Una semana en titulares: ETA, balance de Gobierno y Turquía

ETA sigue avanzando hacia su desaparición

El colectivo de presos de ETA hizo público un comunicado que, hace sólo algunos años, se podría calificar de histórico:

El EPPK reconoció “el daño causado” y aceptó “una solución” para los encarcelados “escalonada” “individual” y en un “tiempo prudencial”, al tiempo que mostró su “voluntad” para analizar “la responsabilidad” de cada uno dentro de “un proceso que reúna las condiciones y garantías suficientes”. En el texto, se “reconoce(n) con toda sinceridad el sufrimiento multilateral generado como consecuencia del conflicto” y se acepta la legalidad española en cuanto a la asunción de las penas para obtener beneficios penitenciarios [empezando por el acercamiento de presos a Euskadi].

En el momento de elaboración de este post, ni el Gobierno central ni el Ministerio del Interior habían valorado en público el contenido de este documento histórico, que incide en el cauce abierto hace dos años, cuando ETA anunció su intención de no volver a cometer atentados terroristas. En este caso, el proceso resulta aún más simbólico puesto que los presos encarcelados de la banda terrorista suponían el último bastión de resistencia ante un proceso abocado, parece, hacia la disolución de ETA.

Según algunas fuentes, este comunicado sería la avanzadilla de otro que se espera para los próximos meses. En ese nuevo texto, se baraja la posibilidad de un anuncio simbólico de entrega de armas, requisito previo hacia el anuncio de disolución de la banda terrorista.

El comunicado de ETA, hecho público el 28 de diciembre, pilló al presidente del Gobierno y a buena parte de su gabinete de vacaciones. Por si teníamos alguna duda, es evidente que Mariano Rajoy no se parece a Tony Blair ni siquiera en su liderazgo para acabar con el mayor problema de la sociedad española durante los últimos cincuenta años.

Balance de año de Rajoy: Triunfalismo económico

Antes de iniciar sus vacaciones navideñas, que Mariano Rajoy prolongará hasta Reyes, el presidente del Gobierno hizo balance político del año y se sometió a las preguntas de los periodistas. No sirvió de gran cosa: el presidente del Gobierno incidió en la idea mantra que su Gobierno difunde desde poco antes del verano en cuanto a la recuperación económica y echó balones fuera en relación a los asuntos más polémicos que saltaron en las últimas semanas  [léase déficit tarifario y Ley del aborto].

Éstas fueron algunas de las posiciones de Rajoy, recogidas por ABC:

  • Economía: “Les dije que las cosas iban a mejorar en la segunda mitad del año. Los hechos nos han dado la razón. Con ese aval puedo decir que 2014 será un año mucho mejor, con más actividad, y con más crecimiento de la economía /Cerramos el año con unas bases mucho más sólidas. Hemos dejado atrás la recesión. La economía española ha recuperado el crecimiento. Hemos asistido a un claro cambio en la recuperación”
  • Empleo: “Se están sentando las bases de la recuperación, pero del objetivo fundamental de esta legislatura (crecer y crear empleo), aún estamos muy lejos. No puedo considerarme satisfecho”
  • Ley del aborto: “La ley es del Parlamento y es quien toma decisiones. Este es un asunto que a veces produce que haya posiciones diferentes en mi partido y en otras fuerzas políticas”
  • Déficit tarifario: “Hemos tenido que tomar decisiones muy importantes. Que no eran nada fáciles. Hemos conseguido tener un sector eléctrico que termina con un déficit que nos llevaría a la quiebra del sistema”
  • Cataluña: “La consulta es contraria a la Constitución /El presidente del Gobierno no puede disponer de la soberanía de todos los españoles. Hay cosas que no se me pueden pedir, y lo sabe quien decidió abrir un camino sabiendo cuál era mi respuesta. A partir de aquí, yo estoy ahí, donde siempre”

El Gobierno asume la vía bolivariana de intervención energética

Durante meses, el ministro de Energía, José Manuel Soria, defendió públicamente la incapacidad del Ejecutivo para influir en los precios de industrias privatizadas, como la energética, sobre todo en lo relativo a la factura de la electricidad. Este argumento de  defensa de un aumento en los precios de la luz constante choca con la realidad: España es el tercer país europeo con la electricidad más cara [después de Irlanda y Chipre] y las eléctricas españolas duplican los beneficios de sus homólogas europeas.

Ante el escándalo de la última subasta eléctrica [que preveía subidas del 11% para el primer trimestre de 2014], el Gobierno se acobardó ante el cabreo social generalizado y adoptó la vía de los gobiernos latinoamericanos que, en el arranque de siglo, advirtieron que la energía era un sector estratégico que no podía estar en manos privadas. Países como Bolivia, Argentina o Venezuela nacionalizaron empresas energéticas, decisión que mereció una oleada de críticas desde este lado del Atlántico.

Estas críticas apenas se han elevado cuando el Gobierno anunció la intervención directa en el mercado de la electricidad mediante la fijación de precios para el primer trimestre. Tal y como anunció Rajoy, la luz subirá finalmente un 2,3%: la parte regulada del recibo, los “peajes de acceso”, subirá un 0,9% y el término de la energía un 1,4%.

En el momento de elaboración de este post, José Manuel Soria no había presentado su dimisión.

Ley del aborto: el caballo de Troya en la derecha civilizada

El Gobierno anunció, tras el penúltimo Consejo de Ministros, su dependencia directa de los postulados defendidos por la Iglesia católica, principios morales que los ministros no sólo asumen en su vida pública cotidiana, como Jorge Fernández Díaz o Alberto Ruiz-Gallardón [aunque su vida privada es otro cantar] sino que trasladan a su acción de Gobierno.

abc_27-12Eso es lo que palpita en el anteproyecto de reforma de la Ley del aborto que Mariano Rajoy atribuyó a la mayoría parlamentaria y que la propaganda ‘popular’ comienza a difundir como la más progresista de las normas aprobadas por el Consejo de Ministros.

Éste fue el adjetivo empleado por el ministro que reúne, en sí mismo, todos los principios del conservadurismo político como Ruiz-Gallardón o su sucesora en el Ayuntamiento de Madrid, otra progresista de pro como Ana Botella.

Quizás por este motivo, desde el PP comienzan a escucharse ecos del malestar que hay entre sus filas, sobre todo ante la evidencia de que la norma del Gobierno sólo ha sido felicitada por la Conferencia Episcopal y por el líder del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen:

LePen

Esta medida, que todos entienden como un guiño del Gobierno al sector más duro de su electorado, molesto por la posición adoptada ante lo que entienden como un desafío desde Cataluña o ante la derogación de la doctrina Parot, sitúa al PP en una espectro electoral alejado de sus homólogos europeos, que tienen superado el debate sobre el aborto y asumido la separación entre Iglesia y Estado. Por si quedara alguna duda, hasta el nada sospechoso The Times se pronunció en estos términos sobre los planes del Gobierno:

TheTimes

#OccupyGezi ya tiene su revancha

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y su partido pasan sus horas más bajas desde que llegaron al poder hace 11 años. Hace dos semanas, una macrooperación contra la corrupción destapó una trama que amañaba a cambio de sobornos las licitaciones para la construcción de viviendas públicas del Organismo de Desarrollo de la Vivienda Social. La operación se ha saldado con la dimisión de cuatro ministros, la remodelación del Gobierno y la detención de 24 personas [entre ellas dos hijos de ministros] y, sobre todo, ha desatado la lucha interna en el AKP.

Todas las fuentes hablan de un enfrentamiento más o menos público entre el AKP e Hizmet, secta religiosa islámica fundada por Fethullah Gülen, que cuenta con seguidores entre los altos cargos de la policía y la fiscalía de Turquía, una suerte de Opus Dei islamista que sirvió de sostén al Gobierno de Erdogan. Este año se alejó de manera pública de los postulados defendidos por el primer ministro por dos razones: por un lado, por la represión de la movilización englobada en Occupy Gezipor otro, por el anuncio de cierre de las escuelas preparatorias para el acceso a la universidad

El escándalo, como bien se recuerda en El País, pone en entredicho: 1) a la Administración del AKP, que había hecho de la integridad su seña de identidad; 2) uno de los proyectos con los que los islamistas habían ganado proyección pública y votantes -las casas baratas construidas en todo el país-; 3)  y afecta también a las finanzas del país, ya que está implicado también el Halkbank, una de las mayores entidades turcas.

El escándalo de corrupción, que afecta directamente al corazón del AKP, estalla tres meses de las elecciones locales en el país, el termómetro que se espera para medir el vigor del partido en el Gobierno, sobre todo ante la posibilidad de que Erdogan se postule como candidato a presidente del país. Por si acaso, miles de turcos se manifestaron este viernes para reclamar su dimisión. De nuevo, recibieron gases lacrimógenos y cargas policiales en las principales ciudades del país.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Chipre, Consejo de Ministros, Conservadurismo, ETA, Gobierno, PP, Rajoy, recortes, rescate, Turquía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una semana en titulares: ETA, balance de Gobierno y Turquía

  1. Pingback: El final de ETA pone a prueba el sentido de Estado | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.