#HuelgaLimpiezaMadrid: Botella no es Thatcher

Hoy se cumple una semana del fin de la huelga del personal de limpieza y de jardinería de Madrid, que concluyó con una victoria de los huelguistas frente al intento de las empresas concesionarias de hacer recaer el coste del recorte de sus contratos sobre el personal laboral. De forma indirecta, se trató de una victoria ante los planes del Ayuntamiento de lavarse las manos planteando lo que es una externalización del servicio como una privatización en toda regla.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, valoró el fin de la huelga del personal de limpieza y de jardinería de la capital como un éxito de la reforma laboral [que ha permitido evitar los despidos a cambio de flexibilizar las condiciones de trabajo] y como una victoria ante el “pulso político” que, según ella, le han intentado echar [si bien no especifica quién].

Más allá de los argumentos de aurora boreal de la alcaldesa, que aprovechó la coyuntura para reclamar una regulación del derecho a la huelga en la prestación de servicios esenciales, el fin de la huelga se alcanzó tras 13 días de paro general que supuso que el Ayuntamiento, a escondidas, admitiera que hubo riesgo sanitario para una parte de la población [destacado por El País].

HuelgaLimpieza

La huelga se proyectó como un ejemplo de unidad de los trabajadores y que, más allá de las críticas puntuales por actos de vandalismo, derivó, como bien recuerda Hugo Martínez Abarca, en la comprensión de buena parte de la sociedad, como antes ocurrió con la ‘resistencia minera’ o con los paros del personal sanitario en Madrid y educativo en Baleares.

Precisamente por eso, las empresas [OHL-Ascan, FCC y Sacyr-Valoriza] llegaron a la mesa de negociación achicharradas públicamente ante la constatación del fracaso de su intento de hacer cargar sobre los trabajadores el recorte de la concesión con la que ganaron los respectivos concursos. Así, tras quince horas de negociación, llegaron a un acuerdo, que incluía estos puntos, aprobado por los trabajadores en asamblea:

  • Congelación salarial durante el periodo que dure el contrato (hasta 2017)
  • Bajas incentivadas de 30 días de salario por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades
  • Excedencias voluntarias incentivadas de 10 años de duración, con una indemnización única de 75% del salario anual bruto o de cinco años por el 50% del salario bruto anual
  • División del periodo de vacaciones en 21 días en verano y otros 10 en el resto del año
  • Aprobación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de 45 días, con una vigencia de cuatro años hasta 2017; durante ese periodo, los trabajadores cobrarán de los servicios de empleo.

Botella afrontó la huelga del personal de limpieza como un conflicto laboral entre las empresas concesionarias y los trabajadores, descontentos con las nuevas condiciones impuestas por las empresas. Tras la difusión de la imagen internacional de la capital de España como un estercolero al aire libre, intentó tomar las riendas del conflicto atendiendo a las consecuencias políticas que el paro suponía para su mandato y, sobre todo, para frenar el torpedo en la línea de flotación que suponía para el intento del Gobierno central de difundir la idea de un país que está saliendo de la crisis económica.

El miércoles, dio 48 horas de plazo a las partes para desatascar una negociación que comenzó con 1134 despidos de una plantilla de 6000 sobre la mesa, que se sumaba a un recorte salarial del 42% al resto de la plantilla. El viernes, las empresas pusieron sobre la mesa 230 despidos y recortes salariales del 50% para toda la plantilla, condiciones rechazadas por los sindicatos UGT, CCOO y CGT, que demostraron de esta forma unidad sindical en la defensa de los trabajadores.

Como avisó, el Ayuntamiento cedió la gestión de los servicios mínimos a Tragsa, la empresa participada por el Estado que sacó a la calle a 200 trabajadores para limpiar las calles de la capital, trabajo para el que tuvo que recurrir a la ETT Ranstad por la negativa de los trabajadores de la empresa, inmersos en un ERE, de reventar la huelga de sus compañeros. La ETT logró completar la plantilla, que esa misma noche salió a limpiar las calles, con despliegue policial de 600 agentes y bajo la supervisión de la propia alcaldesa de Madrid.

La cuenta del PP de Madrid difundió una fotografía de Botella en la calle, supervisando las labores de limpieza vestida con pieles y con tacones en los pies. Suponemos que ninguno de sus asesores de imagen tuvo a bien avisarla de la imagen que proyectaba con este atuendo:

BotellaAbrigoPiel

El PP, públicamente, mostró el respaldo a Ana Botella. Su antecesor  en el cargo y actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, la felicitó por el “ejercicio de autoridad” que desempeñó durante las semanas de conflicto, mientras que Esperanza Aguirre o el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijoo, respaldaron su petición de regular el derecho a la huelga.

Sin embargo, a nivel interno, muchos en Génova reconocen que la huelga de limpieza de Madrid ha vuelto a poner en evidencia las dotes de gestión de Botella, tanto para anticiparse a los problemas como para liderar una solución que desatasque crisis cuando éstas se activan. Con la sangría de votos que anticipan algunos sondeos tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad, parece que Botella no parece la persona adecuada para liderar un cartel capaz de remontar las expectativas electorales ‘populares’ en uno de sus feudos. ¿Será Esperanza Aguirre el recambio?

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Mineros, PP, recortes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a #HuelgaLimpiezaMadrid: Botella no es Thatcher

  1. Pingback: Gamonal: Lacalle anuncia la paralización de las obras | La última en llegar

  2. Pingback: Ciudadanos 3-PP 0: Paralizada la privatización sanitaria madrileña | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .