Siria, Irán y el papelón de la ONU

La comunidad llega muy tarde a la guerra civil siria, que estalló en 2011 tras la revolución primavera abortada por las fuerzas de Al Assad. Desde entonces, almorzamos con noticias  que hablan de las más de 100.000 víctimas que ha generado el conflicto [más de 1000 en los enfrentamientos registrados durante el mes de enero]; de la situación de los refugiados sirios en los campos construidos en los países vecinos o del efecto contagio que la guerra siria tiene sobre Irak, con fronteras permeables para combatientes de las mismas ramas.

Ante este escenario, la comunidad internacional ha reaccionado con una lentitud pasmosa, muy distinta a los postulados defendidos para justificar el golpe de Estado en Egipto, la intervención en Libia que acabó con el linchamiento de Gadafi o las intervenciones militares en Irak y Afganistán.

Así, en plena “primavera siria”, reaccionó atribuyendo la inestabilidad inicial a un problema interno que correspondía a Assad, que decidió hacer frente a la protesta disparando a los manifestantes. Luego se pasó al reconocimiento de la oposición siria, a la que se nombró interlocutor internacional y a la que se armó [hasta que en diciembre de 2013 se frenó ese flujo].

Más tarde, y ante la evidencia de que estábamos ante un conglomerado de opciones que van desde los posicionamientos de izquierda o moderados liberales hasta los extremistas vinculados al terrorismo de corte yihadista, se puso distancia diferenciando claramente la oposición moderada de otras opciones. Así hasta que llegó el mes de agosto cuando las evidencias de un ataque químico sobre la población civil dio lugar a una escalada verbal y diplomática que hacía pensar en una intervención internacional, finalmente paralizada por la irrupción de Rusia como potencia en la zona.

Este lunes, la comunidad internacional vivió otro de esos días para olvidar, y de nuevo Siria juega una baza fundamental en la posibilidad de una reconfiguración geoestratégica en la zona, con Irán como una potencia regional en aumento:

  • El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo pública la invitación para que Irán participe en la conferencia de paz para Siria que arranca el miércoles en Montreux (Suiza) en lo que ya se conoce como Ginebra 2. En una declaración a la prensa, el responsable de la ONU aseguró:  “Como he dicho repetidamente, creo firmemente que Irán debe ser parte de la solución a la crisis siria”. Está previsto que participen en la conferencia México, Australia, Bahrein, Bélgica, Grecia, Corea del Sur, Holanda, Luxemburgo y el Vaticano.
  • Tras el anuncio, Irán confirmó su participación “sin precondiciones” en Ginebra 2. El portavoz de AAEE iraní recordó: “Hemos sido de los primeros países que hemos insistido en el diálogo y en adoptar medios pacíficos para solucionar el conflicto de Siria”.
  • La ruleta diplomática confirmó por qué la ONU se encuentra en el estado en el que está y por qué su credibilidad está tocada. Arabia Saudí -país al que Teherán acusa de financiar a una parte de la oposición rebelde, vinculada a Al Qaeda y a la corriente wahabista- se negó a la presencia de Irán en el encuentro que ha de definir la transición siria. Reino Unido había pedido un pronunciamiento público de Teherán hacia la transición siria y EEUU mostró su rechazo a que Irán ocupara una silla. Un funcionario del Departamento de Estado citado por Reuters aseguró: “No están haciendo nada para que las tensiones dejen de aumentar (…) y sus acciones en la práctica las han agravado, así que no vemos cómo podría ser de ayuda la posibilidad de que vayan a la conferencia rehusándose a apoyar Ginebra”
  • La Coalición Nacional Siria (CNFROS) condicionó su presencia en Ginebra 2 al cumplimiento de tres condiciones por parte de Irán: 1)  “la retirada de todas las tropas y milicias iraníes de Siria”; 2) compromiso con todos los puntos del comunicado de la primera conferencia sobre Siria celebrada en Ginebra en junio de 2012, es decir, la formación de un Gobierno interino; 3) El compromiso firme de Irán con la conferencia de Ginebra 2.
  • Durante la tarde, la CNFROS rechazó su asistencia a Montreux ante la intención de Irán de acudir a la reunión sin condiciones previas. .
  • Por la noche, Irán declinó asistir a la Conferencia Ginebra 2. En el comunicado, difundido a través de la web de la ONU, se insiste: “Irán siempre ha apoyado la búsqueda de una solución política para la crisis”.
  • Poco después, los medios difundieron que la ONU había retirado la invitación a Irán. Según las notas de prensa, Ban Ki-moon, habría decidido que Teherán no participara por la negativa del país a aceptar que el plenario debate la consecución del llamado “comunicado de Ginebra”, esto es, el acuerdo alcanzado en 2012 para intentar poner fin a la guerra civil Siria.
  • La Coalición Nacional Siria anunció que finalmente acudiría a la conferencia de paz que arranca el miércoles y que, con la ausencia de los iraníes, nace tocada.

Todo esto se produce en el mismo día en el que la UE aprobó suspender algunas de las sanciones económicas impuestas sobre Irán, decisión que también secundará EEUU. Se abre así un plazo de seis meses, prorrogable en el tiempo, para llegar a un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear de Teherán.

Este anuncio se realizó después de que la OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica, dependiente de la ONU) emitiera un informe en el que recogía que Teherán estaba cumpliendo el acuerdo firmado en Ginebra el pasado mes de noviembre, en línea de congelar su avance nuclear. Entre las medidas mencionadas por la OIEA se citó: la reducción de sus reservas de uranio enriquecido al 20%; que no se procesa más uranio por encima del 5 % en las plantas de Natanz y Fordo; y la paralización de la construcción del reactor de agua pesada en Arak, con capacidad para producir plutonio.

CODA. Elaboramos este post antes de hacerse público el informe elaborado por tres fiscales internacionales, contratados por Qatar, para denunciar las atrocidades del régimen de Al Assad.

A través de The Guardian y CNN se han hecho públicas miles de fotografías que evidenciarían torturas y trato inhumano a 11.000 detenidos por el régimen desde que estalló la “primavera árabe”. Las fotografías las habría realizado un desertor militar sirio y han sido comparadas a otras imágenes sobre la situación de los presos en los campos de concentración nazis.

Este informe, difundido no por casualidad un día antes de que arranque la conferencia de paz Ginebra 2, ha sido tachado de falso por el régimen sirio, que pone el acento en el país que lo encargó. Por su parte, organizaciones internacionales como Amnistía Internacional señalan que estas imágenes ponen en evidencia las atrocidades de los bandos que se enfrentan en la guerra civil.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU, ONU. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Siria, Irán y el papelón de la ONU

  1. Pingback: Obama se la juega en política exterior: Acuerdo con Irán | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .