CIS: Corrupción y desconfianza hacia la recuperación económica

Con retraso por las vacaciones navideñas, este miércoles se hizo público el barómetro del CIS correspondiente al mes de diciembre, a partir de 2466 entrevistas realizadas entre los días 1 y 13 de diciembre. En líneas generales, podemos hablar de cierto punto de inflexión en torno a la depresión social derivada de la crisis económica y política que vive el país desde 2008, hechos matizados si nos fijamos en la letra pequeña.

Un 86.4% define la situación económica como mala (38.3%) o muy mala (86.4%), casi 2 puntos menos que hace un mes y casi 4 puntos menos en relación a los datos que arrojó el CIS en junio. Hay un 89.9% que considera que es igual (39.1%) o peor (50.8%) que hace un año y un 69.7% que cree que en un año será igual (40.6%) o peor (29.1%). Hay dos datos que indican que el mensaje del Gobierno no está calando todo lo que debería: por un lado, sólo un 20.5% vaticina que la situación irá a mejor en 2015 y, entre los parados (24.6%), el 62.6% asegura que tiene pocas (40.3) o ninguna (22.3%) expectativa de encontrar empleo próximamente.

En cuanto a la situación política, un 81% de ciudadanos la define como mala (29%) o muy mala (52%), con un 92.3% que opina que es igual (50.4%)  o peor (41.9%) que hace un año y un 79.1% que piensa que en 12 meses será igual (47.6%) o peor (31.5%).

En cuanto a la lista de problemas en España, se registran cambios respecto al anterior barómetro: El paro sigue siendo el principal problema del país (77%) aunque la corrupción y el fraude escala como segundo asunto de preocupación ciudadana con un 37.6%. Los problemas de índole económica ocupan el tercer lugar (29.7%) seguido de los políticos y los partidos (26.2%), la sanidad (10.9%) y la educación (8.4%).

CIS

La corrupción se mantiene así como segundo problema del país y es el único, entre los situados en la cabecera de la lista, que gana enteros en términos de preocupación: +5.8 puntos. La preocupación por el paro pierde 0.7 puntos mientras que baja la preocupación por la situación económica (-1.4) y la política en su conjunto (-3.5).

En tiempos de propaganda en torno al fin de ETA, las excarcelaciones de presos sólo es citado por el 1.6% de la ciudadanía, porcentaje que baja al 0.4% cuando se pregunta por ETA y al 0.1% cuando se pregunta por las negociaciones con ETA. Los nacionalismos sólo preocupan al 1.3%.

En cuanto a la forma territorial del Estado, se registran pequeñas oscilaciones en torno a una estructura más federal: el 33.9% aboga por una recentralización en forma de Estado único (22.1%) o CCAA con menos competencias, casi medio punto menos que la suma de ambas opciones en el barómetro del CIS correspondiente al mes de noviembre. El 31.7% apuesta por un Estado como el actual (+1.2), al tiempo que sube 0.2 los que apuestan por ampliar las competencias autonómicas y en 0.3 los partidarios de la posibilidad de que las CCAA se conformen en Estados independientes:

CIS2

En esta ocasión, el barómetro se ocupa de pulsar la opinión de la ciudadanía en torno a la discapacidad, con datos que muestran cómo este asunto se considera casi un problema privado de los afectados, lo que explica, a su vez, por qué se la laminado la Ley de Dependencia sin apenas contestación social: el 49.3% asegura que la atención debería ser prestada por los servicios sociales aunque el 82.7% cree que las Administraciones Públicas han destinado fondos más bien o totalmente insuficienets.

El 65.8% mantiene que en 10 años se ha mejorado poco o nada en esta partida, de la que cree que debería ser responsable el Estado (70.1%) o las CCAA (44.6%). Aun así, en la práctica, el 29.5% mantiene que al final quienes más responsabilidad tienen en la atención de discapacitados son las ONG (por delante de la arquitectura del Estado y de las familias)

Como en otras ocasiones, el umbral de la percepción cambia cuando nos referimos a uno mismo y cuando toca extrapolar la opinión a la sociedad. Así, un 10.4% dice sentirse bastate incómodo ante personas ciegas; un 9.6% ante personas en sillas de ruedas; y un 24.9% ante discapacitados comunicacionales. En cambio, cuando se pregunta por esta opinión en términos de sociedad, casi el 40% cree que hay bastante incomodidad en estos casos.

Como curiosidad sociológica, comentar que la mayoría del electorado se ubica en el centro (20.9% en la puntuación 5), con un 32.1% que se ubica en el espacio que hay entre el centro izquierda y la extrema izquierda y un 17.6% que se sitúa de la misma forma en términos de derecha/extrema derecha. Por otra parte, el 70.4% se define como católico aunque de forma abrumadora (58.1%) se declaran no practicantes. Sólo el 14.6% asegura acudir a servicios religiosos los domingos. Además, el 15.8% se declara no creyente y el 9% se defiene como ateo.

Consideraciones

  • Desde antes del verano, el trabajo del Gobierno y del PP se ha dirigido a vender la recuperación económica como mantra de su acción en la segunda parte de la legislatura, opinión que compatiblizan con la existencia de un 27% de paro y con un 25% de población bajo el umbral de la pobreza. Por este motivo, resulta chocante que el mensaje que tan machaconamente repiten los dirigentes populares y sus medios afines apenas cale en la ciudadanía: casi 9 de cada 10 sigue viendo la situación económica en términos negativos y sólo 2 de cada 10 se cree la idea de que el año que viene el país estará mejor.
  • Algo parecido se puede asegurar en relación a la selección de los temas de agenda. El PP se ha caracterizado siempre por defender un discurso estéticamente duro en torno al debate territorial y en relación al terrorismo (con sus derivadas políticas y sociales en Euskadi). Esta posición ha sido jaleada y apoyada por medios afines, que siguen en la misma dinámica ante los dos desafíos que se plantean en esta legislatura: el fin de ETA y la consulta soberanista de Cataluña. Ambos asuntos son temas diarios de tertulias políticas e informativos pero ambos presentan porcentajes irrisorios cuando se pregunta a la ciudadanía por su lista de preocupaciones.
  • En una situación normal, esta situación confirmaría una desconexión entre la realidad y la política, algo que no se termina de producir si se atiende a los sondeos sobre intención de voto que conocemos periódicamente y que dan al PP como primera fuerza política en el caso de celebrarse elecciones generales.
  • Este miércoles, Mariano Rajoy reunió al Comité Ejecutivo, a los que emplazó a  centrar su discurso en la recuperación económica. Sin embargo, se lanzan mensjes en torno a los asuntos que nos ocupan, sobre todo en relación a la estrategia política que llega desde Cataluña. ¿Vive el PP una esquizofrenia? Parece ser que no y que esos mensajes van directos a su base social, a la que le pone escuchar mensajes de aparente dureza ante asuntos que se han considerado siempre como los temas intocables de la derecha política española desde finales del siglo XIX.

Arranca 2014 y, con este año, el curso político que derivará en sucesivas citas electorales hasta concluir con los comicios generales de 2015. El Gobierno y el PP se enfrenta, pues, a un esfuerzo titánico dirigido a convencer a la ciudadanía de sus logros económicos a pesar de la realidad macroeconómica, que constituye la única carta elegida por Mariano Rajoy para optar a una segunda legislatura. Este supuesto pasa por reafirmar el perfil tecnócrata de un Gobierno que, en cambio, hace aguas cuando se trata de hacer política. En las últimas semanas hemos tenido varios ejemplos al respecto:

  • La polémica montada en torno a la Ley del aborto, que estalló en la reunión de los barones y cuadros del PP en Génova entre: los partidarios de buscar el consenso en una norma que, de aprobarse como está, sitúa al PP en un extremo en la familia ideológica conservadora europea; los proclives a mantener la norma como está argumentando que así aparecía en el programa electoral del PP (algo totalmente incierto); y las voces que ni siquiera se pronuncian al respecto (como la de Cospedal o el propio Rajoy, que se limitan a decir que un texto respondido por todo el espectro ideológico del país se ha realizado con consenso).
  • El tema catalán, con posiciones enconadas en torno a la negativa a buscar una solución dialogada al planteamiento que desde Cataluña se viene realizando. En esta línea, merece atención el desdén con el que se ha reaccionado ante la propuesta del PSOE de promover una reforma constitucional que solucione el encaje de Cataluña, esa tercera vía que cristalizó ante los posicionamientos polarizados procedentes de Madrid y Barcelona.
  • El fin del terrorismo: no sólo se guarda silencio ante la constatación de la derrota del terrorismo que se plasmó en el comunicado de los presos de ETA, sino que se lanzan mensajes en torno a actos en los que los excarcelados de la banda reconocen el daño causado (como ocurrió el sábado pasado en el acto de Durango) y se publicitan operaciones policiales contra abogados cercanos a los presos de ETA a los que se atribuye, por cierto, el movimiento que el colectivo plasmó en el comunicado hecho público el 28 de diciembre.

En todos estos puntos, el PP proyecta una imagen de cerrazón que denota que, quizás, comienza a estar desbordado por las exigencias de altura  de miras y por la capacidad de hacer política. Claro que para eso debería contar con un equipo dirigente que proyecte liderazgo y audacia, términos que contradicen la labor de gobierno y de partido diseñada en la calle Génova y en La Moncloa.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en ETA, Gobierno, PP, recortes, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CIS: Corrupción y desconfianza hacia la recuperación económica

  1. Pingback: El final de ETA pone a prueba el sentido de Estado | La última en llegar

  2. Pingback: CIS/GESOP/Metroscopia: El bipartidismo, hundido | La última en llegar

  3. Pingback: CIS: Los mensajes triunfalistas no calan | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .