Ucrania: «Perdonen las molestias, estamos cambiando el país»

Ucrania2

Cartel fotografiado en Kiev, un guiño a EZLN y el arranque de la revolución zapatista

Ésta podría ser la última oportunidad para buscar una solución negociada que ponga fin a tres meses de movilización en Ucrania que, lejos de apagarse, se extiende a otras zonas del país, particulamente en el este, donde se repiten las mismas imágenes que está volcando Kiev al mundo: campamentos en plazas centrales, barricadas y ocupación de edificios oficiales.

Durante la noche del domingo, manifestantes accedieron a la sede del Ministerio de Justicia, donde se han hecho fuertes. Antes ya lo hicieron en la sede del Ayuntamiento, en la sede del Ministerio de Agricultura y en la Casa de Ucrania, edificio ocupado para albergar a los miles de opositores a Yanukovich que, día tras día, siguen saliendo a la calle a exigir su dimisión y la convocatoria de elecciones anticipadas.

En el momento de elaboración de este post, éste era el mapa de las ocupaciones de edificios institucionales en el país [mapa difundido por partidarios del Euromaidan, con las reservas que ello suscita]:

Ucrania

Ante la deriva de una situación que parece cada día más descontrolada, la ministra de Justicia, Elena Lukash, amenazó este lunes con imponer el estado de emergencia en caso de que los manifestantes no abandonen el edificio que alberga el Ministerio de Justicia.  Y esto sería un cambio en la estrategia de las últimas semanas, en las que Kiev se negó a plantear la puesta en marcha de medidas que indicaran que el país vivía en un estado de excepción.

A media mañana, los manifestantes abandonaron el edificio, aunque mantuvieron una fuerte vigilancia en los alrededores. Según varios medios, los líderes de los partidos de la oposición habrían mediado para conseguir el desalojo del edificio, evitando así dar argumentos de peso al Gobierno para retomar las actuaciones contundentes sobre el Euromaidán.

Y es que es evidente que, desde el jueves, las fuerzas de seguridad no están respondiendo con la fuerza de los primeros días ante los manifestantes. Como casi nada es fruto de la casualidad, es razonable pensar que la orden que viene desde las instancias superiores es la de aplacar la deriva acción/reacción de los primeros días de la semana pasada, quién sabe si en un intento de volver a dormir la protesta, dejando al movilización en manos de unos pocos convencidos y de las fuerzas más extremistas [que es exactamente lo que había ocurrido antes de la aprobación, por la vía urgente, de la ley antiprotestas]. Esta norma no se aplica a grupos de jóvenes que, como si fueran fuerzas parapoliciales, actúan en las ciudades en las que la protesta no ha prendido con fuerza de esta forma:

Imágenes grabadas en Dnepropetrovsk

Este martes está previsto que comience la sesión extraordinaria en el Parlamento ucraniano en la que está sobre la mesa un cambio profundo en el Gobierno de Nikolai Azarov y un posible cambio en los puntos más controvertidos de la ley antiprotesta, chispa que encendió esta última fase de la protesta que, a estas alturas, apenas tiene nada en común con otro de los hitos de democratización a los que apela la oposición: la revolución naranja de 2004.

El debate parlamentario es, posiblemente, la última carta en la manga de Yanukovich para aplacar la protesta, sobre  todo tras la negativa de dos de los tres líderes de la oposición que trata de capitalizar Eumaidan a entrar en una suerte de gobierno de concentración nacional que, hoy, parece más lejos que cerca.

CODA. Una de las derivas más interesantes de esta crisis tiene a Rusia como principal exponente. No en vano, hablamos de Ucrania, un país que forma parte claramente de su zona de influencia, a la que le une un pasado histórico común y, según Francisco Herranz, clave desde una perspectiva geoestratégica: «Para el analista Robert D. Kaplan, es «el corazón estratégico de la Europa de la post Guerra Fría». Y para George Friedman, fundador de Stratfor, «es tan importante para la seguridad nacional rusa como Escocia lo es para Inglaterra o Texas para EEUU».

Como escribía Rafael Poch en el arranque del Euromaidán, en Ucrania se dirimen las mismas contradicciones internas que se reflejan en Rusia, es decir, la falta de atractivo como proyecto de futuro para amplias capas sociales: «El hecho central es que a pesar de la proximidad cultural, histórica y civilizatoria existente entre la inmensa mayoría de los ucranianos y los rusos, Rusia no es atractiva para ellos. Muchos ucranianos no ven en la hermana Rusia una perspectiva de futuro y modernización/Es inevitable que muchos ucranianos, especialmente la juventud deseosa de cambio, vean en una integración con Rusia un mero fortalecimiento de su propio sistema que rechazan, por más que tal integración esté cargada de racionalidad económica e histórica para muchos de ellos. Las ventajas de lo segundo no alcanzan para compensar el desagrado hacia lo primero».

Pese a todo, Moscú ha actuado de forma, digamos, discreta, sobre todo en comparación con otros países europeos, que han desplegado una importante operación diplomática sobre el terreno [con la visita de ministros de AAEE o con afirmaciones como de Ramón Luis Valcárcel, presidente de Murcia y del Comité de las Regiones de la UE, que tachó al Gobierno ucraniano de «criminal»]. Hasta el momento, Rusia se ha dedicado a denunciar la «injerencia extranjera» en los asuntos internos de Kiev, al tiempo que ha puesto en marcha un plan de ayudas en compensación por el no de Yanukovich al proyecto de asociación con la UE. En las útimas horas, además, su embajada en la capital de ucrania desmintió la presencia de fuerzas rusas en el país.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Rusia, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ucrania: «Perdonen las molestias, estamos cambiando el país»

  1. Pingback: Ucrania inicia el camino de la política | La última en llegar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.