Rajoy, el antilíder que no quería adelantar acontecimientos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prosigue con su estrategia de comunicación y este lunes sometió a las preguntas incisivas de Gloria Lomana, directora de Informativos de Antena 3 (grupo Planeta, dueño también de Onda Cero y de La Sexta, entre otros medios). Se trata de la segunda entrevista en tres meses y, de nuevo, Rajoy elige un medio de comunicación afín. Una vez visto el resultado de la entrevista, se entiende perfectamente la estrategia de Moncloa, dado que pudimos ver a un presidente incapaz de transmitir un relato político que conlleve una imagen de proyecto de futuro

  • Cataluña

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • ETA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Situación económica

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Protestas sociales

CapturaGamonal

  • Reforma de la Ley del aborto

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Relaciones con el PSOE

CapturaPSOE

  • Caso Bárcenas y corrupción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Caso Noos e imputación de la infanta

CapturaInfan ta

Mariano Rajoy utilizó la entrevista para vender las bondades de la economía española y para marcar posición respecto a los dos desafíos políticos que tiene por delante el Estado: el final de ETA y la intención de Cataluña de celebrar una consulta soberanista. Sin embargo,  el presidente del Gobierno apareció como un mero gestor, incapaz de lanzar un discurso político mínimo, actitud que suplió con proclamas a favor de hacer cumplir la legalidad vigente y a potenciar las esencias del nacionalismo español como único argumento frente al choque de trenes que llega de Cataluña.

En clave económica, Rajoy insistió en la estrategia iniciada por el Ejecutivo poco antes del verano e insistió en los indicadores económicos que, de acuerdo a las tesis monclovitas, hacen pensar en el inicio del fin de la crisis económica en España. Así, Rajoy se comprometió a rebajar el número de parados en (632.000 personas al final de su mandato) e insistió: “soy plenamente consciente de los problemas que han tenido los españoles, de las dificultades, de los esfuerzos y de los sacrificios que les hemos pedido, pero que estoy condiciones de decirle que pronto podrán comprobar que todo eso que
ha hecho la sociedad española tenía sentido, valía la pena y producirá resultados”.

Pese a todo, llamó la atención cómo Rajoy evitó hablar de porcentajes de parados o de rebaja de cotizantes a la Seguridad Social, ideas que sustituyó por el mensaje del cambio de tendencia. Así, también resaltó el intento de hablar de los sacrificios en pasado, al tiempo que descartó nuevos recortes más allá de los presupuestados para este año (-4%  de gasto en todos los ministerios), y recordó los ajustes anunciados por el presidente francés en los últimos días. Asimismo, se percibió un intento de vender las reformas en marcha y pendientes (fiscal, de las AAPP y de la financiación de las CCAA), al tiempo que se negó a concretar si estimaba una bajada de impuestos en 2015.

En cuanto a la actitud de los españoles, insistió también en un argumentario puesto en práctica recientemente [“son los españoles los que, con su esfuerzo, están haciendo posible la recuperación”] y alabó la actitud a pesar de malestar. Este asunto salió a colación a propósito de los disturbios registrados en el barrio del Gamonal, en Burgos, y , por supuesto, Lomana no repreguntó por qué el Ejecutivo tenía previsto aprobar la Ley de Seguridad Ciudadana si considera que la actitud de la sociedad es la correcta.

Rajoy evitó concretar qué piensa hacer en su acción política de futuro en casi todas las preguntas emitidas [no en vano repitió la frase “No adelantemos acontecimientos” hasta en siete ocasiones] y todo ello tuvo lugar en una entrevista amable, en la que el presidente del Gobierno se refirió a la entrevistadora, que no destaca precisamente por sus artes para poner en aprietos a nadie, como “Gloria”. Recordemos que Lomana es la esposa de Josep Piqué, exministro de Aznar y compañero del Consejo de Ministros del que formaba parte Rajoy y que ambos mantienen una excelente relación.

Más allá de la vacuidad de las respuestas del presidente del Gobierno, la entrevista transcurrió de forma ágil, sobre todo en su primera parte. Rajoy se situó en el lado derecho de la pantalla y, no por casualidad, apenas se pudo ver el tic de su ojo izquierdo [la cámara estaba de tal manera situada que, las gafas, proyectaban sombras sobre ese perfil]. Se optó por los medios planos, con alejamientos de la cámara y travellings circulares que permitían ver el estudio en el que habitualmente se hacen los informativos de Antena 3 y las imágenes fijas que iban acompañando los bloques temáticos.

Para añadir más énfasis a determinadas respuestas, a veces el realizador optaba por alejar la cámara hasta los tres/cuartos de Rajoy y se destacaba, en sentido oblicuo, estas fotografías, que se iban ampliando poco a poco. Especialmente significativa fue esta realización cuando Rajoy hablaba de la Doctrina Parot y del acto de expresos de ETA en Durango.

Consideraciones

  • Cuando afrontamos los dos últimos años de la legislatura de Rajoy, parece que el presidente del Gobierno ha decidido que debe dirigirse más a la sociedad de lo que lo ha hecho hasta ahora. A diferencia de otros líderes mundiales, como Hollande [que compareció ante 700 periodistas en el Elíseo], Rajoy se limita a comparecencias en medios de comunicación amables.
  • Pese a todo, el presidente del Gobierno parece incapaz de utilizar estas apariciones en su favor, de manera que el resultado es un resumen de argumentos generales, impropios de quien se supone que está al frente del país. No fijó posición en el ámbito económico [eludiendo incluso reafirmar el compromiso de reducir la tasa de desempleo en 632.000 personas cuando acabe la legislatura] pero tampoco aportó novedades sobre la estrategia ante los desafíos políticos que afronta el país, sobre todo en lo relativo a Cataluña o el proceso de paz.
  • Rajoy nunca se caracterizó por ser un líder carismático. Sin embargo, desde que está en el Gobierno parece que se ha acomodado en la imagen de un gestor gris, más acorde a la actitud del presidente de un gobierno tecnócrata que de uno salido de las urnas.
  • Con el tiempo se ha agudizado la impresión de su falta de interés por transmitir algo a la ciudadanía, especialmente crítica por los efectos de una crisis que afronta su séptimo año pero también ante la aparente inacción de los partidos y representantes políticos para darse cuenta de la crisis sistémica que vive el país.
  • Así, el presidente del Gobierno confirmó que no es un líder y que tampoco pretende serlo, actitud que choca con la evidencia: en algo menos de dos años habrá elecciones generales y, si Rajoy encabeza la lista del PP, se verá obligado a pedir el voto a una ciudadanía a la que, hasta ahora, se dirige como si se tratara de menores de edad.
  • ¿Podría estar Rajoy pensándose ser el cabeza de lista del PP a los comicios de otoño de 2015?
  • Lucía Méndez [El Mundo] aseguró hoy en una intervención televisiva que a Rajoy no le gusta la política y que cada vez que tiene la oportunidad lo confirma. En similares términos se pronunció anoche Fernando Vallespín en la tertulia de la Cadena SER (20/01/14), una intervención que invitamos a escuchar, sobre todo por si sirve para extraer conclusiones.

CODA: Rajoy confirmó que no toma notas de su acción de Gobierno (y por lo tanto no tiene previsto elaborar unas memorias como las de los expresidentes Aznar y Zapatero). Además, lo más interesante transcurrió detrás del entrevistado, donde se coló un hombre con un teléfono:

Captura

Por otra parte, en conversación con Benny Fdez Santana dimos con la fórmula para definir el liderazgo de Rajoy: Guiñeco, un neologismo de Guiñol y Teleñeco al más puro estilo mariano.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Gobierno, PP, Rajoy, recortes, rescate, Tecnocracia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rajoy, el antilíder que no quería adelantar acontecimientos

  1. Pingback: Tecnócratas vs políticos | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .