#Gefahrengebiet y el monopolio de los medios tradicionales

Uno de los debates recurrentes en las facultades de periodismo durante los años 90 era el papel de los medios de comunicación como herramienta de selección, traducción, interpretación y traslado de información al gran público.

Antes de la explosión de canales que supuso Internet, las teorías de la comunicación seguían moviéndose entre las enseñanzas de la Escuela de Frankfurt (sobre todo en lo relativo a la comunicación como instrumento que reafirma la realidad existente) y la corriente funcionalista, especialmente en lo relativo a percepción del lector, espectador u oyente como sujeto eminentemente pasivo de la información volcada por los grandes medios de comunicación, sobre todo ante las dificultades de generar una respuesta inmediata a los estímulos informativos recibidos.

De esta forma, los periodistas cumplían la función privilegiada en cuanto a su papel de transmisor de la información y los medios de comunicación pugnaban con el poder en el establecimiento de lo que se denominaba la “agenda setting”, es decir, el abanico de hechos susceptibles de convertirse en noticias mediante su colocación temática en los medios de comunicación de masas.

Internet vino a revolucionarlo todo y eso explica por qué los grandes medios de comunicación acogieron con alegría la revolución tecnológica que iba a extender la posibilidad de acceder a la información a nivel global. En la mente de muchos de los empresarios de la vieja escuela subyacía la idea del control de la emisión de la información y del sacrosanto papel del periodista como mediador y seleccionador de información susceptible de ser trasladada a la sociedad.

La generalización de Internet supuso también un replanteamiento de estas posiciones, sobre todo cuando se vio que la realidad superaba la ficción y que las grandes corporaciones multimedia debían convivir con la ampliación de canales de información y con la posibilidad de que el receptor asumiera el control gracias a las posibilidades de acceso, a través de distintas fuentes, a los hechos noticiosos. Así, los postulados de la agenda setting se asumían para explicar el papel predominante de los medios tradicionales en determinados asuntos pero que saltaba por los aires en situaciones de crisis informativas, como fueron los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid o los movimientos nacidos en torno a la primavera árabe o el 15M.

Sin embargo, hay circunstancias en los que los hechos parecen retrotraernos a las teorías anteriores a la era de Internet, algo que todavía contrasta más con la aparente ampliación del acceso a la información a través de Twitter o Facebook, que parece que sólo cobra relevancia en dos supuestos que se complementan: 1) cuando se produce un hecho noticioso que requiere de actualización constante; y/o 2) a partir del momento en el que los medios tradicionales realizan su selección y mastican la información. A partir de ese momento, los canales informativos se amplifican hasta casi el infinito, a menudo como un repetidor de las ideas matriz que se agotan, a menudo, con el final del día.

Este lunes volvimos a tener un ejemplo que debería hacernos pensar, sobre todo antes de hablar de sociedades de individuos hiperconectados, ciudadanos “anónimos” como líderes de opinión en potencia y, aparentemente, no tan sujetos a los filtros informativos tradicionales. Ésta fue la secuencia de los hechos:

El lunes por la noche se difundió una información de El Mundo: “Hamburgo decreta el estado de excepción” como respuesta a los enfrentamientos entre policía antidisturbios y manifestantes de la izquierda radical. La noticia, fechada en la madrugada del 5 de enero, fue replicada en Twitter, de manera que el hashtag #Gefahrengebiet [zona de peligro] se situó como trending topic hacia la medianoche y se mantuvo durnate toda la madrugada. Ésta fue la captura que realizamos a las 10.23 horas de la mañana del martes de la lista de TT en España:

CapturaTW 10-23

Los medios generales españoles apenas llevaron información al respecto, quizás porque los hechos se remontan al 21 de diciembre. Ese día, una manifestación en protesta por el intento de desalojo del centro okupa Rote Flora [activo desde 1989] acabó con enfrentamientos entre manifestantes y policía, que no dudaron en usar todo el material antidisturbios a su disposición. El choque provocó heridas a 120 policías (una veintena de gravedad) y a 500 manifestantes:

Ya entonces el Frankfurter Allgemeine reflejó el apoyo a la actuación policial por parte del SPD (que gobierna en la ciudad) y de la CDU, mientras que desde Die Linke se arremetió con fuerza contra lo que se consideró un uso de la fuerza desproporcionado:

Las imágenes de los choques entre policía y manifestantes se han venido repitiendo a lo largo de dos semanas, choques directos que se han complementado con ataques a comisarías de policía y a vehículos y casas particulares de agentes, lo que ha suscitado quejas airadas recogidas por los grandes medios de comunicación alemanes.

Este lunes, Die Welt recogió la crítica ante la conducta de grupos vinculados al antisistema y, sin atisbo de duda, se reclamó más mano dura para frenar los disturbios registrados en el centro de la ciudad, que ha motivado concentraciones más o menos espontáneas de ciudadanos para mostrar su apoyo a las fuerzas policiales. Der Spiegel apuntó directamente a la autoría de un grupo de izquierda radical proclive a las intervenciones violentas espontáneas.

Hablamos de Hamburgo, que pasa por ser la segunda ciudad más poblada de Alemania (tras Berlín), con casi dos millones de habitantes, y la que registra una mayor renta per cápita en relación con el resto del país. Tiene el segundo puerto europeo con mayor tráfico tras el holandés de Rotterdam y proyección internacional por su industria aeronáutica, lo que la convirtió, hasta no hace mucho, en uno de los focos de atracción de inmigración.

Tal vez por este pedigrí, llama tanto la atención la actuación de las fuerzas de seguridad germanas. Este fin de semana se instauró el estado de excepción que, autoriza registros e identificaciones aleatorias en una zona acotada y que se prolongará el tiempo que las autoridades estimen necesario para calmar la situación de explosión social vivida estos días.

Hamburgo

En el momento de elaboración de este post, no visualizamos información relativa a Hamburgo en las portadas de los principales medios de comunicación digitales ni tampoco había teletipos en las agencias de noticias.

CODA. La primera información relativa al estado de excepción decretada por la policía de Hamburgo (con el beneplácito del SPD y de la CDU en la alcaldía) apareció en EFE durante la tarde del martes. En el caso de Europa Press, en el momento de actualización de este post aún no había referencias a las protestas registradas en Alemania, que ayer se extendieron a Frankfurt (un grupo de 150 miembros de la izquierda radical habría atacado la sede del SPD en la ciudad que sirve de sede del BCE)

CapturaHamburgo

Una de las mejores crónicas que hemos leído sobre el tema que nos ocupa lo hemos encontrado en La Marea, especialmente en relación a dos de los pilares que sustenta la protesta y que los medios apenas recogen: el apoyo a los refugiados subsaharianos y las protestas contra el derribo de los edificios Esso, cerca del barrio rojo, para construir complejos de lujo.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Alemania, Periodismo, Twitter. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a #Gefahrengebiet y el monopolio de los medios tradicionales

  1. Pingback: Hamburgo: “¿Quién es el siguiente?” | La última en llegar

  2. Pingback: Hamburgo: El Rote Flora se mantiene | La última en llegar

  3. Pingback: Hamburgo apunta una solución para el Rote Flora | La última en llegar

  4. Pingback: Protestas en Hamburgo: “¿Quién es el siguiente?” | Webguerrillero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .