias difíciles”. No les falta razón. Aunque se vendió la idea de que el los bancos devolverían la ayuda recibida,  a un tipo de interés del 0,5%, en el plazo de 15 años estipulado en el Memorándum de Entendimiento firmado, el rescate supuso la conversión de la deuda privada en pública y en la exigencia de criterios macroeconómicos que han derivado en un recorte brutal del gasto público, en reforma de la Administración (traducida en más recortes) y en una revisión del Estado de bienestar con el objetivo de adelgazarlo. Y todo ello se ha hecho en un entorno de recesión económica.

Pese a todo, el Eurogrupo reclamó más a España [“Pedimos a las autoridades españolas que continúen de forma rigurosa el impulso reformista para abordar los retos pendientes por lo que se refiere a la situación económica y presupuestaria, incluyendo el alto paro y las vulnerabilidades resultantes de la todavía elevada deuda privada y externa”]. Si tenemos en cuenta la supervisión previa sobre el proyecto de PGE y los mensajes que se lanzan en torno a la reforma laboral y de las pensiones públicas, parece evidente que habrá más sacrificios por ese lado, el nuestro.

Por si quedara alguna duda, el 2 de diciembre, una delegación de la Troika volverá a visitar Madrid para “tutelar” el proceso, vigilancia que se mantendrá hasta que España devuelva el 75% del dinero prestado, con dos revisiones anuales. Y todo ello mientras se estima que la factura de la fiesta de las entidades españolas recaerá en el contribuyente. Se estima que el Estado ya da por perdidos 36.000 de los 41.000 millones usados para el rescate bancario español. Hoy por hoy, los responsables del agujero patrimonial no han asumido responsabilidades penales.

La decisión sobre España llega días después de conocerse las previsiones de la Comisión Europea a propósito de nuestra economía: el PIB se contraerá este año un 1.3% con previsión de crecimiento de medio punto para 2014 (dos décimas menos que la previsión del Gobierno), con la tasa de paro por encima del 25% hasta 2015. Según el gobierno de la UE, la tasa de paro cerrará este año en el 26.6%, será del 26.4% el próximo año y del 25.3% en 2015:

Previsiones CE

No hay mejores previsiones de cara a otras variables económicas. La deuda pública se disparará al 104.3% en 2015 (67.9 puntos más que el registro de finales de 2001, situado enel 36.30% del PIB) y el déficit por encima del 6% incluso en 2015 (6.6%):

Previsiones CE2

Las previsiones de la CE [que reclamó nuevos recortes, por valor de 35.000 millones hasta 2016, para garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit hasta 5.8% en 2014] van en la línea de lo apuntado por otros organismos. De acuerdo a las estimaciones de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), la economía española se contraerá un 1.3% este año y crecerá en 2014 hasta el 0,8 % del PIB, con una previsión del 25.8% de la tasa de paro el próximo año.

Tras las previsiones, los datos:

En octubre, el número de parados registrados en las oficinas de empleo subió en 87.028 parados hasta la cifra de 4.811.383 personas, un 1.84% más que en septiembre:

Paro

Fuente elmundo.es

De acuerdo a los datos difundidos por el Ministerio de Empleo, se trata de la menor subida interanual desde el inicio de la crisis con una subida de 22.138 desempleados menos que hace un año, muy por debajo del incremento de 68.213 de 2010 y claramente por debajo de los 134.182 en 2011 y de los 128.242 registrados en 2012. El paro aumentó en todos los sectores (excepto en la construcción) y en todas las CCAA (excepto en Valencia) y, de nuevo, se avanza en la precarización del empleo, con la generalización de los contratos temporales

Por otro lado, la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los 954.863 millones de euros hasta septiembre, lo que supone 10.181 millones de euros más que el mes anterior. Este dato supone ya el 93.3% del PIB.

El enfermo mundial se llama UE

El PIB de la Eurozona subió en el tercer trimestre un raquítico 0.1%, bajando del 0.3% registrado en el segundo trimestre. Entre las causas, la desaceleración de Francia (-0.1%, a pesar del 0.5% registrado en el anterior trimestre) y de Alemania (+0,3%). La economía italiana continuó en recesión (-0,1%), igual que la de Chipre (-0.8%). El resto se movieron en tasas positivas (como España, Grecia y Portugal, que registraron un crecimiento del 0.1%).

Tras la batalla, las consecuencias

Lo hemos dicho en otras ocasiones. La crisis financiera, que derivó en una crisis productiva y, según los países, en una crisis de la deuda, tiene un efecto directo en la credibilidad de las instituciones y en la confianza en la vigencia del sistema democrático como el mejor cauce para organizar las sociedades en un entorno de aparente desgobierno global.

En buena parte de Europa, los efectos de la crisis se miden en un cuestionamiento de la arquitectura institucional al interior de los Estados y hacia lo que se percibe como exterior, hacia la UE, en forma de gigante institucional a cuya gestión no ayuda cuestiones como la unanimidad en la adopción de determinadas cuestiones o en la tendencia de la intergubernamentalidad, con Alemania en el eje del vector de la gobernanza.

Estos días, supimos que el Frente Nacional francés, en claro ascenso en las citas electorales locales que se celebran el país vecino, es el eje sobre el que se están fraguando alianzas con otras formaciones de ultraderecha europeas con un objetivo: conseguir los 25 diputados necesaraios para formar grupo propio tras las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebran el próximo mes de mayo. Con este fin, Marine Le Pen se reunió con Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad holandés, para liderar una misión: “La liberación de ese monstruo llamado Bruselas”.

Estos movimientos se producen al tiempo que la OCDE publica su informa anual sobre la confianza ciudadana hacia las instituciones democráticas. El informe se elabora a partir de la medición de cinco factores: la fiabilidad (entendida como la capacidad de los gobiernos para minimizar la incertidumbre en los ámbitos económico, social y entorno político de sus ciudadanos, y para actuar de una manera consistente y predecible); la capacidad de respuesta en la prestación de servicios públicos accesibles, eficiente y orientada al ciudadano que aborden eficazmente las necesidades y expectativas de los ciudadanos; la  apertura y la mejora de criterios como la transparencia, la rendición de cuentas y el compromiso; la integridad (respeto de gobiernos e instituciones públicas de los principios generales y normas de conducta que contribuyen a proteger el interés público, con la lucha contra la corrupción); y la imparcialidad.

De acuerdo a estos principios, la confianza en las instituciones recibe una media situada por debajo del 40% en los países de la OCDE, con dinámicas ya conocidas: los ciudadanos de los países nórdicos y Suiza son los que mayor confianza registran en sus instituciones (con porcentajes claramente por encima de la media de la OCDE); los países rescatados por la Troika (entre ellos, España) se sitúan claramente por debajo de esa media (especialmente significativo es el dato de Grecia), nivel que también ocupan países como Japón, Corea del Sur o Polonia:

OCDE

En el caso de España, el 80% de sus ciudadanos opina que “la corrupción está extendida en el Gobierno”, porcentaje superado por República Checa, Grecia, Portugal, Italia, Corea del Sur y Hungría. No es casualidad que éstos sean los países que menor confianza registran en relación al funcionamiento de sus instituciones

En el caso de la UE, este proceso se desconfianza se acelera a partir de 2010 y 2011, periodo en el que se puso freno a los mensajes a propósito de combatir en bloque la crisis para lograr un cambio en la raíz del capitalismo mientras se extendió la idea de una institución (la UE) actuando en bloque contra los Estados nacionales y sus ciudadanos (especialmente en Grecia, Portugal, España, Italia Irlanda y Chipre):

OCDEOFNIANZAUEYGOBIERNOSNACIONALES

Los datos de la OCDE inciden en la misma idea defendida por Christian Salmon [La ceremonia caníbal] a propósito de la confianza en las instituciones. Salmon habló de una crisis de confianza en el Estado como tendencia y, para armar su tesis, citó un  estudio de Pew Research Center que resulta clarificador:  entre 1958 y 2012 la confianza de los ciudadanos de EEUU hacia el gobierno federal bajó del 75 al 23%,  una tendencia agudizada a partir de los años 90, sobre todo porque esta opinión ya no se vio influida por los escándalos que implicaban al Ejecutivo, como el  caso Watergate o el affaire de Bill Clinton con Monica Lewinski.

Los datos contrastan con los porcentajes que registran países como los BRICS: la confianza de sus ciudadanos supera con holgura el 40% de la media OCDE, con porcentajes que llegan al 70% en el caso de Indonesia o China y del 55% en India.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Bankia, BCE, Crisis financiera, Democracia, FMI, Francia, Globalización, Grecia, recortes, rescate, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .